Cómo estimular el pensamiento creativo en mi empresa

El pensamiento creativo es uno de los mayores recursos que tiene toda empresa al alcance de su mano. Sin embargo, la mayoría de los gerentes y líderes de equipos de trabajo, suelen no aprovechar este enorme potencial proveniente del recurso humano.

En este artículo te hablaré sobre cómo aumentar la creatividad dentro de tu organización, contar con un personal mucho más comprometido e ir innovando continuamente para adaptarse al entorno y brindar respuestas efectivas a las necesidades de los clientes.

Definamos pensamiento creativo

El pensamiento creativo es la capacidad que tiene el cerebro humano para tomar rutas alternas y generar nuevas ideas, lo que la mayoría de las personas conoce cómo pensar fuera de la caja.

Por lo general, para lograr este nivel de creatividad las personas deben abandonar su zona de confort y verse en la obligación de afrontar problemas novedosos que deberán solucionar con las herramientas que poseen en el aquí y el ahora.

A nivel empresarial, el pensamiento creativo se desarrolla generando soluciones factibles a problemas específicos. Es decir, se establecen objetivos, se diseña un plan estratégico, se ejecuta y se perfecciona para obtener resultados.

¿Cuáles son las características fundamentales del pensamiento creativo?

Todas las personas poseen capacidades creativas, cualquiera puede tener una idea que aunque en principio pareciese simple, termina convirtiéndose en un hallazgo enorme. Pero ¿Qué características tiene el pensamiento creativo?

  1. Debe ser original: Aunque se crea que todo ha sido inventado, en realidad una idea creativa no tiene que ser algo fuera de este mundo, sino una combinación de atributos únicos en su estilo. Como por ejemplo, colocar una cámara fotográfica a un teléfono.
  1. Ser flexible: No existe una metodología para la creatividad, igual que no hay una idea que a la primera sea excelente. Las personas creativas deben ser lo bastante flexibles para adaptar su visión a la realidad.

  2. Trabajar las potencialidades: Una idea creativa nace de objetos o situaciones de la realidad circundante, pero lo diferente es el enfoque que se le da a esos objetos o situaciones, para aumentar las potencialidades de lo que pueden llegar a ser. Como ejemplo, tenemos la compañía Tesla, donde se venden carros eléctricos de lujo.
  1. Asumir riesgos: Ya dijimos que una idea no siempre tiene un enorme éxito en sus inicios. Es más, por lo regular tiende a fracasar y por eso la última característica del pensamiento creativo es no temer fracasar y ver cada error como un aprendizaje.

Formas de estimular la creatividad en tus equipos de trabajo

Si deseas tener un equipo de trabajo que desarrolle continuamente el pensamiento de diseño, logre adaptarse a los grandes cambios del entorno o simplemente busque satisfacer a los clientes brindándoles una experiencia de alto nivel, deberás incentivar el pensamiento creativo.

¿Cómo puedes hacer esto? Aquí te doy algunos consejos y herramientas para que crees el ambiente propicio para el nacimiento de las grandes ideas dentro de tu empresa.

  • Genera una meta concreta

Lo primero que debes saber de la creatividad, es que esta se potencia en la medida en que la fijes a una meta concreta. No puedes solo pedir a tu equipo que te den ideas, si todavía no les has dicho cuál es el problema a resolver o la meta a alcanzar.

Así que el paso número uno en todo proceso creativo, es limitar el ámbito de acción a una situación particular que debe resolverse en un periodo de tiempo limitado. Básicamente consiste en un objetivo concreto.

  • Desarrolla una incubadora de ideas

Uno de los principales problemas en el mundo de las ideas es que las matan antes de nacer, frases como “Eso no va a funcionar”, “No hay dinero para tal cosa”, “Es una locura”… Lo que hace es limitar la creatividad.

Lo más recomendable es escuchar las ideas de tus trabajadores sin ningún tipo de tabú o predisposición e irlas filtrando por etapas para que se adapten a la realidad del negocio.

  • Uso de herramientas

Existen muchas herramientas hoy en día para incentivar el pensamiento creativo. Por un lado tenemos los mapas mentales o doodles, que son formas de plasmar ideas complejas o abstractas por medio de dibujos.

Otras herramientas son el método de pensamiento lateral de Edward de Bono, que busca lograr que el cerebro piense fuera de la caja por medio de un conjunto de técnicas evitando esperar ideas espontáneas.

También existe el sistema conocido como TRIZ (Teoría de Resolución Inventiva de Problemas en ruso) desarrollado por Genrich Altshuller, quien se dedicó a estudiar patentes a lo largo de su vida, descubriendo que todas compartían ciertos rasgos en común, lo cual dio base a su teoría.

En definitiva, el pensamiento creativo es la suma de un problema, una meta y un proceso lógico que busca brindar soluciones factibles. Siempre busquemos pensar diferente a los demás, fijarnos en el entorno y formas de estimular la creatividad. Recuerden, si hacemos lo mismo siempre, siempre obtendremos los mismos resultados.

  • Autor: Renzo Peche, Marketing Manager en Kambista y consultor digital.
  • Contacto – Linkedin: Renzo Peche Cosar
Total
8
Shares
Post previo

¿Cómo obtener mejor rentabilidad con tus ahorros?

Post siguiente

La pandemia nos hizo más pacientes: ¿Cómo cambiaron de hábitos los consumidores del sector retail?

Related Posts
Total
8
Share