Prevén que consumo privado se enfriaría de cara al 2023

Prevén que consumo privado se enfriaría de cara al 2023
Foto referencial: Andina

El gasto de las familias ha sostenido la economía peruana en un contexto de bajas expectativas empresariales. Sin embargo, para el 2023, ya no se contará con igual impulso de los ahorros y retiros de CTS y pensiones.

Muchas de las grandes inversiones se han puesto en pausa en los últimos tres años y las expectativas de los empresarios han pasado a terreno negativo. En ese panorama el consumo fue el motor que mantuvo a la economía local a flote.

Así “ahorro” y “crédito” fueron dos palabras que comenzaron a sonar con más fuerza después del quiebre que significó el Covid-19 en el 2020, indicó Gestión.

No obstante, el dinero que los peruanos tenían ahorrado ha disminuido desde entonces. Y si bien el consumo privado seguía avanzando gracias a la liquidez obtenida con los retiros de AFP y CTS –dos medidas “extraordinarias”–, ese combustible no dura para siempre, señaló el matutino.

Los expertos pronostican que, si el empleo no se recupera lo suficiente (se hace necesario promover la creación de puestos de trabajo formales como medida de largo plazo para impactar, a su vez, en los salarios), la toma de préstamos –a tasas altas y cada vez con menor espacio– seguirá creciendo para compensar. El problema es que no todos tienen acceso.  

El consumo es el componente más importante de la economía en términos de escala: representa más del 60% del PBI, mencionó Gestión.

Este año la economía nacional “se sustentó principalmente en el consumo privado, el cual estuvo impulsado por la recuperación del empleo, y los retiros permitidos de ahorros tradicionales y CTS”, indicó el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP).  

Entre enero y setiembre del 2022, el consumo privado creció 5.1% por la recuperación del mercado laboral, los incentivos monetarios dados por el Gobierno, la disponibilidad del 100% de los depósitos CTS y el retiro de hasta 4 UIT (S/ 18,400) de los fondos de pensiones. No obstante, se debe observar que ha ido perdiendo dinamismo: se incrementó 6.9% en el primer trimestre, 4.9% en el segundo y 3.5% en el tercero.

Esa pérdida de “fuerza” se perdería en el 2023, creciendo 3% en el próximo año, según el BCRP, “una vez se hayan disipado las fuentes de ahorro que estuvieron disponibles durante el 2022”.

Este no solo es un estimado del BCRP. Economistas consultados por Gestión comentaron en la misma línea y consideraron que el consumo privado se desacelerará el próximo año.

“(El consumo) ya perdió impulso en el 2022, se ha caído del primer trimestre al segundo semestre, y esto se profundizaría un poco más durante el 2023”, explicó Víctor Fuentes, economista jefe del IPE.

“Lo que hemos vivido es que el consumidor ha utilizado sus ahorros. Si vamos un poco más atrás, tuvimos un impulso fiscal que fue casi 18 puntos porcentuales (pp) del PBI. Hasta el 2022, ha habido un apoyo de ahorros de los consumidores –o del Gobierno– que han sostenido el consumo. En 2023, vamos a ver la verdad de las cosas”, alertó Alfredo Thorne, socio de Thorne y Associa tes.

Vía: Gestión

Total
1
Shares
Post previo
Storytelling: cómo contar buenas historias te puede ayudar a vender

Storytelling: cómo contar buenas historias te puede ayudar a vender

Post siguiente
Economía personal: ¿Cómo cuidar tu dinero, invertir y ahorrar en 2023?

Economía personal: ¿Cómo cuidar tu dinero, invertir y ahorrar en 2023?

Related Posts