Turismo peruano: por qué la aventura, la naturaleza y el patrimonio son los puntos claves

Estos elementos serán relevantes para la reapertura del sector, ya que el país tiene un gran potencial para aprovecharlo cuando se supere la contingencia del COVID-19, según señaló Ostelea, Escuela de Management en Turismo.

Un reporte de PromPerú, con información del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR), informó que Machu Picchu es el sitio predilecto para nacionales y extranjeros a la hora de viajar en el país, indicó Ostelea, Escuela de Management en Turismo.

En el 2018, Machu Picchu alcanzó la cifra de 1.578.030 visitantes.Además, David Huddart y Tim Stott en el enciclopédico ‘Adventure Tourism: Environmental Impacts and Management (2020)’ reseñan -además del Camino Inca a Machu Picchu- el sendero a Salcantay, el Cañón de Colca y Huascarán como lugares recomendados para el turismo de aventura y naturaleza.

Un informe de Ostelea mencionó al Perú como uno de los países que cuenta con un sector muy fuerte de turismo de aventura, asociado -además- con la naturaleza y el turismo patrimonial. En ese orden de ideas destacó la oferta de senderismo y montañismo.

Raúl Travé Molero, docente de Ostelea, comentó al respecto que el ‘Adventure Tourism Destination Index’, elaborado por la ‘Adventure Travel Trade Association’, es, sin lugar a dudas, el ranking de destinos de turismo de aventura (por países) más exigente, minucioso y reconocido a nivel internacional. 

Se sabe que el turismo tiene unos retos muy grandes para salir adelante, por eso los países deberán ser muy inteligentes y aprovechar los campos donde son fuertes. 

Perfil del turista de aventura

Ostelea analizó el perfil promedio del turista que visita el Perú en busca de actividades de aventura. Generacionalmente se puede hablar de un tipo de viajero joven e incluso de menores. Un 59% de ellos pertenece a la conocida generación millennial, entre 22 y 37 años. Esta cifra sube hasta el 67% si se suma a los centennials, entre 15 y 21 años. En cualquier caso, un importante 32% de los turistas pertenecen a las generaciones X y baby boomer (16% cada una) lo que supone una bolsa importante de viajeros entre los 38 y los 74 años.

En línea con la juventud mayoritaria del turista de aventuras, el 54% son solteros, esto no quiere decir que viajen solos, pero sí indica que el sector de ‘solitarios’ es importante para el turismo de aventura.

En este sentido, podemos ver que sí existe un 33% de viajeros de aventura solitarios, frente al 60% que lo hacen con amigos o familiares; en pareja el 28% y siendo lo más extraño viajar en grupos familiares grandes o, mucho más excepcional, con niños pequeños.

En cuanto a los ingresos, aunque el 39% se mueve en una brecha de menos de US$ 40,000 anuales, lo cierto es que el 61% está entre US$ 40.000 y US$ 80.000 anuales, dibujando un perfil medio de turistas de clase media alta y, por tanto, con un poder adquisitivo elevado.

“Las actividades más comunes que combinan los viajeros de aventura son las relacionadas con la cultura, un 99% afirman realizar algún tipo de actividad de este tipo durante sus viajes -por encima del resto de turistas-, con el turismo de compras, llega a 98%, frente al 93% de otro tipo de viajeros, y con otras actividades en la naturaleza diferentes a la aventura, un 90%, muy por encima de la media de 27% de otro tipo de turistas, según datos de Promperú”, explicó el docente de Ostelea.

Lo que hace más interesante el turismo de aventuras para aquellas regiones que buscan desarrollar o consolidar este sector, es el gasto por encima del promedio de quienes lo practican. En el caso de Perú, esto se refleja en primer lugar en la duración de las estancias, sí de manera general la estancia es de seis noches, para el caso de aventuras tienden a más que doblar esta cifra llegando a 14 noches de media.

Para concluir, Raúl Travé Molero detalló: “El riesgo o la simulación del mismo constituye una parte intrínseca del turismo de aventura, donde se pueden diferenciar dos grandes grupos de actividades de aventuras, las ‘duras’ y las ‘suaves’. El mercado de esta clase de viajes se caracteriza por su elevada posición social que conlleva tiempo disponible y el deseo de experiencias emocionantes, así mismo se ha transformado en una mercancía más dentro de la industria turística, la tendencia es ofrecer productos para públicos amplios y sin grandes habilidades, pero deseosos de obtener experiencias nuevas. Lo que deberá replantearse, de cierta forma, mientras exista focos de Covid-19. Las valoraciones más recientes del mercado mundial de turismo de aventura se mueven entre los US$ 683 mil millones y los US$ 745 mil millones”.
 

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo

Las amenazas a las redes de TI que exigen una mayor vigilancia

Post siguiente

Congreso aprueba cuestión de confianza al Gabinete Ministerial

Related Posts