¿Cómo fueron los inicios de la facturación electrónica en el Perú y qué ventajas trajo?

Con el aislamiento social obligatorio, la facturación electrónica se convirtió en un pilar que facilitaría a las empresas mantener sus cuentas en movimiento, afirman desde Efact.

Si bien en medio del estado de emergencia se habla de la trascendencia de la transformación digital para el sector empresarial, hay que recordar que esta comenzó de forma paulatina y con carácter de obligatoria hace siete años, cuando la SUNAT decidió masificar el sistema de facturación electrónica. Para Kenneth Bengtsson, presidente ejecutivo de Efact (empresa encargada de facturación electrónica y factoring), se trató de una decisión totalmente acertada.

“En el 2013, cuando la facturación electrónica era el punto de partida para la transformación digital, con beneficios a las empresas como reducción de tiempo, ahorro de costos e inventarios y un impacto positivo en el medio ambiente, nadie imaginaba que, siete años después, con el aislamiento social obligatorio, se convertiría en un pilar que facilitaría a las empresas mantener sus cuentas en movimiento, algo que sería imposible con el sistema físico”, sostuvo el ejecutivo.

Bengtsson afirmó que, aunque la facturación electrónica sirve para salvaguardar el intercambio comercial durante el estado de emergencia, las compañías todavía no se exponen a todos los beneficios de la transformación digital. “Una vez que nuestro país termine de adaptarse a la emisión de comprobantes virtuales, seguirá el financiamiento, brindando dinamismo al mercado de factoring”, manifestó.

En el Perú, se están produciendo soluciones tecnológicas capaces de atender las nuevas demandas del mercado, las mismas que sobrepasarán la crisis marcando un cambio en el mundo digital de las finanzas. Existen sistemas que conectan plataformas de facturación electrónica con ofertas de financiamiento en línea y tiempos de respuesta de solo 24 horas. “A través de Efact se emiten diariamente comprobantes digitales por un valor de 30 millones de dólares con posibilidades de acceder a financiamiento”, resaltó.

Los beneficios van mucho más allá. Gracias a la adecuación que tiene el Perú al estándar OASIS UBL (ISO/IEC 19845:2015), se facilitan las actividades comerciales con otros países. Pero eso no es todo. Los beneficios llegarán a los ciudadanos. Las planillas digitales permitirán que las personas accedan a cualquier tipo de crédito en instituciones financieras fintech con tasas mucho más competitivas que el actual mercado peruano.

El valor de la digitalización de los documentos empresariales y financieros recién está comenzando a dimensionarse en su real capacidad en el Perú, finalizó Kenneth Bengtsson.

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
¿Qué es la logística y cuál es su importancia?

¿Qué es la logística y cuál es su importancia?

Post siguiente

Limeños invertirían en compra de artículos para el hogar en lugar de viajes durante cybers

Related Posts