Storytelling: el arte de contar historias con impacto

Lucia Carbone
¿Qué tienen en común el amigo que cuenta la misma anécdota hace diez años, Toy Story y la última charla TED que te llegó por WhatsApp? ¿Cómo se relaciona Disney Pixar con tu desarrollo profesional?

Todos tenemos una historia para contar; tomamos decisiones, recorrimos caminos distintos, nos equivocamos y aprendimos. Ya sea que estemos hablando con amigos, conociendo gente nueva, o en una entrevista de trabajo, en cada situación elegimos qué contar de nosotros, pero, ¿elegimos también cómo lo contamos? ¿Tenemos en cuenta que es tan importante lo que decimos como la forma en la que lo decimos? Parece un trabalenguas, no te preocupes, vamos a desarrollar todo esto.

Empatía y foco

Dedicar tiempo a pensar cómo contamos nuestra historia es empatizar con la persona que nos escucha. Pero también es cuidar cada uno de los mensajes que queremos transmitir. La forma en que contamos una historia, las palabras que usamos y el orden, van a ser un diferencial para nuestro interlocutor o interlocutora, y esto permite que llegue mejor nuestro mensaje.

Pablo Aragone, coach, speaker trainer y conferencista nos compartió algunos tips sobre cómo prepararnos para contar mejor nuestra historia profesional:

El comienzo y el final son los momentos de mayor interacción emocional con nuestra audiencia, tiene que ser poderoso lo que estamos diciendo, captar atención y llevar a la acción. El centro de la historia será el momento racional, de desarrollar nuestros argumentos.

¿Cuáles son los ingredientes clave?

  • Comienzo: contar una historia personal, una anécdota, un dato que sorprenda o una pregunta que conecte con la idea que queremos transmitir.
  • Desarrollo: es el momento de traer los argumentos, explayarnos en los datos, cuando ya conectamos con quien nos lee o escucha.
  • Final: ser concreto y claro con lo que queremos, invitar a la acción, apelar a las emociones y ser positivos.

¿Qué historia cuentas en tu perfil profesional?

Tanto si estás buscando trabajo, como si quieres mantenerte conectado y activo en tus redes profesionales, es importante que pienses qué historia quieres contar sobre tí. ¿Qué crees valioso destacar sobre tu recorrido profesional? ¿qué sabes hacer? ¿cuáles son tus gustos, tus fortalezas y expectativas?.

Algunos espacios donde puedes contar tu historia son:

LinkedIn, sección “Acerca de”: esta es la segunda sección que aparece en tu perfil, luego de la foto, tu nombre y titular.

CV (hoja de vida): es bueno agregar un párrafo de introducción en tu CV. Puede ser el mismo que en LinkedIn o puedes ajustarlo según la búsqueda a la que estás aplicando.

Si eres diseñador y tienes un portfolio, puedes diseñar una pieza que cuente quién eres 🙂

Ejercicios para armar y practicar tu historia

Armar tu historia no será algo que pase en un día, te requerirá esfuerzo, y puede que la cambies muchas veces. Te propongo algunos ejercicios que pueden ayudarte a estructurar lo que quieres decir:

  • Elevator Pitch: imagina que estás esperando el ascensor, y te encuentras con una persona que es un referente profesional para ti. Es una oportunidad única y no sabes cuándo se podrá repetir. Piensa qué le dirías si tuvieras solo 2 minutos para hablarle de ti.
  • Mapa mental: pon todas tus ideas en una hoja, todo lo que quisieras contar. Fíjate, ¿Qué cosas se conectan? ¿Hay algunas que te gustaría priorizar? ¿Hay UNA idea que une todas?
  • Experimento: escribe qué quieres generar con tu historia. Busca alguien de confianza y cuéntale tu historia. Pregúntale, ¿Qué sintió? ¿Qué es lo que más recuerda de la historia? Fíjate cuánto coincide con lo que habías anotado.

No reinventes la rueda

A la hora de contar tu historia, no tienes por qué inventar nada nuevo. De hecho, confía en que ya hay personas que se dedican a eso y saben hacerlo excepcionalmente bien. Busca a los referentes que mejor lo hagan o que representen la forma en la que lo harías tú y busca cuál es la estructura detrás de sus relatos.

Te recomiendo ver el video de Chris Anderson, el curador de TED, en donde describe cuáles son los elementos a tener en cuenta cuando quieres transmitir una idea. También puedes ver el video de Pixar que nos muestra ¿por qué podemos emocionarnos con una película de monstruos que asustan niños?

Para cerrar, Pablo me ha dado un tip que me encantó y quiero compartir contigo: “La gente no se va a acordar de todo lo que digas, pero sí de cómo la hiciste sentir”

Sobre Acámica

Somos la academia digital que acompaña a las personas en el desafío de aprender tecnología. Creamos programas intensivos de las disciplinas más demandadas por la industria y diseñamos una metodología de aprendizaje que propone una experiencia que replica entornos profesionales de tecnología. De esta forma, los y las estudiantes aprenden no sólo las habilidades técnicas, sino también las competencias digitales necesarias para ser protagonistas en un mundo cambiante, conectado y colaborativo. Conoce más aquí.

Autor del texto: Por Cande Chicote, Student Success Manager en Acámica

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo

Estas son las estrategias que podría aplicar el gobierno para generar empleo

Post siguiente

Cinco plantas que pueden cuidar tus hijos

Related Posts
Total
0
Share