Luteach: “Estado y empresa privada pueden trabajar alineadamente para mejorar la educación” 

luteach

Luego de tres años, Luteach ya ha contado con 100 tutores que han brindado clases en sus tiempos libres a más de 700 estudiantes no solo del Perú, sino también de India, Alemania y Estados Unidos.

Javier Barreda, Humberto Bernal y Amaru Escalante son tres estudiantes universitarios de ingeniería que desde los primeros ciclos se encontraron con un problema: varios compañeros fueron a trica –desaprobaban una misma materia por tres veces y debían ser separados por un año de la institución educativa– por no haber podido acceder a un curso de reforzamiento.

En medio de este contexto es que en el 2019 decidieron iniciar Luteach, una plataforma que conecta a estudiantes que han aprobado un curso con quienes tienen problemas para hacerlo, así los luteachers, los tutores de la plataforma, generan ingresos y mejoran sus habilidades blandas mientras que los estudiantes logran aprobar sus cursos satisfactoriamente, conocen nuevas personas y se desenvuelven en comunidad.

Luego de tres meses, la edtech ya ha contado con 100 tutores que han brindado clases en sus tiempos libres a más de 700 estudiantes no solo del Perú, sino también de India, Alemania y Estados Unidos.

Para que los tutores sean aceptados deben pasar por un proceso de tres pasos. Primero, es necesario comprobar que son estudiantes universitarios. Segundo, deben acreditar que han aprobado satisfactoriamente el curso que desean impartir. Y por último, los usuarios de la plataforma deciden, luego de recibir una clase modelo gratuita, si están conformes con la metodología del luteacher.

edtech luteach
Humberto Bernal, Amaru Escalante y Javier Barreda, los fundadores de Luteach.

Para el especial Edtech: Democratizando la educación en Perú, conversamos con Javier Barreda, cofundador y CEO de Luteach.

¿Qué ha significado para ti iniciar una edtech?

Es súper apasionante, es una montaña rusa con muchas subidas y bajadas, pero lo más loco es que estoy emprendiendo en un sector con el cual me siento muy cercano porque lo vivo día a día. Soy universitario, entonces el poder emprender en una startup que está dedicada a estudiantes universitarios tiene un feeling peculiar que me agrada bastante y lo disfruto porque aprendo mucho.

Estudio ingeniería ambiental y Humberto y Mario estudian ingeniería electrónica, pero todos hemos tenido que aprender a hacer todo. Por ejemplo, al inicio nuestros flyers no eran muy bonitos y tuvimos que aprender un poco de diseño y otras cosas como la programación. Nosotros empezamos vendiendo por Whatsapp, Facebook e Instagram. Después de un año y medio decidimos dar un pasito más allá y nos mudamos un mes a Punta Hermosa para aprender a programar y armar una plataforma.

¿En qué etapa del proceso de crecimiento consideras que se presentaron mayores dificultades y cuáles fueron?

Creo que cuando ya estás con un producto que se está vendiendo, el reto es lograr la famosa recompra, porque si no hay una recompra, no estás creciendo como empresa, crees que tienes nuevos usuarios, nuevos clientes, más ventas, pero no estás manteniendo tu flujo antiguo. Este es el principal problema, por así decirlo, que nos costó afrontar.

El segundo es el escalamiento. Si bien ya hemos podido validar nuestro servicio y lograr la recompra, nos falta escalar, y para hacerlo es necesario crear un producto que sea replicable tanto acá en Perú como también en otras partes del mundo, de manera súper rápida y eficiente.

Queremos concentrarnos ahora en el escalamiento de la plataforma y, por eso mismo, el siguiente mes Humberto y yo estaremos viajando a Suiza porque hemos sido seleccionados para un proceso de aceleración de 5 meses.

¿Cómo ha impactado la pandemia en Luteach?

Si bien entiendo que es complicada la educación a distancia por muchos motivos, para Luteach ha sido una ventaja el pasar a la virtualidad y reducir algunos dolores que teníamos, como la seguridad y el tiempo.

Antes de la pandemia nuestro servicio era presencial, entonces teníamos estudiantes que iban a casas de otras personas que no conocían y viceversa, y siempre estaba el tema de la seguridad. Esto se redujo completamente en la virtualidad.  

Por otro lado, habían luteachers que tomaban el Corredor durante dos horas, dictaba una clase, luego el Corredor tardaba tres horas en llegar a su casa por el tráfico y al final gastaban 7 horas de su tiempo para dictar solo dos horas de clase; en cambio, en la virtualidad el luteacher puede conectarse desde su casa, enseñar dos horas y después seguir con sus cosas.

Respecto a la empresa, crecimos el 110% en el 2020 en comparación con el 2019, pudimos dictar casi el triple de clases en la virtualidad al 100%. Asimismo, tuvimos que adaptarnos a varias cosas, no sabíamos usar Zoom, empezamos a ver el tema de las licencias, las grabaciones de las clases, la oferta de features especiales para las personas que se suscribían a la plataforma y más.

pasar curso universidad tutores luteach

¿Qué consideras que le hace falta tanto al Estado como a la empresa privada para seguir impulsando startups educativas?

Para lograr que el Perú tenga un buen nivel en todo sentido, el camino no es necesariamente regular el mercado en el sentido de poner más trabas a las empresas, sino impulsarlas para que haya más innovadores, más gente pensando.

Desde ambos sectores debe haber mejor comunicación y dejar a un lado la polarización, el pensar que hay malos y buenos, y empezar a creer que Estado y empresa privada pueden trabajar alineadamente para solucionar un gran problema como la educación. Ese es el camino: trabajar colaborativamente bajo objetivos medibles.

Javier, ¿cuál sería el futuro de la industria edtech en el Perú?

Muchas veces he escuchado que el tema de educación debe ser tratado por el Estado y que es un sector complicado. Previamente al programa que te comenté de Suiza, hubo 10 semanas de preparación online para ver quiénes eran seleccionados para viajar, los inversionistas alemanes nos decían que en su país no se invierte tanto en edtech porque la educación tiene una función muy grande por parte del Estado. Sin embargo, en Latinoamérica cambia un poco esto y se necesitan esfuerzos no solo del sector público, sino también del sector privado. Es así que considero que hay un auge en apostar por la educación y mejor aún por educación que tiene tecnología y es personalizada, porque el futuro de la educación es personalizar la experiencia y que los estudiantes entiendan que ellos son los protagonistas de las clases.

Luego de la personalización, hay un futuro importante en lo que es la ramificación, poder hacer más lúdica la experiencia y que los profesores no solo se pasen dando información, sino que también acompañen emocionalmente a los estudiantes. Hay muchas carencias que no necesariamente son intelectuales, hay otros valores o virtudes que tienen los alumnos que podrían ser explotadas.

Veo que año tras año se invierte más y hay más rondas de inversión para startups de educación, así que el futuro es prometedor. El mercado también crece porque cada vez hay más estudiantes que apuestan por la educación online.

Además del viaje a Suiza para lograr el escalamiento, ¿qué otros planes tiene Luteach?

Nosotros buscamos que Luteach pueda ser usado no solo por estudiantes del Perú y otras partes de Latinoamérica, sino también por personas que hablan inglés.

Queremos incluir una pasarela de pagos con geolocalización que permitirá que los luteachers puedan ganar de acuerdo a donde se encuentran, como ocurre con Uber. Esto es importante porque muchas veces las empresas tienen costos en dólares, pero acá en Perú todo entra en soles.

También nos interesa mejorar el tema del feedback, pues cuando un usuario te dice ‘me gustaría que tu plataforma las mejores de esta forma’ y tú no lo haces, estás perdiendo la confianza del usuario para que la siguiente vez te diga la verdad sobre las cosas que no le gustan; en cambio, si tú modificas el aspecto que le desagrada, le haces entender que su opinión es importante para el crecimiento de la empresa, pero que más importante aún es mejorar su experiencia.

¿Qué consejos le darías a un emprendedor que quiere iniciar una edtech en el Perú?

Como lo mencioné al inicio, le diría que es muy apasionante todo el camino. No hay ningún mapa escrito o con una ruta fija que te diga que por acá tienes que ir, sino que tú necesitas ir descubriendo los métodos que mejor se adapten a tu modelo de negocio.

También le diría que debe conversar todas las semanas o las veces que sean necesarias con los usuarios que van a usar su plataforma, ya que finalmente ellos son el motor y el motivo por el que la startup funciona.

Por último, aconsejaría validar el problema y evaluar qué otras soluciones o alternativas hay alrededor. Cuando entrevisten a sus usuarios, es importante escucharlos antes de proponer algo.

Total
1
Shares
Post previo
code en mi cole edtech

Code en mi Cole: “Las edtech queremos un ecosistema en el que se puedan crear más empresas tecnológicas”

Post siguiente
silabuz

Silabuz: “El reto sigue siendo generar aprendizaje real a través de herramientas digitales”

Related Posts