Economía del conocimiento: ¿Cuáles son sus objetivos y con qué elementos se desarrolla?

economía del conocimiento
Foto: Economipedia

Economía del conocimiento. En este concepto se utiliza el conocimiento para generar riquezas, valor o mejoras con el fin de introducir un cambio positivo en el mundo actual.

Se dice que para alcanzar la cima del éxito en un mundo donde la revolución digital avanza cada vez más, se requiere de diversos factores que van mucho más allá de tener un capital para introducir nuevos productos en el mercado, este elemento es el conocimiento, ya que a partir de él se tiene la posibilidad de crear y de innovar desde diferentes ámbitos.

En esta línea es que aparece la economía del conocimiento o también conocida como “knowleadge economy”, un sector en el que se utiliza el conocimiento para generar riquezas, valor o mejoras con el fin de introducir un cambio positivo en el mundo actual.

Lee también: Emprendedores: ¿Cómo diseñar un modelo de negocio?

En los últimos tiempos este concepto ha ganado mayor importancia, pues de cierta forma no está ligado a ningún ciclo económico ni en ningún tipo de crisis que puede existir en la economía.

Hay que tener en cuenta que el conocimiento siempre ha sido uno de los principales motores del cambio y de la evolución de la sociedad. El ritmo del conocimiento está más latente que nunca, por eso a muchas personas se les puede facilitar adquirir información y plasmarla en un negocio dándole un enfoque de modernidad, ya que más allá de generar una riqueza puntual, se trata de brindar una ventaja que ayude a perfeccionar un producto o servicio.

Objetivos de la economía del conocimiento

Los fines de la economía del conocimiento son varios. A continuación mencionaremos a algunos de los más importantes:

1.- Innovar y mejorar. La economía va evolucionando de forma constante, de forma que lo intangible se ha vuelto tangible, ya que se le da un valor adicional.

2.- Realizar procesos efectivos. Gracias a la economía del conocimiento, muchos proyectos se han podido desarrollar con total satisfacción. Un ejemplo es la inteligencia artificial, pues se ha logrado marcar la diferencia en un mundo tan competitivo y se ha podido presentar un cambio en cada una de las actividades sociales, políticas y económicas que han logrado reconfigurar la relación que se obtiene entre la producción y la distribución de un producto.

3.- Invertir en el capital humano y social. Al destinar dinero para estos dos factores, se puede crear e incluso de innovar, teniendo la posibilidad de generar nuevas ideas que se convertirán más adelante en un modelo de negocio único.

Lee también: Fundación Romero gana premio a la ‘Educación de Excelencia’ por su proyecto de educación digital Campus Virtual Romero

Otros factores

1.  Desempeño económico

Consiste en comprender la capacidad que se tiene para generar cierta cantidad de riqueza dentro de un lugar. Esto, sin lugar a duda, es fundamental para poder desarrollar cualquier tipo de economía.

2. Marco institucional

Aquí se incluye una situación de estabilidad e, inclusive, la capacidad de realizar algún tipo de actividad o proyecto que se basa en el conocimiento y que, además, brinda la oportunidad de generar comercialización no solo al interior de un lugar, sino también en el exterior de la oportunidad de extenderse a otros lugares del mundo.

3. Innovación dinámica

Se caracteriza por tener una relación entre dos aspectos importantes: la industria y flujo de información, por ejemplo, un centro de investigación que ayude a descubrir aquellos procesos innovadores que pueden marcar tendencia dentro del mercado actual.

4. Recurso humano calificado

Para contar con esto, es necesario tener una educación que les otorgue a las personas las habilidades necesarias para implicarse en diversas actividades. Gracias a esto, se tiene la posibilidad de mejorar las interacciones entre las personas y hacer que éstas puedan perfeccionar los procesos productivos dentro de una organización.

5. Tecnología

De hecho, nos podríamos apoyar en lo que conocemos actualmente como en tecnologías de la información y las comunicaciones, pues cuando se tiene acceso a este tipo de elementos se puede mejorar el desarrollo económico y por supuesto el desarrollo social de un sector.

Ahora bien, hay tres conceptos que van de la mano al momento de trabajar en la generación de nuevos negocios en la era digital: la innovación, la economía del conocimiento y la competitividad. Al combinarlos, se tiene la posibilidad de tener mejoras en los resultados finales.

Por último, es importante tener en cuenta que el aprendizaje, la educación y la tecnología también van de la mano, pues esos tres aspectos sirven para construir nuevas e innovadoras ideas basadas en un pensamiento crítico que indiscutiblemente ayuda a sostener lo que conocemos como economía del conocimiento. 


Total
1
Shares
Post previo
empresas amazonas sostenibles

Empresas nativas de la Amazonía alcanzan logros gracias al apoyo de una ONG

Post siguiente
Precios mundiales de alimentos alcanzan su nivel máximo en 10 años

Precios mundiales de alimentos alcanzan su mayor nivel en 10 años

Related Posts