¿Cómo potenciar una pyme a través de la Responsabilidad Social Empresarial?

Carlos Guzmán
Una empresa que realiza acciones de responsabilidad social empresarial (RSE) se fortalece y se vuelve más rentable. ¡Descubre como lograrlo!
Una empresa que realiza acciones de responsabilidad social empresarial (RSE) se fortalece y se vuelve más rentable. ¡Descubre como lograrlo!

Una empresa que realiza acciones de responsabilidad social empresarial (RSE) se fortalece y se vuelve más rentable. ¡Descubre como lograrlo!

Las pequeñas y medianas empresas suelen estar preocupadas por el cierre del mes, por llegar a las metas de ventas, por pagar al personal a tiempo y dejan de lado acciones que podrían aportar de manera significativa a su negocio como, por ejemplo, la implementación de un plan de Responsabilidad Social.

>LEE: Mypes se consolidan como principales generadoras de fuentes de ingresos para peruanos

Tener una filosofía alineada a acciones de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) le dará una serie de ventajas a una empresa como, por ejemplo, atraer el mejor talento, favorecer considerablemente la reputación y fidelización de los clientes, mejorar las relaciones con los grupos de interés y elevar el valor del negocio para inversionistas.

Para alcanzar estos resultados, Jerusalem Hernández, docente internacional de la Maestría en Comunicación Estratégica en las Organizaciones de la Universidad de Piura y directora de riesgos y sostenibilidad de KPMG España, nos recomienda estos simples pasos para incluir un plan de RSE en los negocios:

1. IDENTIFICAR LO RELEVANTE

En este punto se dibujará un triángulo virtuoso:

  • En el primer vértice se identificará la visión de la empresa: ¿Qué quiero ser?, ¿qué puedo hacer? y ¿cómo quiero ser reconocido(a)?
  • En el segundo vértice se analizará el entorno: ¿Cómo es el mundo y cómo va ser el mundo?, ¿qué desafíos existen?, ¿cuáles son las necesidades del mercado?, ¿cuáles son las regulaciones?, ¿en qué mercados voy a operar?
  • En el tercer vértice se encontrarán las expectativas de los grupos de interés: ¿Qué opinan los trabajadores de mi empresa?, ¿qué esperan los clientes de nosotros?, ¿el negocio es atractivo para inversionistas?, etcétera.

Con estas respuestas se dibujará el terreno de juego de los intangibles del negocio, saltando a la mesa una serie de atributos, que nos permitirán gestionar la responsabilidad corporativa y reputación.

2. EVALUAR

Identificar cómo se están desempeñando estos aspectos relevantes de manera periódica, mediante herramientas concretas que sean de utilidad según el modelo de negocio (encuestas, análisis de redes sociales, etcétera). Por ejemplo, si se ha reconocido que la ética es uno de los puntos relevantes, debo analizar cómo soy percibido o si un atributo importante es el impacto social, es decir, ver cómo estoy contribuyendo a la sociedad con mi actividad.

3. PLANIFICAR Y ACTUAR

En esta etapa se analiza qué aspectos de mejora se puede incorporar en la empresa y si esta actividad refuerza lo relevante identificado en un inicio. Por ejemplo, si se percibe que el negocio no es reconocido como empresa ética, entonces habrá que reforzar las políticas internas de la organización.

Aprende más

Las empresas cuando se crean, se hacen con gran motivación, ilusión y mucho riesgo, ya que los emprendedores colocan todo su esfuerzo, optimismo y sobre todo su capital en ese emprendimiento. Es por ello que, adoptar medidas de RSE desde un inicio, es un gran reto, pero sobretodo una responsabilidad de largo plazo.

>LEE: Cuatro tips para ser un emprendedor social exitoso

 

 

 

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Foto referencial: SNI

Perú retrocede tres puestos en Ranking de Competitividad Global

Post siguiente
Foto referencial: Andina

Tarifas eléctricas bajarán hasta en 4.3% en Lima, Callao e Ica: ¿Desde cuándo?

Related Posts
Total
0
Share