Inversiones responsables: ¿Qué son y cómo funcionan?

Redacción PQS
Inversión responsable Perú

Autor: Sebastián Aguedo, Director de Proyectos en Baika

Un emprendimiento tarde o temprano requiere de financiamiento externo, sea inversión o préstamo, para poder escalar sus operaciones y expandirse. Si tu empresa tiene un componente innovador, muchas veces acompañado y/o respaldado por tecnología, entonces calificas como “startup” y (si te va bien) encontrarás varias fuentes de financiamiento. ¿Pero que ocurre si tu emprendimiento es sostenible y genera impacto social? Pese a que no califiques como una “startup” igual puedes encontrar financiamiento en instituciones que apoyan empresas que brinden soluciones de impacto social y ambiental positivo medible, estas instituciones tienen un enfoque de inversión responsable.

Aunque no existe una definición comúnmente aceptada de inversión responsable, hoy en día es un mandato ir más allá de un objetivo estrecho de rentabilidad financiera e incorporar un compromiso de hacer el bien o, como mínimo, ser un gestor responsable de la empresa y su entorno, incluyendo sus stakeholders. Esto aplica para los fondos de inversión, que adquieren participaciones mayoritarias o minoritarias en empresas con potencial de crecimiento y rentabilidad y las transforman durante un periodo estimado de 7 años.

Estos fondos de inversión afectan a las partes interesadas involucradas en las empresas de su portafolio mucho más allá de las mejoras previstas en los planes comerciales. Ejemplos de este impacto en el curso ordinario del negocio son la creación de empleo, la mejora de las condiciones laborales en las empresas de su cartera y el aumento de la recaudación fiscal por el crecimiento experimentado en las empresas. Más allá de estos beneficios adicionales, se pide cada vez más a los fondos que aborden sus inversiones de manera más sistemática y proactiva teniendo en cuenta a la comunidad de partes interesadas en general, una tendencia a la que se hace referencia como inversión responsable.

El marco a continuación, planteado por Claudia Zeisberger en el 2017, distingue cinco enfoques principales de inversión en función de la importancia asignada a los rendimientos sociales. A lo largo de una escala móvil, van desde el enfoque puramente financiero hasta la filantropía pura.

  1. Modelo en el accionista: Tradicionalmente, los fondos de inversión privada se centraban exclusivamente en el rendimiento financiero. En teoría, esto debería conducir a la asignación de recursos más eficiente.
  2. Modelo “No Hacer Daño”: Este mandato puede requerir que un fondo se abstenga de invertir en sectores controvertidos, como el tabaco, los juegos de azar, la producción de combustibles fósiles o la fabricación de armas. Este enfoque puede ser impulsado por las creencias éticas de los socios, el deseo de minimizar el riesgo de reputación o los requisitos de los fondos. La selección negativa encaja fácilmente en un proceso de selección de cartera y reduce el universo de oportunidades de inversión disponibles.
  3. Gestión proactiva de ESG: A diferencia del grupo anterior, los fondos que emplean esta estrategia definen su mandato de inversión responsable de una manera prescriptiva y proactiva (es decir, “hacer algo bueno”). Los fondos probablemente soliciten a las empresas que adopten estándares ESG (Gobierno ambiental, social y corporativo) y/o que reporten métricas de su adopción antes del contrato o el aumento de estas como parte de sus planes de mejora. Si bien el enfoque permanece en los rendimientos financieros, existe la creencia explícita e implícita de que seguir un enfoque de inversión ESG activo es bueno no solo para las partes interesadas de la empresa, sino también para el desempeño de esta al construir mejores y más sólidos negocios.
  4. Inversión de impacto: Los fondos de impacto se destacan de los fondos tradicionales ya que su mandato agrega desde el principio un componente de retorno social a su objetivo de retorno financiero, con la intención inicial de generar cambios en ambas dimensiones. Los indicadores clave de rendimiento (KPI) que se utilizan para derivar y monitorear un rendimiento social son múltiples y dependen del enfoque y la industria de los fondos. Sin embargo, como mínimo, incluirán estándares ESG con temas específicos perseguidos, como oportunidades de financiamiento para individuos no bancarizados y sin riesgo crediticio (microfinanzas), mejora de las oportunidades de empleo y educación, acceso a atención médica y vivienda asequibles, y agricultura sostenible y tecnologías limpias. Los rendimientos financieros competitivos y un impacto social positivo no se excluyen mutuamente: la evidencia muestra que agregar un objetivo de rendimiento social no significa que los rendimientos financieros se vean comprometidos, ya que las firmas de inversión de impacto aumentan las ofertas de seguimiento después de alcanzar sus tasas internas de rendimiento objetivo.
  5. Filantropía de riesgo: En el otro extremo de la escala, y frente a los inversores que buscan un rendimiento financiero puro, se encuentran los enfoques con un mandato social puro, representado por la filantropía de riesgo. En comparación con la filantropía pura, la filantropía de riesgo introduce niveles adicionales de rigor, coordinación y seguimiento para aumentar la eficiencia y el impacto del proceso de concesión de subvenciones. Los filántropos de riesgo a menudo se involucran en temas más amplios y recurren a una variedad de fondos para iniciar el cambio. Si bien la filantropía de riesgo siempre tiene un objetivo de impacto social, rara vez tiene un objetivo de ganancias más allá de prolongar el uso de la base de capital, diferenciándose así de la inversión de impacto. Un ejemplo claro de esto son las fundaciones, que pese a hacer donaciones igual requiere que las empresas brinden reportes de manejo del dinero y métricas (KPIs) que respalden su buen uso y aplicación.

Una actividad importante para aquellos fondos que si tienen foco en impacto es la medición de retornos sociales. Un esquema para poder medirlo es el siguiente:

  1. Distinguir entre actividades, resultados e impacto
  2. Seleccionar métricas y qué información es necesaria para medirla.
  3. Realizar un diseño de recopilación de datos.
  4. Recolectar periódicamente estos datos y almacenarlos.
  5. Medir resultados y publicarlos.

La elaboración y sustentación de retornos sociales a través de reportes puede llegar a ser más difícil que la de un reporte financiero. Sin embargo, esta tendencia está al alza y cada vez más fondos están pasando de instituciones con una tesis de inversión tradicional a instituciones con una tesis de inversión de impacto.

Algunos fondos de impacto que operan en Latinoamérica son: Bamboo Capital Partners, NESsT, EcoEnterprises Fund, Oikocredit y Althelia-Mirova.

Si tu emprendimiento se encuentra en una etapa inicial y requieres financiamiento puede que estos fondos aún no se atrevan a invertir, entonces puedes recurrir a actores del ecosistema emprendedor como Kunan, plataforma que apoya emprendimientos sociales en etapa temprana. También puedes encontrar apoyo en GENES Perú y postular a Premios Latinoamérica Verde.

LEE TAMBIÉN: Startup peruana de clases online recibió inversión de US$650.000

LEE TAMBIÉN: Conoce el programa de Embajadores Baika


NEW DEAL













    Total
    1
    Shares
    Post previo

    Más de 45,000 empresas cerraron en 2020 pero afán de iniciar negocios continuó

    Post siguiente
    cómo lograr mayores eficiencias operativas en una pyme

    Cómo lograr mayores eficiencias operativas en una pyme

    Related Posts
    certificación, certificado de estudios, cursos online

    ¿Por qué debes obtener un certificado de estudios?

    Emprendedor, la educación constante no solo te permite adquirir nuevos conocimientos. Obtener una certificación de estudios enriquece tu CV y le da una validez académica respaldada por instituciones de prestigio, lo cual permitirá que destaques frente a otros profesionales. Conoce la experiencia de personas que se han certificado a través de la educación online gratuita.

    Redacción PQS
    Leer más
    Total
    1
    Share