Treinta años de la captura del cabecilla de SL, Abimael Guzmán

Foto: ANDINA/Archivo El Peruano

El fallecido genocida Abimael Guzmán fue capturado por el GEIN en una vivienda ubicada en el distrito de Surquillo, el 12 de setiembre de 1992.

El 12 de setiembre se conmemoraron tres décadas (30 años) de la captura de Abimael Guzmán, cabecilla del grupo terrorista Sendero Luminoso y responsable de miles de muertes en el Perú. Un logro destacable de los integrantes del GEIN de la Policía Nacional.

Con la captura de este cabecilla terrorista se dio inicio al proceso de pacificación del país, gracias a la labor profesional del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), equipo de élite de la Policía Nacional del Perú (PNP).

Como se recuerda, la captura de Guzmán Reinoso, un hombre que causó directamente más de 40 mil muertes entre 1980 a 2000 en el Perú, ocurrió en una vivienda de clase media en Surquillo que, supuestamente, solo ocupaban la bailarina Maritza Garrido Lecca y su pareja, Carlos Incháustegui, desde mayo del 1992. Como ella impartía clases de danza, era la fachada perfecta para el criminal.

Los agentes del GEIN desde “El Palomar”, una vivienda cercana, hacían la Observación, Vigilancia y Seguimiento (Ovise). Identificaron a los sospechosos como “Lola” y “Lolo”, respectivamente.

En clave, también, se referían a Guzmán como “El Cachetón”. Este trabajo de inteligencia policial no conocía horarios, e implicaba hasta 18 horas de labor. A veces sin alimentos y por un sueldo irrisorio.

Los agentes “Ardilla” y “Gaviota”, que aparentaban ser una pareja y tomaban una gaseosa en una tienda aledaña, aprovecharon la salida del tío de la bailarina, el compositor Celso Garrido Lecca, y su pareja, Patricia Awapara, quienes habían ido de visita. Era un momento irrepetible e ingresaron a la vivienda usando la fuerza.

Cuando se confirmó la identidad de Abimael Guzmán, se escuchó “positivo para el Cachetón”. Y luego, por radio, se escucharía, “¡Bingo, bingo, tenemos al Cachetón!”. Todo sucedía en el segundo piso de esa casa. La operación Victoria había dado sus frutos.

La programación televisiva del sábado por la noche, después de las diez de la noche, se interrumpió por los “flashs” informativos que daban cuenta de la caída del cabecilla terrorista. Los medios de comunicación proporcionaban detalles de los hechos.

La escalada de violencia y muerte del Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (SL) había comenzado en 1980.

Basta graficar que solo en 1991 este grupo terrorista había cometido más de 900 atentados que cobraron la vida de 400 personas y al año siguiente, 1992, otras 350 personas fueron asesinadas en una cifra similar de hechos de violencia, por la insania terrorista, recordó la agencia Andina.

Díez días después de la captura, Abimael Guzmán fue presentado a la prensa en una celda en la Prefectura de Lima. Llevaba el número 1509, un traje a rayas y la mácula de miles de muertes. 

Muerte

Guzmán Reinoso murió el sábado 11 de setiembre del 2021 a los 86 años en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao, debido a «complicaciones en su estado de salud», según un comunicado emitido por el propio centro de detención y difundido por el Instituto Nacional Penitenciario. Su muerte se produjo un día antes de conmemorarse 29 años de su captura en la denominada Operación Victoria.​

LEE: Integrantes del GEIN histórico se retiraron de evento ante llegada de Pedro Castillo

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
ADEX: Lucha contra la informalidad debe ser política de Estado

ADEX: Lucha contra la informalidad debe ser política de Estado

Post siguiente
Emprendedores: errores que puede evitar un negocio gracias a las herramientas digitales

Emprendedores: errores que puede evitar un negocio gracias a las herramientas digitales

Related Posts