Cómo mantener bajo control los riesgos financieros en tu negocio

Cómo mantener bajo control los riesgos financieros en tu negocio
Imagen: internet

Hablar de riesgos financieros es contemplar la posibilidad que ocurran eventos que pueden afectar la estabilidad de un emprendimiento. Te contamos cómo desarrollar una estrategia adecuada.

El riesgo financiero es un concepto que se refiere a cualquier actividad empresarial que implique incertidumbre y pueda ocasionar alguna consecuencia financiera negativa para un negocio, generando pérdidas.

Así, hablar de riesgos financieros es contemplar la posibilidad que ocurran ciertos eventos que pueden afectar la estabilidad de un emprendimiento. Por ejemplo, cuando el nivel de endeudamiento de un negocio es alto, mayor es el peligro financiero potencial.

De allí la importancia de mantener bajo control los riesgos financieros de una empresa, mediante el desarrollo de estrategias que permitan no solo reducir las amenazas potenciales, sino también, eliminarlas para asegurar la operación y la rentabilidad del negocio.

Tipos de riesgos financieros

Existen cinco tipos de riesgos financieros que todo emprendedor debe identificar, medir y aprender a controlar para garantizar la supervivencia de su negocio. Éstos son:

  1. Los riesgos operativos. Son aquellos que están relacionados con la actividad diaria del negocio y, por lo tanto, requieren ser enfrentados con celeridad, a fin de evitar que afecten la rentabilidad del emprendimiento.

    “Se trata de los primeros riesgos que se deben tener en cuenta especialmente en el caso de aquellos negocios que se encuentran en una fase inicial y, por lo tanto, todavía están en la etapa de definir procesos. Debe entenderse que algunos riesgos operativos tienen que ver con factores externos como epidemias o fenómenos meteorológicos”, indican los expertos, quienes recomiendan desarrollar planes de contingencia para cada situación.

  2. Los riesgos de ciberseguridad. Están relacionados con el mayor acceso a internet y a los canales digitales de comunicación y ventas. Un ciberataque no controlado inmediatamente puede poner en grave peligro a una empresa, porque tanto los clientes como los proveedores esperan que sus datos estén protegidos.

    Para manejarlos, los expertos en informática recomiendan invertir en programas de seguridad que permitan detectar y bloquear las amenazas latentes así como encriptar la información sensible. “Lo más aconsejable es contratar servicios de almacenamiento de datos en la Nube que sean confiables, capacitar a los empleados en prácticas básicas para el manejo de sus computadoras y herramientas de comunicación, como el correo electrónico y el WhatsApp”, indican los expertos.


  3. Los riesgos de liquidez. Determinan la incapacidad de poder comerciar, tanto en venta como la compra de activos. Al presentarte un deterioro en la cartera y en el capital de trabajo de una empresa, su capacidad de hacer frente a las obligaciones y pasivos de la compañía es limitada.

    Los negocios con costos operativos elevados, o con un gran nivel de endeudamiento, enfrentan un riesgo financiero mayor. También las empresas que trabajan con proveedores externos, los que cotizan sus productos y servicios en moneda extranjera o los que aceptan pagos en cuotas por parte de sus clientes.

    Frente a este tipo de riesgo los expertos recomiendan trabajar con presupuestos dinámicos y realizar ajustes periódicos. Una buena opción es adquirir créditos con bajas tasas de interés y evitar las demoras en el pago de los compromisos asumidos, mediante las tarjetas de crédito corporativas.


  4. Los riesgos legales. Están asociados al cambio de leyes, políticas o gobiernos en un determinado país, con el que se realizan transacciones de importación o exportación de productos o algunos servicios. Este tipo de riesgos genera altos niveles de incertidumbre.

    Sin embargo, los riesgos legales también pueden ser de tipo laboral generados por empleados insatisfechos o cuando se incumple con alguna de las cláusulas contenidas en un determinado contrato firmado con un proveedor, un cliente o un inversionista.

    Frente a este tipo de riesgos los especialistas en negocios recomiendan a los emprendedores buscar asesoría legal antes firmar cualquier contrato y, también, ante el surgimiento de cualquier conflicto que pueda poner en aprietos al negocio.


  5. Riesgos de reputación. Aunque muchos no los toman en serio, se trata de uno de los mayores peligros para las marcas porque la protección de la buena imagen de un negocio es fundamental para captar nuevos clientes, mantener la fidelidad de los usuarios ya conocidos y proteger el flujo de caja que garantice la supervivencia del emprendimiento.

    Los especialistas recuerdan que la buena imagen de una empresa puede verse seriamente afectadas por diversos motivos, entre ellos, fallas en los productos o servicios; la publicación de opiniones negativas, quejas por parte de los consumidores y campañas de desprestigio a través de medios de redes sociales, entre otros muchos factores.

    “Para enfrentar las crisis de reputación se aconseja a las empresas contar con un equipo capacitado en la atención al cliente, generar procesos claros para que el personal pueda ofrecer soluciones concretas como devoluciones de dinero o envíos de nuevos productos, y la incorporación de herramientas de social listening necesarias en el monitoreo de las opiniones de los clientes y usuarios en tiempo real”, se menciona en un artículo publicado por el portal mexicano de emprendimiento  ‘Mi propio Jefe’.
LAS ESTRATEGIAS CONTRA LOS RIESGOS FINANCIEROS

En general los riesgos financieros pueden convertirse en una estocada de muerte para los negocios, especialmente en los más nuevos y pequeños. Por ello existen algunos planes que debemos tener en cuenta A fin de mitigar sus efectos. Estos son:

Hay que evaluar la eficiencia de la operación. Lo cual implica medir el flujo de todos los procesos del negocio, a fin de identificar cuáles son los más importantes y dónde están las deficiencias que generan costos innecesarios.

Base sus decisiones en indicadores. Recuerde que: “las métricas no solo son útiles para medir el desempeño del negocio o la rentabilidad de una inversión, también son fundamentales para el análisis y la toma de determinaciones inteligentes para todas las áreas de la empresa”.

Cuide a sus mejores talentos. De acuerdo con los entrenadores de negocios uno de los mayores riesgos que enfrentan los negocios es perder a sus colaboradores más talentosos ya que, por lo general, estos son los que llevan adelante los procesos clave de una organización.

Para minimizar los riesgos que pueda ocasionar la pérdida del personal talentoso, los especialistas recomiendan tercerizar aquellas funciones que, si bien están relacionadas con las operaciones diarias en una empresa, éstas no tienen un impacto tan directo en los resultados. Así podrá enfocarse en nutrir a sus mejores talentos.

-Tenga planes de contingencia. Anticípese a los problemas y cree estrategias de prevención frente a situaciones imprevistas como puede ser, por ejemplo, la pérdida de clientes importantes, la caída en las ventas por factores externos, la renuncia del personal clave o juicios laborales.

Diversifique las fuentes de ingresos. Para mitigar los efectos de los riesgos financieros, los expertos recomiendan a los emprendedores mantenerse siempre informados sobre los cambios y tendencias del mercado.

Recuerde que “detectar a tiempo que un producto o servicio está perdiendo su importancia o respecto a la aparición de nuevos competidores o tecnologías, podría poner en riesgo su capacidad como proveedor. Por ello para hacer frente a esta situación los especialistas recomiendan mantener un catálogo diversificado de productos y servicios”.

LEE: Negocios: cuatro conceptos imprescindibles para el éxito empresarial

LEE: Emprendedores: cómo agilizar el tiempo de atención a los clientes en el punto de venta

Total
0
Shares
Post previo
Sancionarán a empresas que no hayan implementado Guía de Remisión Electrónica

Sancionarán a empresas que no hayan implementado Guía de Remisión Electrónica

Post siguiente
Cómo saber si tu empresa está lista para la era de los datos

Cómo saber si tu empresa está lista para la era de los datos

Related Posts