Cinco tips para ser un emprendedor con más simpatía

La habilidad de hacer que cualquiera se sienta bien contigo es una capacidad que te ofrece una ventaja inigualable, especialmente en el mundo de los negocios.
foto: shutterstock

La habilidad de hacer que cualquiera se sienta bien contigo es una capacidad que te ofrece una ventaja inigualable, especialmente en el mundo de los negocios.

Emprendedor, aunque no lo creas, la capacidad de caer bien en cualquier contexto influye mucho en tus relaciones de negocios.

>LEE: Cuatro tips para terminar lo que empezaste

¿Crees que la simpatía no es lo tuyo? ¡Olvídate de eso! Todo depende de ti. A continuación te damos algunos consejos para que te conviertas en el favorito de tus clientes:

1. Habla sobre cosas positivas

A nadie le gusta escuchar cosas negativas y menos a las personas que visitan tu negocio. Hablar sobre cosas negativas o quejarse demasiado puede poner a la persona con la que estás hablando en una posición incómoda y a veces conduce la conversación por mal camino.

Enfócate en compartir aspectos positivos de tu negocio, del día o del contexto en el que te encuentras para que los clientes disfruten y se sientan cómodos durante su visita.

2. No te desquites con tus clientes si tuviste un mal día

Todos los días no son buenos y menos si eres un emprendedor. Sin embargo, no debes dejar que esto interfiera en la relación que tienes con tus clientes ya que podrías hacer que nunca más regresen.

Si tuviste un mal día, lo peor que puedes hacer es desquitarte con tus clientes. Lo único que ellos buscan es un servicio o producto que solucione alguna necesidad y que la persona que lo ofrezca sea amable.

En este punto es importante que refuerces tu empatía, es decir, la capacidad de ponerte en los zapatos de los demás. ¿Te gustaría que cuando vayas de compras te atienda una persona amable o alguien molesto?

Además, recuerda que ningún problema dura para siempre y no debes desperdiciar tu valioso tiempo enojado.

3. Sé gracioso pero sin pasarte de la raya

Si tienes el don del humor úsalo de vez en cuando con tus clientes. Eso sí, recuerda que la intención es que seas simpático, no antipático.

Debes tener cuidado para no “pasarte de la línea”. Lo mejor es evitar bromas que hagan referencia a la raza, el sexo, el género, la política y la religión.

4. Sonríe y haz contacto visual

Si estás en medio de una acción cuando un cliente visita tu tienda, lo mejor es darte una pausa para atenderlo de manera apropiada.

Evita dejarlo hablando solo. Entablar contacto visual es básico para forjar una relación duradera con tus clientes ya que denota tu grado de interés.

5. Recuerda sus nombres

¿Recuerdas que cuando estabas en el colegio los profesores te llamaban por tu nombre? Pues esto era para hacerte sentir especial y hacerte saber que estaban pendiente de ti. Lo mismo pasa con tus clientes.

Es cierto que se necesitaría una súper memoria para aprenderse el nombre de todos los que visitan tu establecimiento. Por eso, esto es algo que debes practicar con los clientes frecuentes o con los llamados ‘caseritos’.

La gente se siente bien al oír su nombre. Verás cómo la relación con ellos mejorará.

¿Quieres seguir creciendo como emprendedor? Te invitamos a inscribirte al módulo Desarrollando al Líder Emprendedor del Campus Virtual Romero. Sin horarios y desde cualquier lugar, podrás reforzar tus capacidades para alcanzar el éxito con tu negocio.

¡Inscríbete gratis aquí!

>LEE: Cuatro cosas que parecen buenas pero terminan siendo peor

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
UDEP: Lanzan curso sobre gestión y comunicación de empresas de moda

UDEP: Lanzan curso sobre gestión y comunicación de empresas de moda

Post siguiente

Herramientas para la Gestión del Talento Humano

Related Posts