Impacto emocional en pacientes ostomizados

Lucia Carbone
Se ha estimado que alrededor de seiscientos cincuenta mil personas en el mundo viven permanentemente con una ostomía.

En esta oportunidad, Diego Gonzales Iturriaga, especialista en psicología y gerente general de Mente&Cuerpo, nos comparte su artículo en el que nos explica efectos psicológicos en pacientes con ostomía. Además, el especialista nos indica cuáles son las intervenciones que recomiendan diversos estudios desde el punto de vista psicológico.

¿Qué es una ostomia? Una ostomía es un procedimiento quirúrgico en el que se realiza una apertura (ostoma) para un órgano hueco. Esta intervención suele ser el resultado de uno de estos escenarios:

  1. A nivel de la pared abdominal para dar salida al contenido intestinal.
  2. Directamente en el estómago como vía alterna a la boca y dar soporte alimentario.
  3. En el sistema urinario que permiten la salida de la orina.
  4. A nivel respiratorio también como parte de la terapia de recuperación para ayudar en el intercambio de gases (traqueostomía), como orificio de emergencia en la membrana cricotiroidea (cricotiroidostomía) y como tratamiento de urgencia directamente en los pulmones (toracostomía).

El escenario que nos compete en el presente artículo es el primero. Visualicemos la siguiente situación: un paciente ingresa al quirófano a consecuencia de un cáncer colorrectal en estadío avanzado.

Las probabilidades que, debido a este tipo de intervenciones el paciente termine con una ostomía, es elevado”.

Lo que sucede es que, en dichas patologías, la reconstitución de los órganos involucrados (intestino) resulta inviable; por lo tanto, para mantener la función del cuerpo, en este caso, la función excretora, los cirujanos deben realizar una ostomía. La ostomía popularmente conocida como la “bolsita” sirve como repositorio de la materia fecal dado que el sistema digestivo ya no puede cumplir su función natural a causa del daño ocurrido en el intestino/colon/recto.

En tal sentido, el paciente con ostomía debe excretar directamente en esa bolsita, la cual se mantiene pegada al abdomen a través de un adhesivo. Resulta natural que este procedimiento y sus consecuencias afecten significativamente el estilo de vida de los pacientes, sobre todo en los casos que este mecanismo de la “bolsita” debe acompañarlos por el resto de su vida. Si, para toda la vida.

Este procedimiento es necesario puesto que prolonga la vida de los pacientes y les permita llevar a cabo una vida saludable siempre que se apliquen los cuidados necesarios. No obstante, puede causar bastante malestar psicológico, social y fisiológico.

Se ha identificado que los pacientes con ostomía pueden experimentar:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Cambios en la percepción de la imagen del cuerpo (trastorno dismórfico corporal)
  • Baja autoestima
  • Problemas sexuales
  • Aislamiento social y evitación
  • Desesperanza

Todos estos síntomas son causados por un denominador común, la estigmatización por parte de las personas.

Los pacientes que han sido intervenidos quirúrgicamente a través de este procedimiento, suelen sufrir del estigma generado por la sociedad, que los ubica en una situación similar a las de una persona con algún tipo de discapacidad, generándose un proceso de segregación social que termina por separarlos gradualmente de sus familiares y amigos.

Por lo tanto, la evidencia indica que para incrementar la calidad de vida de los pacientes con ostomía, resulta fundamental el abordaje en dos dimensiones: por un lado, el factor fisiológico (establecer medidas que incrementen la adaptabilidad y funcionalidad del paciente), y por otro, trabajar la autoestima desde el punto de vista psicológico.

Desde el punto de vista psicológico, los estudios recomiendan intervenciones como:

  • Grupos de soporte
  • Terapia Cognitivo-Conductual
  • Terapia Racional-Emotiva

Es importante puntualizar que, sin importar el tipo de terapia o la adherencia teórica del terapeuta, un predictor del éxito del tratamiento estará basado en gran medida en el grado de empatía y aceptación que demuestre el terapeuta, forjando así un sólido vínculo terapéutico con el paciente.

Referencia: Ayaz-Alkaya S. Overview of psychosocial problems in individuals with stoma: A review of literature. Int Wound J. 2019;16:243–249.

Autor: Diego Alonso Gonzales Iturriaga

– Especialidad: Psicología
– Psicólogo clínico
– Coach laboral
– Consultor de Recursos Humanos

Conoce más sobre Mente&Cuerpo

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo

La problemática de las empresas familiares

Post siguiente

Más del 60 % de mypes del norte de Perú no planea cerrar pese a pandemia

Related Posts
Total
0
Share