Riesgos Psicosociales:¿Qué sucede realmente en el trabajo?

Redacción PQS

La aceleradora de talento Growtop nos cuenta cómo manejar la rutina diaria para no tener consecuencias en nuestra salud.

Escrito por: Growtop & Melanie Rosado (Mentee – Microprograma de Mentoring growtop+UTP).

Hoy en día hablar de estrés se ha vuelto común; es decir, es el pan de cada día. Sin embargo, ¿Sabemos cuáles son los efectos y consecuencias de mantener esa condición de forma crónica sin hacer algún cambio? En este pequeño artículo te queremos comentar algunas de las causas y también acciones que puedes llevar a cabo para no caer en situaciones complejas que afecten tu salud no solo mental, sino también física.

  1. Contenido (Inicio) / Razones de los FPS

Los riesgos psicosociales están presentes en muchos ámbitos; no obstante, donde más los podemos encontrar y donde podemos estar más en contacto con ellos es en el trabajo. Según la OIT y la OMS, los FPS en el trabajo se definen, por una parte, como interacciones entre el trabajo, su medio ambiente, la satisfacción en el empleo y las condiciones de su organización; y por otra, como las capacidades del empleado, sus necesidades, su cultura y su situación personal fuera del trabajo, lo cual, por medio de percepciones y experiencias, influyen en la salud y el rendimiento. Por ello, es importante identificar cuando estamos expuestos a este tipo de riesgos, para así realizar acciones preventivas que nos permitan limitar las consecuencias a nivel mental o física.

Te podemos detallar algunos para que estés alerta: eficiente o deficiente organización y condiciones del empleo, trabajo activo pero bajo desarrollo de habilidades, altas demandas psicológicas, violencia y acoso, baja calidad de la relaciones al interior del trabajo o conflictos, doble presencia o trabajo duplicado, escasez de autonomía en nuestras funciones, mobbing, alta demanda física para ejercer el trabajo, pobre o baja recompensa, así como alta carga de trabajo y poco tiempo para lograrlo.

Bien, si has podido identificar estas condiciones dentro de tu trabajo dependiente o en tu emprendimiento, es hora de darte el tiempo de verificar qué acciones podrías realizar para mitigar las consecuencias no solo para ti, sino también para tu equipo de trabajo. Aquí te damos algunas muy rápidas:

  1. Acciones preventivas

Necesidad de entender y escuchar

Escuchar la manera en que los colaboradores experimentan la presión en la empresa y cómo les afecta es una parte necesaria para progresar con los problemas y el estrés. Si las conversaciones con el personal en cuanto a cómo se sienten y cómo están afrontando ciertas situaciones son un suceso cotidiano que se maneja con franqueza y confianza mutua, entonces esta es una excelente manera de obtener una comprensión acerca de los problemas. Por otro lado, ayudar al personal de trabajo a entender que el estrés puede controlarse y que este problema complejo y multifacético, puede reducirse a componentes más simples y manejables, optando por la alternativa de expresarlo.

Comprender la diversidad

Cada individuo interpreta los sucesos de manera diferente, existen personalidades distintas y maneras de comportarse que moderan o aumentan las presiones de la vida. Todos tienen modos diversos de afrontar las cosas, así como cantidades variables de apoyo disponible, ya sea en sentido práctico o social. El modelo del estrés es dinámico, refleja la relación cambiante que existe entre la presión percibida, las diferencias individuales de personalidad y las habilidades personales de afrontamiento. Por ello, en la actualidad podemos ver las diversas reacciones psicológicas de colaboradores que se desempeñan en una misma área.

Reconocer el potencial y trabajo de los colaboradores

A todos nos gusta sentirnos necesitados, reconocidos. El reconocimiento de los logros por parte de un superior es uno de los factores que más impacto tiene a la hora de comprometer a los empleados. Es un gesto muy simple y sus beneficios son muchos. No dejes de reconocer los éxitos de tu equipo, hay muchas formas de brindar reconocimientos desde felicitaciones públicas hasta recompensas económicas o materiales.

  1. Acciones correctivas (centro de trabajo y casa)

Pero si en todo caso estas condiciones se viven de manera constante en el trabajo, podrías tomar acciones correctivas como:

Tomar pequeños descansos

Para evitar los efectos negativos del estrés crónico y el cansancio laboral necesitamos tiempo para recuperarnos y volver al nivel de rendimiento anterior al estrés. Este proceso de recuperación requiere ‘desconectar’ de la actividad laboral cuando no se está trabajando. Siempre que sea posible tómate tu tiempo para descansar, así podrás volver al trabajo listo para ofrecer lo mejor de ti. Cuando no te sea posible desconectarte, busca alejarte de tu teléfono y centrar tu atención en actividades que no estén relacionadas con tu trabajo.

LEE TAMBIÉN: Burnout: Estrés laboral y como afecta a la productividad

LEE TAMBIÉN: Descansos cortos pueden reducir estrés y fatiga en el home office

Asertividad – aprender a decir NO

En un contexto laboral es importante identificar cuántas tareas tienes que realizar o tomar conciencia de todos los pendientes que debes presentar en el día a día. Por ello, es vital expresarle a los demás colaboradores que ciertas tareas NO podrás realizarlas en un tiempo corto, ya que la capacidad y el tiempo para realizarlas son escasas y tus niveles de concentración y atención se encuentran agotados. No se trata de ser descortés con los compañeros del trabajo, sino de expresar cuáles son tus límites y expresarlos correctamente. De este modo, cuando tengas menos pendientes, podrás realizar un trabajo satisfactorio sin afectar a la productividad de la organización.

Trabajar en equipo

Está comprobado que delegar funciones y tareas en equipo alivia la carga laboral individual. Trabajar con otros colaboradores permite intercambiar ideas, ver situaciones desde otras perspectivas e inclusive mejorar los resultados del área de trabajo. De esta manera, se fortalece las responsabilidades y se logran los objetivos de manera eficiente y eficaz.

Promover el diálogo transparente:

Dado que hoy en día todas las relaciones son de manera virtual, el generar diálogos sinceros y transparentes para que las personas del trabajo puedan expresarse de manera directa y en un espacio de confianza, es clave para evitar conflictos o malentendidos. Toma la iniciativa de generar reuniones de consenso o quizá tener reuniones internas para coordinar puntos importantes y dejar la información clara para limitar las equivocaciones. Utiliza también estos espacios para conocer las ideas de tus compañeros, con el objetivo de mostrar la importancia que también le brindas a sus aportes.

Tomar tiempo de desconexión digital:

Esta medida cae perfecto a nuestro entorno y nueva forma de vida, la desconexión digital es clave para poder mantener un buen desempeño en las funciones que tengamos a cargo. El descanso mental y el alejarse por unas horas de la computadora o del entorno de trabajo, post jornada laboral, nos ayuda a mantener nuestra vida personal en equilibrio.

  1. Conclusión

La realidad de los FPS es que todos los podemos experimentar, sin importar el tamaño de la empresa o el rubro. Sin embargo, es también nuestra responsabilidad identificarlos y levantar la mano para ofrecer nuestro apoyo, así como para identificar la mejor manera de mejorar los flujos y el ambiente laboral. De esta manera podrás alcanzar los objetivos que se esperan de tu desempeño y el de los demás.

¿Identificas alguno? ¡No olvides poner en práctica nuestros consejos :)!


Total
3
Shares
Post previo
Modifican reglamento de Ley General de Educación para promover enseñanza inclusiva

Modifican reglamento de Ley General de Educación para promover enseñanza inclusiva

Post siguiente

Ofrecen evento gratuito sobre creación e innovación en la nube

Related Posts
Total
3
Share