Ipluton: “En una edtech los resultados tardan en llegar, y si no es lo que quieres hacer, te puedes desanimar muy rápido”

Ipluton es un preuniversitario virtual en el que se enseña matemáticas, ciencias y humanidades a chicos que ya acabaron o están por finalizar la secundaria y quieren rendir un examen de admisión. La edtech cuenta con más de 100 mil estudiantes en Perú, México y Ecuador.

Sergio Saavedra creció entre auxiliares, profesores, directores y otros agentes que intervienen en la educación del país, por lo que desde siempre tuvo la intención de hacer algo relacionado con el sector.

Mientras se estuvo preparando para ingresar a la universidad, tuvo la idea de crear una academia virtual preuniversitaria, pero la idea no se concretó hasta el 2018, con el apoyo de Diego Cortegana, Adrián Romero y Mijael Saavedra.

Ipluton es un preuniversitario virtual en el que se enseña matemáticas, ciencias y humanidades a chicos que ya acabaron o están por finalizar la secundaria y quieren rendir un examen de admisión.

La plataforma cuenta con un servicio de preparación personalizado para cada universidad, ya sea pública o privada. Se apoya en contenidos grabados que se complementa con clases en vivo en las que los estudiantes refuerzan el conocimiento adquirido.

Actualmente, la edtech cuenta con más de 100 mil estudiantes en Perú, México y Ecuador.

preuniversitario
Ipluton es un preuniversitario virtual en el que se enseña matemáticas, ciencias y humanidades a chicos que ya acabaron o están por finalizar la secundaria y quieren rendir un examen de admisión.

Para “Edtech: Democratizando la educación en Perú”, conversamos con Sergio Saavedra, cofundador y CEO de Ipluton.

¿A qué reto te has tenido que enfrentar como fundador de una edtech?

En una edtech los resultados tardan mucho en llegar, y si no tienen la convicción de que es realmente lo que quieres hacer, te puedes desanimar muy rápido. En mi caso, mi familia tiene colegios, quiere decir que mis amigos han sido profesores, directores y otros agentes educativos, así que el crecer en este mundo influenció de cierta manera en mí y en las cosas a las que yo me dedico ahora.

Uno de los principales retos de las edtech es llamar la atención de los estudiantes o del padre de familia porque hay muchas alternativas tradicionales que siempre han dado resultados, pero nosotros tratamos de convencerlos con pruebas gratis de una semana para que se den cuenta de la diferencia. A las academias tradicionales les llevamos unos 4 o 5 años de ventaja en tecnología y ellas, por más que se han esforzado en ponerse a la par de la virtualidad, no lo han logrado.

Sergio, ¿en qué etapa del proceso de crecimiento consideras que se presentaron mayores dificultades y cuáles fueron?

Uno de los mayores problemas fue que cuando llegó la pandemia vendimos más de lo que podíamos servir. Es difícil cuando no vendes, pero cuando vendes más de lo que puedes servir es un problema mucho mayor.

Los usuarios que utilizan nuestra plataforma se incrementaron en más del 500%. De un momento a otro recibimos más de 5000 estudiantes, entonces fue algo significativo. Tuvimos que escalar la plataforma para aguantar una gran cantidad de usuarios de pago y de usuarios gratuitos. En ese momento llegamos a nuestros primeros 100 mil usuarios registrados entre ambas modalidades, entonces tuvimos que hacer un esfuerzo tecnológico para aguantar todo ese tráfico en simultáneo.

Además, tuvimos un problema en cuanto a la generación de contenido. Nosotros tenemos un estudio de grabación para las clases, así nos aseguramos que es una lección de alta calidad, con buena iluminación, buen sonido y demás. Nos tardamos cuatro meses en superar este desafío y trabajar en la pandemia.

“A las academias tradicionales les llevamos unos 4 o 5 años de ventaja en tecnología y ellas, por más que se han esforzado en ponerse a la par de la virtualidad, no lo han logrado”, asegura Sergio Saavedra, cofundador y CEO de Ipluton.

¿Qué aspectos deberían mejorar en el ecosistema edtech peruano?

Yo creo que todavía hay muchas oportunidades colaborativas a nivel corporativo. A pesar de que se ha mudado gran parte de la operación de la educación al internet, aún se le tiene cierta desconfianza a las empresas digitales porque quizás no conocen los servicios que ofrecen. Lo que faltaría es concientizar a las personas que toman las decisiones en los colegios, en los institutos y/o las universidades de que la edtech no es un reemplazo, si no un complemento perfecto para lo que ellos realizan.

Nosotros damos clases en colegios de Innova School y eso solo se logró porque ellos están convencidos de que el tipo de servicio que ofrece la edtech se complementa con el que ellos dan en sus clases virtuales. Quizás más colegios como esos ayudarían al ecosistema.

Tú hablas de lo que debería hacerse desde el lado privado, ¿y qué hace falta desde el sector público?

He tenido muchas anécdotas con municipalidades. Yo he ido ofreciendo becas, casi todas me han aceptado, pero en las que yo confiaba más me han dicho que ellos las recibían con gusto, pero distribuir las becas implicaba un costo que las municipalidades no están dispuesta a asumir, a pesar de que era un servicio que podía ayudar a chicos de colegios públicos.

Hicimos un trato con la Municipalidad de Lima en el año 2019 por cerca de 10 mil becas, quisimos repetirlo en algunos otros distritos, pero no se pudo justamente porque los municipios tienen ciertas trabas. La lentitud para tomar acción frente a un beneficio real es uno de los mayores problemas de las instituciones públicas.

academia preuniversitaria

Sergio, ¿qué planes de crecimiento tiene Ipluton?

Este año planificamos extender nuestra oferta en México, ahorita tenemos más de 200 estudiantes allí. Este país tiene muchas ventajas: a diferencia de Perú, donde cada universidad tiene un examen de admisión diferente, en México existe el examen estandarizado. Mientras que acá en Perú tenemos que producir contenido para 20 o 24 universidades, en México solo hemos producido contenido para una universidad y es un mercado tres veces más grande que el de nuestro país.

Para este 2022 también queremos abrir nuestros primeros ciclos en Colombia y en Chile.

Por otro lado, tenemos un segmento fuerte de chicos que han acabado la secundaria y que han apostado por nosotros para prepararse para la universidad, pero estadísticamente sabemos que 7 de cada 10 postulantes no ingresan. Entonces, crearemos una escuela de skills digitales donde vamos a enseñar a programar, los volveremos Fullstack y los vamos a posicionar en distintos trabajos.

Ahora estamos en conversaciones con una institución para que valide nuestros certificados de estudio de 5 o 6 meses y empresas que les den la posibilidad a estos junior Fullstack que nosotros vamos a formar.

Para finalizar, ¿qué consejos le darías a un emprendedor que quiere iniciar una edtech en el Perú?

Primero, si es que el emprendedor no conoce mucho de edtech, que se rodee de personas que sí lo sepan. Yo he convivido con directores y profesores y aun así no sabía de educación y una de las mejores decisiones que tomé fue asociarme con personas que tenían 20 años de experiencia en la coordinación de colegios. Los uní a Ipluton para llevar lo tradicional a lo digital.

Total
13
Shares
Post previo

Wempo Academy: “Lo único lo que nos permitió avanzar fue el estar convencidos de nuestro propósito”

Post siguiente

Sigedu: “Soy docente y me siento feliz cuando una institución está utilizando mi plataforma”

Related Posts