Cuatro cosas que parecen buenas pero terminan siendo peor

No todo lo que brilla es oro. No te dejes llevar por facilismos que a la larga impedirán que alcances el éxito.
Istockphoto

No todo lo que brilla es oro. No te dejes llevar por facilismos que a la larga impedirán que alcances el éxito.

Emprendedor, existen lecciones que necesitas aprender una y otra vez. La vida está llena de caminos fáciles que muchas veces ocultan sus dificultades a la vista, por eso siempre debes estar alerta.

>LEE: Cuatro tips para terminar lo que empezaste

A continuación te decimos qué facilismos resultan siendo un dolor de cabeza:

1. El camino más fácil termina siendo el más difícil

Algunos emprendedores deciden iniciar su negocio de manera improvisada y sin formalizarlo,  gracias al falso mito del ahorro.

Nada más alejado de la realidad. La informalidad puede ahorrarte algunos gastos al comienzo, pero recuerda que no siempre lo más barato es lo mejor.

Una empresa que es formal tiene menos costos a largo plazo ya que siempre contará con el apoyo del Estado frente a imprevistos.

Por ejemplo, si eres informal no tendrás la protección ante el robo de bienes ni en temas de salud. Si tú o uno de tus trabajadores sufre un accidente no letal, no será atendido en un hospital estatal y menos en uno privado al no tener un seguro contratado.

2. Mentir en tu currículum

“No importa que no lo sepas, igual ponlo” es lo que algunas personas recomiendan poner en nuestro CV. No sigas este mal consejo, el único que se engaña eres tú.

Giancarlo Ameghino, Gerente de RR.HH. del Grupo Crosland, dice que el buen reclutador siempre buscará la manera de comprobar los logros y habilidades descritas en el documento a través de preguntas muy concretas.

Si mientes, será muy fácil que te descubran y todas tus oportunidades de conseguir el puesto se irán al vacío. ¿No quieres quedar como un mentiroso o sí?

3. Contratar a alguien guiado por la intuición

Como emprendedor, necesitas armar un buen equipo de trabajo. Por eso, a la hora de entrevistar a los candidatos es mejor que no te dejes guiar por tu intuición.

Comprueba sus capacidades y aptitudes, recuerda que no todo lo que brilla es oro.

4. Mentir a tus clientes

No hay nada peor que mentirle a un cliente. Si no puedes solucionar un problema, no te comprometas; si no estás capacitado para explicar algo, no inventes.

La confianza de los consumidores es algo que no puedes poner en juego, así que lo mejor es estar preparado para no terminar mintiéndoles. 

Aprende más

¿Quieres ser un emprendedor de éxito? No sumes más al porcentaje de informales. Aumenta tus probabilidades de crecimiento con el nuevo módulo de educación online “Formalizando mi Emprendimiento” del Campus Virtual Romero.

¡Inscríbete aquí

>LEE: Cinco cosas por las que un emprendedor sí debería preocuparse

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
¿Cómo debo presentar mi proyecto?

PQSresponde: presentaciones efectivas de negocios

Post siguiente
Lanzan mesa técnica de innovación social

PRODUCE: Lanzan mesa técnica de innovación social

Related Posts