Coronavirus y su impacto en la industria textil

Andrey Dolores
La industria textil ha sido duramente golpeada por la pandemia del coronavirus. Con el levantamiento de la cuarentena en algunos países, las empresas alistan su regreso con medidas preventivas, mientras que otras apuntan a una venta netamente online

El contexto en el que actualmente vivimos está siendo marcado por la pandemia del COVID-19, la cual ha cambiado la forma en la que nos desempeñamos en nuestra vida diaria. Debido a este hecho, diversos sectores económicos se han visto fuertemente impactados alrededor del mundo, trayendo consigo pérdidas monetarias y de empleo.

Uno de los sectores más afectados ha sido el sector textil, el cual se pronostica podría enfrentarse a una caída de hasta un 20% en el valor de marca (Brand Finance, 2020). Asimismo, de acuerdo a Deloitte, se ha producido una disminución en ventas de entre el 80%-90% en los últimos dos meses.

Esta caída se debe principalmente a que las personas han dejado de acudir presencialmente a tiendas enfocadas a la venta de prendas de vestir, lo cual ha causado el cierre de tiendas y, por consiguiente, cierre de fábricas y  cadenas de suministro rotas. De acuerdo a Bloomberg (2020), alrededor de 1089 fábricas de prendas de vestir en Bangladesh han visto canceladas sus órdenes de fabricación provocando la  pérdida de 1.5 billones de dólares, impactando alrededor de 1.2 millones de trabajadores. En el caso peruano, el emporio comercial de Gamarra ha registrado una pérdida de S/ 3000 millones.

¿Qué medidas están tomando las empresas más conocidas?

Debido a esta situación, las empresas de moda han tenido (o tendrán) que implementar medidas especiales de atención en sus locales como lo son el reducir el aforo en sus locales, reducir el acceso al uso de probadores y desinfectar las prendas utilizadas por los clientes en los probadores.

En el caso de Mango y Desigual, dos de las primeras tiendas de moda en abrir sus puertas tras el levantamiento del confinamiento en Europa, están tomando las siguientes medidas:

  • Equipos de protección. Serán entregados guantes y desinfectantes de manos a sus empleados y clientes.
  • Reducción de aforo. Se permitirá la entrada como máximo la entrada de una persona por cada 10 o 20 metros cuadrados, de acuerdo a cada local.
  • Probadores. En el caso de Mango se intercalará la entrada (uno disponible y uno cerrado), mientras que en el caso de las prendas que sean probadas y no compradas serán puestas a aislamiento durante 48 horas.

Sin embargo, una de las medidas que está ganando mayor interés por las empresas de moda para volver a vender es la venta online, la cual ha sido un canal de venta que ha aumentado en estos últimos meses y representa un menor riesgo para sus clientes. Ante esto, las empresas han empezado a adaptarse al contexto actual y a mejorar sus procesos de venta online.

En el caso del Perú, la venta online de ropa está tomando un mayor interés con el próximo lanzamiento de Gamarraperu.pe, plataforma en la cual los comerciantes del emporio comercial de gamarra podrán empezar a vender de manera online, la cual se estima abriría el próximo mes dando la oportunidad a más de 31,900 empresas de volver a generar ingresos.

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo

Minsa afirma que alimentos no son vía de transmisión del COVID-19

Post siguiente

Conoce qué actividades económicas ya están permitidas

Related Posts
Total
0
Share