De todo, como en botica – Por Luis Fernando Nunes

De todo, como en botica – Por Luis Fernando Nunes
Imagen: Pixabay

“A veces, la botica también incluye algunas paradojas o contradicciones, como por ejemplo que un Premier vaya al Congreso a pedir la confianza, en un país donde nadie confía en nada ni en nadie”, afirmó el analista político Luis Fernando Nunes.

“De todo, como en botica“. El “Diccionario de uso del español”, de María Moliner (1998), recoge esta frase, rescatada a su vez de José María Sbarbi en su “Gran diccionario de refranes de la lengua española” de 1943, y que evoca todo almacén o tienda en general, tal cual como los franceses con su voz boutique.

En el Perú también la utilizamos de modo coloquial para referirnos a que “hay de todo”, no solo en una tienda sino también en la coyuntura que nos toca vivir. Y a veces, la botica también incluye algunas paradojas o contradicciones, como por ejemplo que un Premier vaya al Congreso a pedir la confianza, en un país donde nadie confía en nada ni en nadie, como lo viene recogiendo hace años el Barómetro de las Américas.

Otro caso es el de los ministerios y los gobiernos subnacionales, que piden y piden más recursos –antes de fin de mes debe aprobarse el Presupuesto General 2023–, pero luego no lo ejecutan ni al 50% y deben devolver lo restante al MEF.

¿Y cómo hacemos con un Premier misógino y que insulta a los niños del propio distrito donde vive? Y para ponerle la cereza al pastel, los distritos que poseen los maravillosos minerales peruanos, reciben millones de soles en canon pero sus comunidades siguen sin servicios de agua y desagüe, sus escuelas se caen a pedazos pero tienen monumentos al delfín o plazas de toros que superan en mucho su capacidad, en relación a los habitantes de esos lugares.

Por eso, hoy nuestra columna resalta estas situaciones, más aún con la visita de la Misión de Alto Nivel de la OEA, donde los Comisionados han quedado maravillados con el Salón Dorado del Palacio de Gobierno o la entrada al Palacio de Justicia, aunque en su interior conviva la corrupción con el poder y leyes acomodaticias y con zonas grises, que permiten varias interpretaciones y nos ponen en conflicto permanente, según los intereses de cada grupo.

Cuando el vicecanciller argentino regrese a su país –el Canciller no vino o “arrugó”, como se dice en criollo– y le pregunten qué pasa en el Perú, seguro dirá: “Che, pasa lo mismo que acá, están con La Grieta (lo que indica que ambos países están profundamente divididos social y políticamente)”.

Podríamos dar muchos más ejemplos, pero culminaremos con otro que está a la orden del día: desde el domingo 20 y hasta el 18 de diciembre solo vivimos y respiramos fútbol, así nuestra selección no haya logrado ser clasificada.

Gamarra vende centenares de camisetas argentinas, brasileras, ecuatorianas, uruguayas y mexicanas, haremos parrillas, tomaremos vino del sur, caipiriña o tequila, desayunaremos choripán y tacos y buscaremos todo tipo de excusas para escaparnos a ver los partidos. Pero claro, el domingo 2 de octubre nos fastidiamos con la “obligación de ir a votar” y en varias regiones del país pasará lo mismo el 4 de diciembre, cuando en el fútbol se terminan los octavos y comienzan los cuartos de final.

Es que así también somos: “de todo como en botica”. ¿Algún día seremos distintos? Dejo la pregunta en el aire.

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

Total
1
Shares
Post previo
Casi diez millones de peruanos trabajan en la informalidad

Casi diez millones de peruanos trabajan en la informalidad

Post siguiente
Más de 1,3 millones de mipymes en el Perú son lideradas por mujeres

Más de 1,3 millones de mipymes en el Perú son lideradas por mujeres

Related Posts