Sigedu: “Soy docente y me siento feliz cuando una institución está utilizando mi plataforma”

En dos años, Sigedu pasó de tener cinco a 750 clientes. Actualmente es una plataforma que brinda herramientas tanto educativas como administrativas, pues permite realizar exámenes, subir calificaciones y controlar la asistencia, así como pagar pensiones y enviar mensajes de texto masivos.

Henry Llanos es docente e ingeniero de sistemas. Desde siempre tuvo la idea de fusionar estas dos disciplinas, por ello es que en el 2008 fundó la empresa Cisev IERL, donde desarrollaba plataformas virtuales y recursos educativos para colegios, institutos y universidades.

Años después, una colega los contrató para crear la plataforma del colegio en el que trabajaba. En conversaciones con ella se les ocurrió dejar de venderla y ofrecer el servicio de la herramienta como tal, así fue como en el 2014 nació Sigedu.

Con el apoyo de la incubadora Wayra, Sigedu se convirtió en una plataforma que brinda herramientas tanto educativas como administrativas. Permite realizar exámenes, subir calificaciones y controlar la asistencia, además de pagar pensiones y enviar mensajes de texto masivos, entre otras funciones.

plataformas educativas
“Soy docente y me siento feliz cuando de repente voy a algún lugar y veo que una institución está utilizando mi plataforma”, comenta Henry Llanos, CEO y cofundador de Sigedu.

Durante su primer año, la plataforma solo logró contar con 5 colegios, pero el crecimiento fue rápido pues en el 2016 ya contaban con 750 clientes. A esto se sumaron las 5 mil instituciones públicas que empezaron a cubrir gracias a un convenio con Bitel.

Por “Edtech: Democratizando la educación en Perú”, conversamos con Henry Llanos, CEO y cofundador de Sigedu.  

¿En qué etapa de crecimiento de Sigedu consideras que hubo mayores dificultades?

Al principio. Cuando empezamos no se hablaba de redes sociales y de educación a distancia, las instituciones no entendían la necesidad de ese tipo de herramientas, era un poco complicado calar allí.

Lo que hicimos fue tocar las puertas de varios colegios, conseguíamos una cita y hacíamos una demostración, pero nos tomó mucho tiempo encontrar a nuestro primer cliente. Esto empezó en Ancash y Puno, pero en el 2016 nos establecimos en Lima y llegamos a tener algunos contratos importantes como el de Bitel, que nos proveía la plataforma para más de 5000 instituciones educativas.

Nos contactaban más colegios públicos que privados, pero el problema es que ellos no tenían dinero para pagar. Entonces fue cuando comenzamos a contactarnos con asociaciones de instituciones educativas, empezamos a visitar a esos grupos, así dimos el salto. Desde el 2017 los clientes empezaron a llegar solos.

De lo que nos ofrecía Bitel, el 99% eran colegios públicos y darles este tipo de soluciones en el 2016 era ganarse problemas, incluso nos llegaron a denunciar por acoso laboral, diciendo que insistíamos en que los profesores utilicen este tipo de plataformas, que no le encontraban sentido, también nos decían que estamos incentivando a los estudiantes a utilizar celulares en las instituciones educativas. Había todo un prejuicio sobre la tecnología.

sigedu historia
Sigedu permite tanto realizar exámenes, subir calificaciones y controlar la asistencia como pagar pensiones, enviar mensajes de texto masivos, entre otras funciones.

¿Y qué ocurrió cuando llegó la pandemia?

En el 2016, debido a todo el crecimiento que tuvimos, se presentaron muchos problemas en la plataforma por varias razones, una de ellas era que no conseguíamos ingenieros que pudieran trabajar con tanto volumen de personas conectadas. Por esto, decidimos reestructurar todo en el 2017.

A partir del 2018 empezamos con más fuerza, teníamos menos instituciones, pero todo iba subiendo poco a poco.

En el 2020 llegó la pandemia y muchos de los colegios públicos y privados que nos habían dejado, regresaron. Ahora sí bastantes colegios necesitaban plataformas para realizar sus clases virtuales, ellos mismos nos pedían capacitarse para aprender a usar Sigedu, nos decían que les compartamos manuales, entre otras cosas.

Henry, ¿qué ha significado para ti iniciar una edtech?

Al margen de que profesionalmente estaba estable, siempre quise hacer algo distinto y liderar mi propio proyecto. Sigedu nació por una necesidad de servir, quería dar soluciones a instituciones educativas, veía que los colegios necesitaban plataformas.

Soy docente y me siento feliz cuando de repente voy a algún lugar y veo que una institución está utilizando mi plataforma. Cuando eso pasa sientes una satisfacción grande.

¿Qué crees que le hace falta hacer al Estado para impulsar startups educativas?

Le falta invertir más en educación y contratar personal adecuado, personas que puedan innovar y marcar la diferencia. Hay gente buena en el Perú, pero a veces en el Estado no encontramos a ese tipo de profesionales, ese es el gran detalle de los trabajadores en el sector público. La meritocracia siempre debe estar por delante.

También hace falta crear centros de innovación para financiar al emprendedor. Está bien lo que hace Startup Perú, pero hace falta seguir avanzando.

sigedu plataforma
Sigedu inició en Ancash y Puno, pero en el 2016 se establecieron en Lima.

Henry, ¿cuáles son los planes a futuro de Sigedu?

Nuestra meta siempre ha sido salir al extranjero, queremos ser una plataforma a nivel global, pero plasmarlo en la vida real es complicado. Este año sí vamos a salir, tenemos instituciones que utilizan nuestra plataforma en varios países como Chile, Argentina, Colombia y México, pero buscamos aumentar el volumen de colegios.

Para terminar, ¿qué consejos le darías a un emprendedor que quiere iniciar una edtech en el Perú?

Yo siempre les digo a los jóvenes que hay etapas complicadas al momento de hacer empresas, y esto te desanima, pero lo importante es seguir hasta el final. Si quieres lograr algo, depende de ti.

Total
1
Shares
Post previo

Ipluton: “En una edtech los resultados tardan en llegar, y si no es lo que quieres hacer, te puedes desanimar muy rápido”

Post siguiente
udocz historia

uDocz: “Más que crecer en usuarios, las edtech necesitan enfocarse y medir su impacto constantemente”

Related Posts