El castillo de naipes y el palacio de las incongruencias – Por Luis Fernando Nunes

El castillo de naipes y el palacio de las incongruencias – Por Luis Fernando Nunes
Foto: Andina

“Aún así, soy optimista; Perú ha pasado por graves momentos y situaciones y ha podido salir adelante”, manifestó el analista político Luis Fernando Nunes, en un artículo de opinión.

La coyuntura avanza hacia que el castillo de naipes (el de Pedro Castillo) se va cayendo y que, más temprano que tarde, bajo alguna de las fórmulas constitucionales (dentro de la Constitución todo, fuera de ella, nada), el presidente se irá a su casa (o en breve plazo, a la cárcel.)

Pero el Legislativo tampoco anda nada bien; torpeza tras torpeza, errores estratégicos (si es que saben lo que ello significa) y unas componendas tan frágiles que arman algo por un lado y se les cae por otro.

Aunque a algunos les parezca impopular, añoro a algunos congresistas del pasado reciente. Y añoro un Senado (que, según varios estudios económicos, no sería más caro).

En el juego del dominó a esto se le llama “juego trancado”.

Es el precio que estamos pagando por tener un “no sistema de partidos”, sino un grupo de cascarones vacíos, unas dirigencias geriátricas y un populismo galopante.

Por ello, tenemos un grave problema de nuevos liderazgos políticos, aunque brillemos en la gastronomía, en algunos deportes, en la cultura y otras ramas del talento peruano.

Aún así, soy optimista; Perú ha pasado por graves momentos y situaciones y ha podido salir adelante. Así será, pero sin ser pitoniso, ello nos costará alguna sangre, sudor y posiblemente algunas lágrimas.

Los partos de la historia de los países, muchas veces son dolorosos y con fórceps; no seremos la excepción.

Cuando todo pase –porque va pasar– lo que no puede suceder es que se privilegie la impunidad y la falta de justicia. Justicia politizada o política judicializada.

Y lamentablemente, nos hemos acostumbrado a la corrupción (pública y privada). Hay toda una serie de estudios de cómo el cerebro humano va procesando los sucesos de corrupción y “se acostumbra a ello” y hasta los justifica.

Necesitamos una verdadera revolución cívica y de principios democráticos.

No le temo a la palabra revolución, cuando esta pertenece a los círculos virtuosos de los que en su tiempo habló Aristóteles.

Se vienen días y noches complicadas. Estemos preparados para ello.

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

Total
1
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Se acelera tendencia alcista de tasas de interés para créditos bancarios, señala Credicorp

Tendencia alcista de tasas de interés para créditos bancarios se acelera

Post siguiente
Producción agraria cayó por problemas con fertilizantes

Producción agraria cayó por problemas con fertilizantes

Related Posts

La importancia de la inversión

"Sin inversión es prácticamente imposible obtener la infraestructura social que el país requiere, brindar servicios de calidad y generar empleo para mejorar la calidad de vida de los peruanos”, indica la editorial publicada en el diario El Peruano.
Leer más