¿Es clave la estrategia para los emprendedores?

José Alberto López
La organización y estrategia es la base para el desarrollo de negocios. Entérate cuál es la mejor manera de hacerlo.

En el año 2018, la OCDE en unos de sus informes publicados concluía que Latinoamérica estaba consolidándose en términos de innovación y emprendimiento. Ese mismo año, el Banco Mundial presentaba cifras alentadoras sobre el emprendimiento en Latinoamérica señalando que uno de cada tres trabajadores en la región era autónomo o pequeño empleador y contrariamente a la creencia popular la mayoría de las empresas eran formales. 

El Perú no es una excepción, si consideramos que solo en el último trimestre del 2019 se crearon un total de 66,743 empresas (INEI, 2020) y en términos de emprendimiento e innovación ocupamos el octavo lugar en la región (GEDI, 2020).

Pero a pesar de que se proyecta un escenario alentador para la región y para el Perú se tienen que cumplir ciertas variables siendo una de las más importantes la “formación”. La formación es fundamental para la gestión del negocio, sin formación se carece de planificación y sin planificación no existe la estrategia.  Es por esta razón que 8 de cada 10 peruanos fracasan antes de que sus emprendimientos lleguen a los 5 años de vida (FEM, 2019).

LEE TAMBIÉN: Perú es el tercer país con mayor espíritu emprendedor 

El camino adecuado
A lo largo de mis años de experiencia como consultor y asesor puedo afirmar que la mayoría de las empresas y emprendimientos en el país tiene dos formas de alcanzar sus metas. Y la principal diferencia entre cada una de estas radica en la formación que tiene el emprendedor.

La primera que se le podría llamar la forma “operativa o empírica”. Se trata de centrar los esfuerzos del negocio en sobrevivir sin tener un plan. Esta manera carece de objetivos estructurados y medibles, varía frecuentemente el horizonte del negocio y adolece de procesos operativos. Existe ausencia en la definición del modelo de negocio, desconoce su mercado y el único diferencial que ofrece se basa en el precio. En esta manera de gestión, además de perder tiempo y recursos, el emprendedor afronta una mala experiencia debilitando su confianza sin obtener aprendizaje alguno. Las empresas que se inclinan por la forma “operativa” a largo plazo están condenadas al fracaso.

La segunda que se le podría llamar la forma “estratégica o planeada”. Como su nombre lo dice, esta trata de centrar los esfuerzos en la planificación. En esta forma los emprendedores tienen claro su punto de partida, los objetivos que quieren alcanzar, los recursos con los que cuentan y, sobre todo, saben cómo medirán su progreso. La importancia de esta segunda forma radica en que el emprendedor se enfocará en hacer crecer su negocio cumpliendo los parámetros establecidos previamente.

No nos olvidemos de que la estrategia se trata de tener un plan para crear una manera diferente de competir que nos permita obtener una rentabilidad superior (Porter, 2019). 

En la actualidad estamos en un entorno hiperconectado y con mercados altamente competitivos. Por esta razón es importante seguir los pasos de la forma estratégica antes, durante y después de la gestión del negocio. Es la única manera de asegurarnos el conocimiento del mercado y del cliente.

En este sentido mi recomendación para los lectores que hayan emprendido o estén pensando en emprender es que se tomen el tiempo necesario formándose, educándose y capacitándose con miras al negocio que piensan proponer. Ya que cuando tengan estructurado el modelo de su negocio podrán planificar sus acciones y contarán con una base sólida que los ayudará a posicionarse en el mercado.

LEE TAMBIÉN: ¿Cómo negociar estratégicamente? 
 

LEE TAMBIÉN: Seis cosas que debes saber antes de iniciar tu startup 

Total
2
Shares
Post previo

¿Cómo negociar estratégicamente?

Post siguiente

Vacunas de Sinopharm no llegarían al Perú en la fecha anunciada

Related Posts
Total
2
Share