“Los negocios son más celosos que las parejas, les dedicas tiempo o te dejan”

En entrevista con el diario Gestión, Mario Mongilardi, presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) compartió cómo fueron sus inicios en el mundo empresarial y exhortó a los emprendedores a creer en lo que hacen y ser perseverantes.
El evento, que se realizará el próximo 1, 2 y 3 de diciembre, es organizado por la Cámara de Comercio de Lima y el Ministerio de Producción. (Foto: CCL)

En entrevista con el diario Gestión, Mario Mongilardi, presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) compartió cómo fueron sus inicios en el mundo empresarial y exhortó a los emprendedores a creer en lo que hacen y ser perseverantes.

Se dice que “nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para alcanzar el éxito” y eso lo sabe muy bien Mario Mongilardi, actual presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), quien tras trabajar 15 años en la Embajada Británica, decidió dar un giro de 360° en su vida y convertirse en su propio jefe.

>LEE: “Un emprendedor que no sabe vender, no es emprendedor”

A los 39 años y con el apoyo de dos socios, se inició en el mundo empresarial con Laboratorios Americanos, para después tener una actividad gremial que eventualmente le permitió conocer a la CCL.

En entrevista con el diario Gestión, Mongilardi compartió cómo fueron sus inicios y exhortó a los emprendedores a creer en lo que hacen y ser perseverantes. ¡Pon atención a sus valiosos consejos!

Desde taxear hasta tener dos empleos en paralelo, Mongilardi puso todo su esfuerzo para salir adelante. Él está convencido que no todos nacen con las condiciones para convertirse en un empresario.  “Creo que el empresario nace: es aquel que está dispuesto a tomar riesgos, a invertir, a tomar decisiones que no solo afectan su patrimonio. Yo sabía que tenía un empresario dentro, por eso decidí hacer un cambio en mi vida”, refiere.

Emprendedor vs. workaholic

Con la experiencia ganada, Mongilardi aconseja que cuando una persona inicia una empresa debe dedicarle el 100% de su tiempo. “Al menos, en el primer año, uno no tiene horario. Ya después viene una etapa de consolidación; si bien no puedes descuidarte, probablemente tengas un poco más de tiempo para dedicarle a la familia, tiene que haber un balance”.

Aunque sabe que es malo ser un adicto al trabajo (workaholic), considera que es imposible manejar una empresa trabajando solo ocho horas diarias. La clave está en encontrar un equilibrio saludable.

“Siempre habrá un competidor dispuesto a dedicarse más, y con eso gana. Dicen que los negocios son muy celosos, más que las parejas, si no le dedicas el tiempo, te dejan”.

El camino del emprendimiento conlleva a tomar decisiones todo el tiempo. Pero, ¿estas se deben basar en la intuición o en hechos? El empresario dice que la intuición toma un papel importante al inicio del negocio ya que en este punto las decisiones rápidas son elementales. Sin embargo, cuando la empresa alcanza un nivel de estabilidad es recomendable evaluar todo y ser más racional.

Finalmente, Mongilardi exhorta a los emprendedores a creer en lo que hacen ya que es la única manera de “persevar”, además sugiere que se debe aprender de los errores para no volver a cometerlos. “No puedes tropezar con la misma piedra, los negocios no perdonan eso”.

>LEE: “Colegios deben desarrollar pensamiento innovador, creatividad, inteligencia emocional y alfabetización financiera”

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post previo
Foto difusión

San Valentín: gastos aumentaron en 100% en los últimos tres años

Post siguiente
san_valentin3

Conoce la historia detrás de las empresas que la rompen en San Valentín

Related Posts