Completa la rutina de maquillaje: labios, ojos y tu estilo personal

Continuando con nuestro post anterior, veremos ahora los siguientes pasos para un maquillaje completo

Por: Mariana Rey

Continuando con nuestro post anterior, veremos ahora los siguientes pasos para un maquillaje completo, ya sea para el día a día o para un look más formal o elaborado. 

Y es que, aunque muchos creen que el maquillaje es solo para ocasiones especiales o que demanda mucho esfuerzo, en realidad con unos pequeños toques puedes lograr lucir muy linda y natural súper rápido, gracias a un maquillaje sencillo, para usar todos los días, que resaltará tus mejores facciones y complementará tu look, sin tomarte mucho tiempo.

Una regla que hay que tener en cuenta siempre al maquillarse es buscar una armonía en toda la cara.  La idea es que elijas cuál será el foco que quieres resaltar, ya sean los ojos o la boca. No maquilles demasiado ambas partes: recuerda que menos es más.  Así, si decides usar un color llamativo en los labios (rojo, coral, burgundy o guinda, etc.) no le des tanto énfasis a tus ojos, y maquíllalos con tonos más sobrios (marrones, dorados, beige, etc.). 

Lo mismo en el sentido opuesto: si quieres lograr un efecto impactante en los ojos y hacerlos los protagonistas, usa colores más naturales en los labios para lograr un equilibrio en todo tu rostro.

Te dejamos ahora pasos sencillos a seguir para lograr un maquillaje diario y uno más elaborado:

Si buscas algo rápido y para tu día a día, te recomendamos aplicarte máscaras de pestañas: es un pequeño detalle que dará un gran cambio a tu mirada. Si lo deseas, también puedes delinearte los ojos con un trazo delgado, solo en el párpado superior y un color no tan oscuro, como dorado o marrón: eso agrandará tus ojos, sin darte una imagen muy producida. Luego, para los labios, puedes usar tonos naturales o suaves como guinda, rosado claro, o tal vez solamente gloss o brillo labial. Si te animas, puedes probar tonos un poco más vibrantes como rojo, coral o fucsia, siempre que tus ojos no estén muy maquillados, para mantener un equilibrio total en la cara. El último paso es el rubor: elige un tono que sea parecido al tono de tu piel, pero que igual genere un contraste: si tu piel es morena, opta por los marrones o naranjas; si tu piel es blanca, prueba con un rosado. Lo ideal es que lo apliques con una brochita, que generalmente viene con el producto. Para saber dónde pintarte, intenta sonriendo de manera natural, y donde sientas los huesos de tus pómulos, aplica ahí el rubor de adentro hacia afuera.

Y listo! En solo unos minutos estarás lista para comenzar tu día.

Cuando quieras algo más sofisticado, para salir de noche o para una ocasión especial, te recomendamos usar sombras: escoge algún color predominante y combínalo con  otros tonos más sobrios. Ten cuidado de no pintarte demasiado los ojos y siempre fíjate en tu look completo (maquillaje + ropa),… ¡no queremos que parezca un disfraz! De nuevo, ¡menos es más!

No se trata de aplicarlas en cualquier lugar del párpado, la función de las sombras es resaltar los ojos, dándoles profundidad, con tonos oscuros en ciertas zonas e iluminando otras con tonos claros; siempre empieza con los más claros en la parte interna del párpado, y aplica los más oscuros hacia afuera y arriba.  Además, te recomendamos siempre colocar un “punto de luz” en el lagrimal y justo debajo de la ceja, con una sombra blanca o beige. 

Recuerda que no es necesario que el color de tus sombras sea exactamente igual al de tu ropa, prueba jugar con estas teniendo en cuenta otros factores como los accesorios que utilizaras, o simplemente los colores que sabes que te quedan bien.

Después de las sombras, completa tu mirada con delineador, esta vez úsalo tanto arriba como abajo, y con un color más intenso: si eres clásica preferirás el negro; si eres más atrevida, anímate a usar otros colores en armonía con las sombras que elegiste.

Espero que ahora tengas más clara la rutina del maquillaje. No es nada complicado, al contrario, verás que irás aprendiendo y que vale la pena dedicarle unos minutos. Atrévete a probar detalles nuevos –con tiempo, ¡no cuando estés a punto de salir!, y lograrás resaltar tus mejores facciones y complementar tu estilo personal. 

 

 

Total
0
Shares
Post previo
regidores

PQS TV: Jóvenes postulantes a regidores

Post siguiente

La tacha conyugal es el camino del despropósito

Related Posts

Yo, ¿soy feo?

 ¿Soy bonita? ¿Soy feo? ¿Qué piensan los demás de mí? ¿Quedaré bien? Estas y muchas otras preguntas pasan constantemente por las cabezas de muchas personas, sobre todo adolescentes, para quienes la imagen es muy importante, porque verse guapo o bonita les da seguridad en sí mismos y los “ayuda” a enfrentar los ambientes en los que se mueven.

Leer más