Ocho consejos para argumentar adecuadamente en público

Investigar el tema del que se hablará, empezar contando una historia, tener entonación y ritmo son algunas de las claves que comparte Roger Villamar, docente de la carrera de Relaciones Internacionales de la USIL.

Un argumento nunca se gana por solo pensar que uno es experto en un tema. Se requieren diferentes elementos, como el uso correcto de las palabras, el estilo o la asertividad en lo que se dice en público. 

“Cuando se necesita probar un punto en particular o convencer a una audiencia, no hay mejor manera que mostrarse como uno es”, explicó Roger Villamar, docente de la carrera de Relaciones Internacionales de la USIL, quien también compartió ocho consejos para argumentar correctamente en público:

  1. Investiga tu tema con ojo crítico. No se trata solo de buscar en la literatura, sino hacerlo de una manera suficientemente exhaustiva para poder aprender sobre los pros y los contras de un tema.
     
  2. Empieza con una historia. No es solo hacer bromas arbitrariamente para hacer reír a una audiencia, sino contar una historia inicial, simple, pero bien pensada, que relacione el tema contigo y tu audiencia. 
     
  3. Cuerpo y movimiento. Lo que haces mientras hablas es tan importante como lo que dices. Es recomendable moverse, despegar del pódium, pasear, mirar a tu audiencia y utilizar las manos y los gestos apropiadamente. No hay nada más desmotivador que un orador estático. 
     
  4. Entonación y ritmo. Una audiencia puede desmotivarse cuando oye un argumento con un tono inerte y sin ninguna entonación; es decir, un discurso plano y monótono. Por ello, es importante tener presente siempre una buena entonación y ritmo al argumentar.
     
  5. El factor diversidad. Recuerda siempre que tu audiencia es diversa en cuanto a ideas, política, religión, cultura, entre otros. Nada peor que ser desaprobado por una audiencia al hablar sobre grupos minoritarios con adjetivos despectivos sobre ellos; o al fallar, incluir miembros de un grupo minoritario en un argumento sobre justicia social. 
     
  6. Pausas y silencios. No es apropiado soltar el conocimiento sin pausas porque la audiencia se saturará, ni es una buena práctica el evitar silencios. Estos permiten a la audiencia pensar sobre lo que se acaba de decir y, tal vez, que algún miembro de esta pueda hacer una pregunta. 
     
  7. Involucra a la audiencia. Nada más inclusivo que una frase que hable de todos en primera persona en plural. Analogías donde se incluyan a los miembros de la audiencia o a la población local funcionan muy bien.
     
  8. Emociones y humildad. Nunca es bueno pensar que uno sabe todo por los libros que lee o creer que tiene más que ofrecer que aprender. Recuerda siempre ser humilde y transmitir las emociones positivas. 

Sobre Relaciones Internacionales

La carrera de Relaciones Internacionales de la USIL forma profesionales que se puedan desarrollar en importantes sectores políticos, empresariales y académicos dominando idiomas y conocimientos multidisciplinarios en historia, política, derecho y negocios. Entérate de más, aquí

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post previo

Tru Arquitectos: Creatividad, innovación y experiencia a la vanguardia [Entrevista]

Post siguiente

Universidad de Piura realizará webinars gratuitos sobre gestión empresarial y servicios públicos

Related Posts