¿Cómo será el clima de negocios en el resto del 2022 y 2023? – Por: Teodoro Crisólogo Grández, economista senior del IPE

¿Cómo será el clima de negocios en el resto del 2022 y 2023? - Por: Teodoro Crisólogo Grández, economista senior del IPE
Foto: Andina

“Pese al contexto más retador, resulta necesario que los negocios puedan aprovechar las oportunidades que ofrecen los escenarios de crisis”, afirmó Teodoro Crisólogo Grández, economista senior del IPE.

Poco más de dos años después de iniciada la pandemia, las empresas en el Perú vuelven a enfrentarse a un entorno complejo y retador para hacer negocios. Las expectativas de desaceleración de la economía, los mayores costos de financiamiento y la elevada incertidumbre regulatoria vienen creando condiciones poco favorables para la expansión de las ventas y la ejecución de nuevas inversiones.

Esta lectura es consistente con el continuo deterioro de los indicadores de expectativas empresariales sobre la economía a corto y mediano plazo que inició en abril de 2021, los cuales se encuentran en niveles solamente registrados en episodios de crisis como las del 2008 y 2020.

La menor confianza empresarial anticipa un limitado dinamismo de la economía debido a una serie de factores. En el caso del consumo, si bien se han aprobado medidas que brindarán ingresos extraordinarios – como los retiros de AFP y CTS, y la entrega de bonos alimentarios –, las mayores presiones inflacionarias en los últimos 25 años han erosionado significativamente la capacidad de compra de los hogares a lo largo del 2022.

Asimismo, el mercado laboral continúa recuperándose a través de empleos con bajos salarios. Solo en Lima Metropolitana, casi un tercio de los trabajadores no pueden cubrir el costo de una canasta mínima, mientras que aquellos con empleos informales registran un retroceso de sus salarios reales de 13% con respecto al 2019. Esta situación difícilmente se revertirá debido a las perspectivas negativas que se tienen para la inversión privada, la cual registraría un retroceso promedio de 2% entre el 2022 y 2023, según cálculos del IPE.

El incremento de los costos de financiamiento es también otro factor que afectará al clima de negocios. Las tasas de interés están subiendo a nivel global y el Perú no ha sido la excepción. Más aún, la Encuesta de Condiciones Crediticias del Banco Central de Reserva (BCR) muestra que la oferta de créditos empresariales será mucho más restrictiva hacia el cierre del 2022, principalmente para la micro, pequeñas y medianas empresas.

A esto se le suma la reciente aprobación de regulaciones laborales que vienen materializándose en mayores costos de contratación formal. En particular, la prohibición de la tercerización laboral podría inclusive perjudicar la recuperación de miles de micro y pequeñas empresas que han logrado convertirse en proveedores de servicios especializados para negocios de mayor tamaño.

Sin embargo, algunos factores podrían tornarse más positivos para el clima empresarial hacia el 2023. La disipación gradual que se vienen registrando en los cuellos de botellas logísticos a nivel mundial anticipa una moderación en los costos de insumos importados. El índice de presiones a las cadenas globales de suministro elaborado por la Reserva Federal de Nueva York llegó en julio de 2022 a su nivel más bajo de los últimos 18 meses.

Además, el surgimiento de la COVID-19 ha acelerado algunas tendencias al interior del país vinculadas a la conectividad digital de los hogares y la inclusión de la población en el sistema financiero. En Cusco, Madre de Dios y Tumbes, la proporción de familias con acceso a internet fijo aumentó de 23% en 2020 a 43% en 2021. En el mismo periodo, el porcentaje de adultos con cuentas bancarias se incrementó de 41% en 2020 a 51% en 2021 en promedio en regiones como Pasco, Moquegua y La Libertad. Ambos resultados podrían facilitar, por ejemplo, la apertura de nuevos mercados para el comercio electrónico, la prestación de servicios empresariales a larga distancia, el incremento en la cobertura de aplicaciones digitales, ente otros.

Pese al contexto más retador, resulta necesario que los negocios puedan aprovechar las oportunidades que ofrecen los escenarios de crisis para convertirse en empresas cada vez más competitivas.

Columna de opinión por Teodoro Crisólogo Grández, economista senior del Instituto Peruano de Economía (IPE)

Total
6
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Exportación de maracuyá y sus derivados crecería 17% este año, estima ADEX

Exportación de maracuyá y sus derivados crecería 17% este año, estima ADEX

Post siguiente
BCRP eleva tasa de interés de referencia a 6.50%

BCRP eleva tasa de interés de referencia a 6.50%, su mayor nivel desde 2009

Related Posts