Y para ir a trabajar… ¿qué me pongo?

A veces creemos que necesitamos mucha ropa para tener qué ponernos para trabajar los 5 días de la semana. Pero lo cierto es que con algunas piezas básicas podemos lograr muchas y exitosas combinaciones. Conoce los básicos para armar cientos de looks.

Por Mariana Rey

A veces creemos que necesitamos mucha ropa para tener qué ponernos para trabajar los 5 días de la semana. Pero lo cierto es que con algunas piezas básicas podemos lograr muchas y exitosas combinaciones.

Ten en cuenta que cada empresa tiene un propio “dress code”, así que es importante que conozcas el de tu lugar de trabajo, para que nunca desentones.

Además de ser útil para armar looks más fácil, contar con algunas prendas básicas o “clásicas” – ojo: clásicas pero actuales, ¡no de hace 10 años! – te ayudará a comunicar más autoridad y credibilidad en el trabajo que si vistes solamente con prendas muy modernas o “trendy”.

Apunta cuáles son las prendas indispensables, combínalas entre sí y  agrégale luz y color con accesorios o detalles que reflejen tu estilo personal.

  1. Pantalón negro y beige (o falda)
  2. Blusa blanca
  3. Blazer negro y/o azul marino
  4. Tacones: negros y nude (por ejemplo stilettos)
  5. Ballerinas: cuida que sean elegantes y adecuadas para ir a trabajar
  6. Vestido negro

¡Mira todas las combinaciones que puedes lograr!

Total
0
Shares
Post previo
periodista, empresa, PR, relaciones, relaciones públicas

10 cosas que debes evitar para que tu empresa tenga una buena relación con periodistas

Post siguiente
premio, américa latina, medio ambiente, ecosistema

[VIDEO] ¿Qué son los premios “Latinoamérica Verde”?

Related Posts

¿Mamá trabajadora? 5 consejos para aprovechar el tiempo con tus hijos

Soy una mamá trabajadora y si estás en mi lugar debes haber pasado por un momento en el que te sientes criticada/ juzgada por no dedicarte a tiempo completo a tus hijos (así sea que la crítica viene de  ti misma). Pero si tienes que trabajar y, más aún, te encanta lo que haces, como es mi caso, no significa que tienes que sacrificar la relación con tus hijos.

Leer más