Cómo adaptar tu CV según adquieras experiencia

Carlos Guzmán
Amigo lector, un bien currículum vitae (CV) tiene que resumir a la perfección toda tu experiencia laboral para que llame la atención de los reclutadores. Aprende a describir y destacar ese valioso ítem con estos consejos.
Foto referencial: Shutterstock

Amigo lector, un bien currículum vitae (CV) tiene que resumir a la perfección toda tu experiencia laboral para que llame la atención de los reclutadores. Aprende a describir y destacar ese valioso ítem con estos consejos.

Amigo lector, un bien currículum vitae (CV) tiene que resumir a la perfección toda tu experiencia laboral para que llame la atención de los reclutadores. Aprende a describir y destacar ese valioso ítem con estos consejos.

>LEE: Tres tips para que tu CV impacte a los reclutadores

Lo que se recomienda es hacer una descripción en tu CV, que destaque el conjunto de conocimientos y aptitudes que has adquirido en una actividad laboral en un transcurso de tiempo determinado.

Este ítem se debe redactar en orden cronológico contrario, es decir, en primer lugar debe ir la experiencia más reciente y al último, el primer trabajo.

La experiencia laboral se compone de 6 variables, pero existen 2 esenciales: el tiempo que una persona ha dedicado a alguna actividad y las responsabilidades y logros que ha adquirido.

Es fundamental que la experiencia tenga la siguiente estructura:
 

  1. El cargo. Es lo primero que debe ir.
     
  2. Área de desempeño. O departamento en el que trabajabas o trabajas. Esta información entrega datos sobre el perfil del candidato.
     
  3. Tipo de trabajo. Se refiere al tipo de contrato, jornada completa, tiempo parcial, reemplazo, becario, etcétera.
     
  4. Duración. Debes señalar el tiempo de inicio y termino.
     
  5. Nombre de la empresa y actividad. Es importante señalar el nombre de la empresa, al igual que el rubro.
     
  6. Responsabilidades y logros. Las responsabilidades son las obligaciones o tareas que tenías a cargo. Mientras que los logros son aquellas actividades que le han otorgado valor a la empresa, por ejemplo: ahorros en gastos, cierre de negocios, implementación de planes o actividades, adquisición de nuevos clientes o incremento en ventas, entre otros.

Utiliza palabras claves para ahorrar espacio, recuerda que tu CV no debe exceder las dos hojas. No es necesario que expliques las responsabilidades o logros. El mayor detalle podrás compartirlo en la segunda fase, la entrevista.

Incluye porcentajes y cifras a tu experiencia. Si los logros señalados llevan números, esto evidenciará de manera objetiva que eres una persona productiva y eficiente. Describe tu trabajo en datos, promedios semanales, mensuales o anuales. Toda actividad laboral tiene un número.

“Si tu experiencia laboral es muy corta o bien todavía no la posees, enfócate en los logros escolares y objetivos laborales a futuro. De ese modo el reclutador obtendrá más información sobre tu perfil profesional y sabrá cuáles son tus intereses”, señaló Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú.
 

>LEE: Catorce preguntas para tus referencias laborales

>LEE:

#TipLaboral: Nueve frases que NO debes decir en una entrevista de trabajo http://buff.ly/1P25fpQ

Posted by PQS on Lunes, 1 de febrero de 2016

¡Si te gustó la nota compártela!

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
empresas, SUNAT, factura electrónica, Cámara de Comercio de Lima, facturas

¿Cuántas empresas deberán acogerse a la facturación electrónica este año?

Post siguiente
ceo, tendencias, gerente general

Cuatro claves para un CEO este 2016

Related Posts
Total
0
Share