Creación y fabricación de válvulas de egresado de Marketing de USIL ayuda a pacientes con COVID-19

Fernando Rodríguez, junto a su padre, ha fabricado más de 300 hasta la fecha, las cuales fueron donadas a más de diez hospitales para pacientes con COVID-19. Su reto ahora es fabricar 20 mil válvulas.

En tiempos de crisis, Fernando Rodríguez ha dejado de lado sus intereses y proyectos personales para ayudar, junto a su padre, a quienes más lo necesitan. Gracias a su experiencia en la fabricación industrial de moldes para chocolatería con impresoras 3D, ambos han ayudado a crear y fabricar válvulas que, sumadas a otros elementos, brindan oxígeno a los pacientes de COVID-19 que lo necesitan, evitando que lleguen a un estado de crisis.

Fernando Rodríguez es mercadólogo de profesión. Tras egresar de USIL en 2015, trabajó en diversas empresas hasta que, en 2017, se unió al trabajo de su padre para solidificar Choco Diseños, microempresa familiar en la que hoy es gerente general. El foco de este negocio es la fabricación de moldes industriales para chocolatería, pero, debido a la crisis, también se han volcado a la fabricación y la venta de visores.

Esta empresa busca caracterizarse por la creatividad. Por ejemplo, la primera máquina de termoformado con la que contaron fue fabricada por su papá, solo con las instrucciones de un tutorial de YouTube. Después adquirieron máquinas más sofisticadas, como impresoras 3D.

Esta actividad empresarial fue comentada por una amiga de Fernando al doctor Óscar Guzmán, quien día a día atiende a pacientes con COVID-19. El médico sabía que en Europa se vienen usando válvulas Charlotte adaptadas a máscaras de buceo tipo esnórquel que, unidos, forman un sistema de ventilación no invasivo que suministra oxígeno a presión. Es así como el médico contacta a Fernando para colaborar unidos en una noble causa.

El proyecto

“Cuando el doctor nos contó esto que vio en Europa, ya se estaban usando sistemas similares y buscaba replicarlos en el Perú. Lo tomamos como un reto y lo asumimos”, cuenta Fernando. Pese a que las máquinas con las que contaban servían para prototipos y no para producción, comenzaron a hacer pruebas de válvulas.

“Durante más de dos semanas llegamos a hacer 40 pruebas de piezas, hasta que creamos un prototipo, el cual fue probado con éxito por el doctor Guzmán. Fue muy gratificante ver la foto del primer paciente probándolo”, relata. Hasta la fecha, el egresado de Marketing de USIL ha logrado fabricar junto a su padre más de 300 válvulas que han sido donadas a más de diez hospitales.

Necesidades

Para fabricar estas válvulas impresas en 3D, se necesita resina, insumo que hoy ya no se vende en nuestro país y tiene un costo muy elevado, explica Fernando. Pese a ello, con dinero de su empresa, su familia compró en el exterior diez litros de resina que pronto llegarán al país y servirán para 180 mascarás de oxígeno, en promedio.

Hasta ahora, la fabricación de las válvulas se ha realizado con donaciones, pero se requiere que más personas se unan a esta causa solidaria para continuar produciéndolas y así ayudar a más pacientes que sufren por la COVID-19. “Tenemos resultados palpables, pacientes que se han recuperado. Ahora nuestro reto es hacer 20 mil válvulas”.

Incluso, para que más personas puedan ayudar con esta causa, el alumni USIL ha publicado en la página universal Thingiverse el diseño de la válvula Charlotte que realiza, para que cualquier persona pueda descargarla e imprimirla en 3D.

Foto

 

El rol de USIL

Fernando Rodríguez reconoce que sus estudios en la Universidad San Ignacio de Loyola lo beneficiaron mucho en la vida profesional, especialmente por el tema de la innovación que hoy practica en su empresa, con la que ayuda a otras personas. “Me formé bastante en el tema de los negocios y el marketing. También me impulsaron con los proyectos de innovación. Así, en un curso de mi carrera pude desarrollar una aplicación móvil para ayudar a rescatar mascotas”.

Si deseas colaborar en la elaboración de más válvulas Charlotte para pacientes de COVID-19, puede ingresar a la página Un aliento de esperanza.

Foto

Fernando Rodríguez, egresado de la carrera de Marketing de USIL

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo

El cine y las nuevas formas de la industria audiovisual en tiempos de coronavirus

Post siguiente

MTC inicia pruebas del Sistema de Mensajería de Alerta Temprana de Emergencias

Related Posts