Queestudiar: “Iniciar una edtch ha significado hacer realidad lo que a mí me hubiera gustado tener en la adolescencia”

La plataforma de orientación vocacional utiliza inteligencia artificial para que los estudiantes obtengan una evaluación mucho más completa y precisa de las carreras técnicas y universitarias con las que son más compatibles. Actualmente, la plataforma tiene presencia en Perú, Colombia y Paraguay.

Tras graduarse en Negocios Internacionales, Mayra Lazaro tuvo la oportunidad de trabajar en el área de pregrado de una institución educativa. Su función era ayudar a los estudiantes a elegir la universidad que los ayudaría a alcanzar sus aspiraciones académicas.

En las ferias universitarias descubrió un gran problema: muchos adolescentes no sabían lo que querían estudiar, y en lugar de empezar por definir la carrera, iniciaban escogiendo la universidad. Esto, según su experiencia, era la razón por la que durante los primeros ciclos los estudiantes se encontraban perdidos y desconocían sus fortalezas y debilidades.

Así, decidió empezar a apoyar a adolescentes de su barrio. Las charlas vocacionales que brindaba en su casa se hicieron tan solicitadas que se escapaban de sus manos porque debía atender a cada estudiante de manera individual. Como no quería dejar de brindar este acompañamiento es que en el 2019, junto a Joseph Marcilla, desarrolló Queestudiar.

La plataforma de orientación vocacional utiliza inteligencia artificial para que los estudiantes obtengan una evaluación mucho más completa y precisa de las carreras técnicas y universitarias con las que son más compatibles. No se alinea solo con aptitudes, sino que también considera las inteligencias múltiples, vocación, valores profesionales, cualidades personales, personalidad, entre otros aspectos.

Actualmente, la plataforma ya ha ayudado a cerca de medio millón de estudiantes a encontrar su vocación y además ya tiene presencia en Perú, Colombia y Paraguay.

test vocacional

Por “Edtech: Democratizando la educación en Perú”, conservamos con Mayra Lazaro, CEO y confundadora de Queestudiar.

En estos tres años de Queestudiar, ¿a qué dificultades se han enfrentado?

Al inicio tienes las mayores dificultades. Cuando empiezas a tocar puertas, no tienes todas las credenciales para respaldar tu servicio, entonces tienes que juntar un equipo que te proteja, que sea bueno y que confía en ti y en tu visión.

Al principio también es importante rodearte de otras personas con otros conocimientos, sobre todo cuando es un proceso de ciencia. Además de la tecnología, nosotros utilizamos la psicología y yo no soy psicóloga, y aunque siempre tuve amor por esta profesión, tuve que rodearme de las personas correctas que tenían estas capacidades para tener credenciales.

Startup Perú nos apoyó mucho, nos permitió trabajar con el Gobierno. Eso nos dio un sello de calidad porque para trabajar con el sector público tienes que pasar muchos filtros y estándares. Todo esto nos fue abriendo puertas, pero fue un desafío.

¿Cómo influyó la pandemia en tu edtech?

La pandemia aceleró el proceso de adecuación a la tecnología. Hay colegios que son pioneros, que ya tienen una estructura que le da importancia no solamente a las notas, sino también a las habilidades blandas y con ellos ya veníamos trabajando, pero la pandemia nos ayudó a que colegios que todavía no estaban dirigidos hacia eso nos empezaran a buscar.

El desafío fue ser muy rápidos para abastecer el servicio. Nuestro crecimiento fue alrededor del 300%, es por eso que también llegamos al medio millón de perfiles vocacionales. También pasó que nos empezaron a buscar estudiantes que ya habían terminado la secundaria, entonces tuvimos que buscar instituciones para que los patrocinen porque nosotros solo trabajamos con colegios.

Mayra, ¿qué ha significado para ti iniciar este emprendimiento?

Iniciar Queestudiar ha significado hacer realidad lo que a mí me hubiera gustado tener a esa edad. Con mi socio queríamos hacer más accesible la educación y sobre todo brindar oportunidades, y lo estamos logrando porque tenemos varias historias de éxito. Una de ellas es de un estudiante que cuando llegamos al colegio, el profesor nos decía que lo excluyamos del proceso porque sacaba malas notas, pero se le dio la oportunidad de hacer la evaluación y nos dimos cuenta de que era muy bueno en otras áreas que no tenían nada que ver con las notas, era muy creativo y tenía mucha pasión por ayudar a los demás.

Este proceso de autoconocimiento les da la oportunidad a ellos de reevaluarse y saber quiénes son, que no se dejan llevar por el estigma de las notas.

En pandemia, Queestudiar alcanzó el medio millón de perfiles vocacionales.

¿Qué aspectos consideras que se deberían mejorar en el ecosistema?

A raíz de la pandemia hay más inversión en el ecosistema edtech, es más fácil tocarle las puertas a las instituciones corporativas y que te ofrezcan la posibilidad de tener reuniones. Sin embargo, creo que lo que deberíamos cambiar es el poder trabajar en conjunto con otras empresas del sector y llevar todo a un nivel más alto, hacer soluciones de la mano, lo que ayudaría mucho a mejorar el ambiente educativo.

¿Qué le falta hacer al Estado y a la empresa privada para apoyar startups educativas?

Yo siento que el Estado ha estado apoyando mucho a las empresas, lo que más falta es difusión. Muchos emprendedores me han preguntado si conozco alguna iniciativa y yo los he orientado, pero me sorprende que no las conozcan. Hace falta decir lo que hacen y por qué lo hacen porque al inicio no sabes nada.

En la siguiente etapa, cuando ya necesitas levantar fondos, hace falta capital que no solo apoye a las startups en su etapa inicial, sino tener algunos programas para las empresas que quieren crecer más.

Y de parte de la empresa privada, ahora ya tienen más apertura a trabajar contigo, pero lo que sí podríamos mejorar es el tema de apoyo en temas de concursos abiertos. Me han contado que a veces se hacen concursos abiertos, pero los términos y condiciones no son muy favorables para los emprendedores, entonces debe haber equidad.

¿Cuáles son los planes a futuro para Queestudiar?

Actualmente estamos en Perú, Paraguay y Colombia. Ahora queremos seguir implementando mejoras para los estudiantes y para los colegios, seguir internacionalizando y lograr tener mayor posicionamiento en otros países. En Perú estamos en casi seis mil colegios, pero en otros países queremos posicionarnos mucho más fuerte con la ayuda de otras instituciones educativas.

También buscamos generar alianzas con otros emprendimientos que trabajan en educación para penetrar más mercados internacionales.

Para finalizar, ¿qué consejo le darías a un emprendedor que quiere iniciar una edtech en el Perú?

Primero, que examine en realidad por qué lo quiere hacer, que conozca su visión, que evalúe el mercado y qué quiere alcanzar. Si de verdad no es una visión y solo quiere subirse al barco, no lo va a hacer realidad.

También hay que evaluar la propuesta de valor y el público, si le va a vender a empresas o a personas, trabajar en el go to market.

Total
3
Shares
Post previo
Osiptel: Más de 459 mil líneas móviles cambiaron de operadora en enero de 2022

Osiptel: Más de 459 mil líneas móviles cambiaron de operadora en enero de 2022

Post siguiente

Musa: “El Estado debe generar pequeños laboratorios que impulsen la tecnología de los emprendimiento a un precio accesible”

Related Posts