Cooperativa de Catacaos embarca algodón Pima a Europa

Lucia Carbone
En esta oportunidad Luis Ginocchio Balcázar, Magister en Dirección de Empresas, exministro de Agricultura en Perú, catedrático y consultor, nos cuenta sobre la excelente calidad del algodón pima de Piura (considerado uno de los mejores del mundo), el cual se comercializa internacionalmente, trayendo consigo desarrollo.

Una noticia positiva para Piura, en medio de la desolación causada por la pandemia del coronavirus. El algodón Pima, orgullo de Piura y del Perú, mantiene vigente una esperanza de regreso a los mercados exteriores gracias al esfuerzo de la Cooperativa Agraria de Servicios Múltiples Tallán – Chusís (Costach). 

De esta forma, un grupo de agricultores se resiste al ocaso de un cultivo que por décadas fue fundamental para Piura, creando muchas fuentes de trabajo, porque, como dice el exministro de Agricultura de Colombia, Carlos Gustavo Cano, ‘el algodón es al campo lo que la construcción es a la ciudad’. Esto es, multiplica puestos de trabajo también en las ciudades forjando industrias y comercio.

Un cultivo nativo como el Pima, tan ligado a esta tierra, con ventajas notables como su longitud de hebra, uniformidad, elongación y sobre todo, el llamado ‘grado 1’, cosechado a mano, es considerado uno de los mejores del mundo compitiendo con el Giza de Egipto y pocos linajes más. De hecho, el Pima solo se siembra en los valles del departamento de Piura y los pequeños agricultores locales manejan técnicas transmitidas por generaciones y cuentan con la asistencia técnica de Costach.

La empresa cooperativa Costach, con mucha fe en el prestigio de esta fibra, desde hace algunos años viene promoviendo su cultivo, de paso manteniendo vigente al algodón Pima en el extranjero. Por eso, hay que saludar el liderazgo de César Zapata Alzamora y su equipo técnico pues se ha concretado el despacho de un contenedor con un lote comercial de Pima con destino a Alemania, a precios que reconocen el valor de esta célebre fibra natural. 

También es pertinente precisar que Costach ha sido contraparte demostrativa del Plan Nacional del Algodón, promovido por el convenio entre la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Empresa Brasilera de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) y la Associação Brasileira dos Produtores de Algodão (Abrapa), cuya entidad ejecutora es el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri).

Sin embargo, según declara Zapata Alzamora, hasta hoy siguen esperando la dación de la norma legal que apruebe dicho plan, discutido y consensuado en varias mesas técnicas. El apoyo del Estado peruano, en lo que corresponde a financiamiento de siembra y mantenimiento de cultivos, siempre llega tarde -enfatiza el dirigente campesino-, siendo los pequeños agricultores asociados a la cooperativa quienes con enorme esfuerzo logran instalar áreas comerciales representativas.

Para revertir la virtual desaparición del Pima peruano de los negocios textiles internacionales, los cooperativistas de Costach esperan que fluyan créditos para acopio y comercialización, teniendo en cuenta que valles como el Bajo Piura necesitan recuperar cultivos con vocación exportadora.

Para la campaña 2020  se conoce que existe una aprobación de avío agrícola con tasa de interés del 12 % para los pequeños agricultores familiares”.

Recuperar el cultivo del algodón debe ser una causa regional para Piura.  Buenos ejemplos como los del apoyo al cultivo del algodonero en el Perú por Fao-Embrapa-Abrapa, son el camino correcto para nuevas prácticas agrícolas, recuperación y transferencia de tecnologías, fortalecimiento de la asociatividad y escuelas de campo. Pero hay que consolidar estas semillas de cambio como la de Costach para regresar a la senda del progreso regional, la innovación tecnológica y comercial algodonera. Hay talento, capacidad técnica y de negocios.

La próxima cosecha pinta muy atractiva -afirma Costach- porque la oferta esperada de algodones de fibra extra larga (ELS) en el mundo, y del Pima peruano en particular, ha disminuido dramáticamente y quien cuente con esa fibra  tendrá la oportunidad de obtener interesantes resultados que traigan economía y bienestar para las familias que siguen confiando en este noble cultivo de nuestra rica biodiversidad nacional.

 

Redacción por: Luis Ginocchio Balcázar

  • Sobre Luis Ginocchio

Máster en Dirección de Empresas (IPADE, ciudad de México). Licenciado en Administración de Empresas (Universidad de Piura). Exministro de Agricultura en Perú (2011-2012). Ha sido Jefe del Fondo de Tecnología Agraria del Proyecto INCAGRO (2007-2008). Dirigió el proyecto “Cadenas Agroalimentarias Gastronómicas Inclusivas” de la Sociedad Peruana de Gastronomía, APEGA (2013-2017). Ha sido catedrático en PUCP y Universidad de Piura (Maestría en Dirección y Gerencia Empresarial). En la actualidad es profesor invitado en IPADE México y dicta clases en Universidad Nacional de Piura. Ha publicado cinco libros sobre negocios, agroindustria e innovación y coautor y editor de seis más.

Conoce más en su blog “Haciendo Futuros”: www.haciendofuturos.blogspot.com

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo

José del Castillo: ¡Equilibrio entre el emprendimiento y la paternidad!

Post siguiente

Caja Piura impulsa campaña de educación financiera dirigida a sus clientes prestatarios y ahorristas

Related Posts
Total
0
Share