Grupo Sydney: confeccionando sueños en algodón

Redacción PQS
Probablemente, alguna de tus prendas de algodón tenga una etiqueta con la marca Sydney. Tal vez una pijama que te obsequiaron en Navidad o ese par de medias con el que asististe a tu primer día de clases. Hoy compartimos contigo la gran historia detrás de una de las marcas peruanas que forman parte de tu vida.

Probablemente, alguna de tus prendas de algodón tenga una etiqueta con la marca Sydney. Tal vez una pijama que te obsequiaron en Navidad o ese par de medias con el que asististe a tu primer día de clases. Hoy, PQS quiere compartir contigo la gran historia detrás de una de las marcas peruanas que forman parte de tu vida.

Pablo Virgilio Guerrero, fundador del grupo Sydney, es un emprendedor que demuestra que ningún obstáculo es más grande que las ganas de salir adelante.

Don Virgilio no tenía capital suficiente para sobresalir, sin embargo, no se dejó amilanar por las adversidades y gracias a su habilidad en la costura logró forjar un exitoso grupo textil.

En su época, la utilización de máquinas de coser era toda una novedad, pero él aun no sabía cómo manejar la nueva tecnología. La mayor preocupación de las fábricas era que personas inexpertas pudieran arruinar los equipos.

“Si malogro una de las maquinas, yo la pago” fue lo que tuvo que prometer el emprendedor antes de ingresar al mundo de la confección industrial.

“Cuando algo te gusta, haces todo lo posible para lograrlo”

Es así que logró ahorrar dinero y en 1974 decidió abrir su propio centro de confección con apenas dos máquinas de coser. Con el tiempo, las máquinas, los colaboradores y los ingresos fueron aumentando gracias a la producción de ropa de algodón de calidad.

Para Don Virgilio, lo más importante es presentar productos de calidad. Además, confiesa que jamás pensó ser tan exitoso. “Ni yo mismo sé mi secreto. En realidad es un conjunto de secretos y me tomaría mucho tiempo contarlos”, comenta.

“Para mí, el verdadero éxito está en creer en el todopoderoso”

¿Por qué Sydney? La marca se colocó en reconocimiento a la ciudad de Sydney en Australia, a la cual fue invitado Don Virgilio, quien al quedar encantado por el orden, la limpieza y la responsabilidad de los habitantes quiso replicar esa filosofía en su empresa.

Total
0
Shares
Post previo

Retenciones, Detracciones y Percepciones

Post siguiente
MEF alista medidas para que economía crezca más de 4%

Banco Mundial: Perú muestra reactivación en economía, consumo e inversión

Related Posts

Tullpi: el nuevo ábaco de los niños

Si en tu época la única manera de aprender matemáticas era a través de cuadernos y libros, hoy gracias a la tecnología, tus hijos pueden aprenderla a tráves de una combinación perfecta: elementos tangibles + tecnología. Con Tullpi los niños utilizan unas simples tapitas de botellas para resolver interactivamente retos matemáticos.

Redacción PQS
Leer más
Total
0
Share