Evea: “La sostenibilidad es un objetivo que se consigue de a pocos”

emprendimiento socio ambiental peru

En el 2014, Jorge Cajacuri empezó a realizar su proyecto de tesis para titularse como diseñador gráfico, la investigación estaba relacionada a la creación de una marca de moda sostenible. Un año después fundó Evea, una empresa que fabrica suelas para zapatos con material ecoamigable.

En el 2014, Jorge Cajacuri empezó a realizar su proyecto de tesis para titularse como diseñador gráfico, la investigación estaba relacionada a la creación de una marca de moda sostenible. En medio de la búsqueda de materia prima para elaborar los accesorios, conoció a un artesano que trabajaba textiles, fue él quien le mostró un material a base de caucho.

Tras evaluar este biotextil, Jorge viajó a Iquitos para reunirse con diversas comunidades que trabajaban con el árbol de shiringa (caucho). Convivió con ellas algunas semanas y observó de cerca el proceso del material biodegradable, trajo algunas muestras a Lima para hacer pruebas de laboratorio y junto a Celeste Moreno y Cristian Gutiérrez decidió fundar Evea, una marca que en un primer momento se dedicó a la venta de calzado con materiales sostenibles, pero que tras la pandemia dejó de comercializar productos finales para elaborar suelas de caucho.

Por “Emprendedores transformando el Perú”, conversamos con Jorge Cajacuri, cofundador y CEO de Evea, para conocer su experiencia liderando un negocio socioambiental.

moda ecoamigable
Tras la pandemia, Evea Ecofashion dejó de fabricar productos finales para enfocarse solo en suelas de zapatos.

Jorge, ¿por qué estabas interesado en encontrar materiales amigables con el medio ambiente?

En mi entorno siempre ha habido personas ligadas al tema de la moda, mi hermana es diseñadora de modas, entonces yo conocía talleres de confección, personas que seguían determinados procesos en el tema de construcción de prenda, y más, pero a mí no me interesaba mucho la moda, me atraía más el impacto que generaba, entonces leía cosas respecto a eso.

Yo quise hacer una marca propia, pero quería tener cuidado con los materiales que utilizaba y lo conseguí, nosotros no usamos plástico ni imitaciones de cuero o cuero.

¿Y qué te motivó a iniciar un emprendimiento socioambiental?

Yo antes trabajaba en una empresa, pero estaba cansado de hacer siempre lo mismo, entonces necesitaba hacer un cambio en mi vida respecto al tema laboral y la idea de tener un negocio propio me está empezando a interesar, por eso mi proyecto de tesis fue sobre una empresa, quería que se haga realidad.

Decidí que sea sostenible porque estaba informado sobre el impacto de la moda, no fue un momento tipo eureka, sino que fue un proceso lento. No quería cambiar el mundo ni nada, cuando me di cuenta ya estaba involucrado con Evea.

¿A qué problemas te has enfrentado?

El principal problema que encuentra una marca que quiere ser más sostenible aquí es que no se cuentan con los materiales adecuados, entonces eliges textiles. Acá en Perú conozco una empresa que trabaja textiles recuperados, es decir, recolecta los retazos de telas de las grandes empresas, los separan por colores y características, pasan por un proceso de molido y lo convierten en un hilo; usamos este material.

Otro problema ha sido el trabajar con las comunidades. Es complicado porque algunas no tienen constancia, por ejemplo, trabajábamos con una asociación en Puerto Maldonado que se disolvió por conflictos internos.

Luego nos llegó una invitación del PNUD –estaban potenciando negocios locales- para visitar a unas comunidades en Amazonas. Nos pareció genial y con ellos iniciamos un contrato comercial.

suelas caucho ecoamigable
Evea trabaja con familias shiringueras de la selva peruana.

¿Cómo alcanzaron la sostenibilidad económica?

A finales del 2017, Evea comenzó a comercializar los productos. Ha habido todo un proceso de aprendizaje porque el consumidor no está acostumbrado a este tipo de artículos sin impacto ambiental que por lo general tienen un costo mayor, tuvimos que crear una comunidad y dar charlas sobre consumo responsable en institutos, universidades y eventos. También hicimos un trabajo relacionado a los costos para bajar el precio de los calzados que ofrecíamos.

Recuerdo que a veces se me acercaban personas que no tenían ni idea de la moda sostenible, pero cuando le contaba la historia, les encantaba. Poco a poco hemos empezado a informar sobre esto en nuestras redes sociales y hemos notado que cada vez hay más interés.

Empezó a irnos bien a finales de 2019, donde comenzamos a tener ventas mucho más importantes. Pero donde hemos visto que nos ha ido mejor ha sido en la post pandemia, que es un poco contradictorio.

¿Cómo ha cambiado la pandemia el negocio?

Evea ya no vende productos finales, ya no vende zapatos, ya no vende sandalias, ahora solo desarrolla suelas de caucho con impacto para empresas.

¿Ha cambiado de público objetivo?

Sí, hemos pasado de un B2C a un B2B.

¿Cómo llegaron a implementar este cambio?

A principios del 2020 teníamos muchos planes, pero la pandemia lo cambió todo en el sentido de que fueron seis meses en los que no se vendió absolutamente nada porque había cosas más relevantes para las personas. Fue un momento muy complicado para nosotros, entonces decidimos hacer un cambio y dedicarnos a comercializar suelas y huellas, que son las láminas que van debajo de algunos tipos de calzado, también hacemos plantas para sandalias.

Yo no quise abandonar la idea de desarrollar productos finales, por eso decidí fundar Caxacori Studio, aliada de Evea, una empresa que sí hace calzado con impacto. Ya hemos tenido contactos con Canadá, España y Chile, este año hemos empezado a exportar.

¿Qué crees que debería hacer el Estado para apoyar emprendimientos como el tuyo?

Nosotros hemos recibido apoyo del Estado. Consideramos que se debe intensificar el apoyo, no solamente a proyectos sostenibles tipo startup, sino también a los que ya están más acentuados.

También podríamos ser proveedores, pero con un toque especial. Por ejemplo, para el calzado para escolares nosotros podríamos dar las suelas de caucho silvestre, esto nos ayudaría.

zapatos sostenibles ecomoda
Comunidades que trabajan con Evea.

Ya para finalizar, ¿qué consejos les darías a un emprendedor que busca iniciar un negocio socioambiental?

Le diría que debe entender el equilibrio entre sostenibilidad y rentabilidad. Hay proyectos que empiezan con un impacto ambiental y social muy potente, pero que no llegan a concretar la parte rentable. La sostenibilidad es un objetivo que se consigue de a pocos.

El que quiere hacer un emprendimiento con triple impacto tiene que tener en cuenta que debe funcionar en el mercado, no basta con un buen producto.

Total
1
Shares
Post previo
Cómo obtener el RUC Digital en 5 minutos para empezar a trabajar o emprender

Cómo obtener el RUC Digital en 5 minutos para empezar a trabajar o emprender

Post siguiente
empresas sociales peru ejemplo

Pixed: “La pasión por lo que haces te ayudará a alcanzar la sostenibilidad financiera”

Related Posts