El tren que no debemos perder – Por: Carlos Prieto, gerente de Estudios Económicos del BCP

El tren que no debemos perder - Por: Carlos Prieto, gerente de Estudios Económicos del BCP
Foto referencial: Pixabay

“En un entorno de altos precios del cobre estamos dejando pasar una gran oportunidad al no gatillar una ola de nuevas inversiones mineras con su efecto dinamizador”, afirmó Carlos Prieto, gerente de Estudios Económicos del BCP, en un artículo publicado en Gestión.

Si no se revierte la caída de las expectativas de los agentes económicos, la economía peruana crecería solo 2% o menos el 2022, es decir, menos de la mitad de lo que prevé el último Marco Macroeconómico Multianual (4.8%).

Sin embargo, es importante destacar que las condiciones estaban dadas para crecer al 6% el próximo año debido a:

 1. Vientos externos favorables: A fines de julio, el FMI elevó su proyección de crecimiento de la economía mundial de 4.4% a 4.9% para el 2022. Si crecemos menos que el promedio del mundo es simplemente porque algo estamos haciendo mal internamente.

Asimismo, las perspectivas del cobre siguen siendo favorables. Bank of America y Goldman Sachs se encuentran entre los más optimistas y proyectan que la cotización internacional del cobre alcanzaría máximos históricos en los próximos trimestres y superaría los cinco dólares por libra.

Finalmente, las tasas de interés internacionales, si bien subirán, se mantendrán en niveles históricamente  bajos. La Reserva Federal de EE .UU. se espera que sea gradual y cautelosa en el retiro de su estímulo monetario.

2. Entrada en producción de nuevas minas: Los proyectos Mina Justa, ampliación de Toromocho y Quellaveco elevarán la producción de cobre en 20% al 2023 vs. 2019.

3. Consumo privado ­contenido: Aún existe toda una serie de actividades económicas bastante por debajo de sus ­niveles prepandemia, especialmente en el rubro de ­ entretenimiento y esparcimiento. En el 2022, a medida que toda la ­ población esté vacunada y se ­ aleje el riesgo del covid, estas ­ actividades podrían tener un salto importante luego de un­ consumo reprimido en 2020-2021.

4. Políticas fiscales y ­monetarias expansivas: El 2022 es el último año de mandato de los actuales gobernadores ­regionales y alcaldes, tradicionalmente en dicho período se ­ acelera la inversión pública ­subnacional. Si a lo anterior, se le ­suma el avance del esquema ­Gobierno a Gobierno en la­ reconstrucción del norte, luego de El Niño del 2017, la inversión ­ pública podría haber aspirado a crecer más de 10% en el 2022.

Por su parte, la política monetaria continuará siendo expansiva, ya que a pesar de la subida esperada de la tasa de referencia esta se mantendrá en términos reales negativos.

Los canales de transmisión sobre el consumo y la inversión privada se rompen o debilitan sustancialmente ante el riesgo de un cambio de régimen económico y nueva Constitución.

Producto de dicho riesgo, según el BCR, la salida neta de capitales de corto plazo en el 2T21 alcanzó 13% del PBI (el peor registro desde 1983).

Es factible crecer al 6%. Entre 2011 y 2013, en un contexto similar de elevados precios del cobre, el Perú creció a un ritmo promedio anual de 6%, la inversión privada crecía 11%, el consumo privado se expandía 7%.

Un crecimiento del PBI en el 2022 de 2% y una caída de la inversión privada implicaría que se dejen de ­ hacer inversiones grandes, ­medianas y pequeñas por cerca de US$ 5 mil millones, que se deje de crear alrededor de 400 mil empleos formales (el covid ­generó un aumento del ­subempleo de casi 30% y los salarios se ubican en niveles de hace 10 años en términos reales) y que no salgan de la condición de pobreza y vulnerabilidad ­hasta 1 millón de peruanos. 

En un entorno de altos ­precios del cobre estamos dejando pasar una gran oportunidad al no gatillar una ola de nuevas inversiones mineras con su efecto dinamizador en empleo formal en construcción, metal- mecánica, transporte, alojamiento y otros servicios. 

Con reglas claras y predecibles para la inversión privada, al tren del cobre se pueden sumar ­ sectores con enorme potencial ­ como saneamiento, vivienda, conectividad, agroindustria, acuicultura, forestal, etc.

Reconocer el tren que se nos puede ir, no­ significa desconocer que ante un choque tan ­ inequitativo como el ­covid se requiere activas políticas sociales, en las cuales hay espacio para hacer más.

A Bismarck se le atribuye la siguiente metáfora: “Uno debe comprobar siempre por dónde está pasando Dios en la historia del mundo y en qué ­ dirección va. Después, subirse a ese tren y agarrarse con fuerza para que su impulso lo arrastre tan lejos como pueda llegar”. Ojalá no perdamos el tren del 2022 ni el de esta década, aún estamos a tiempo.

Por: Carlos Prieto, gerente de Estudios Económicos del BCP

Artículo publicado originalmente en la edición impresa del diario Gestión, del viernes 10 de septiembre del 2021

Total
6
Shares
Post previo
gas natural precio

Precio del gas natural aumentó a niveles máximos en el mercado mundial

Post siguiente
Indecopi ratifica que consumidores pueden entrar a salas de Cineplanet con alimentos y bebidas

Indecopi ratifica que consumidores pueden entrar a salas de Cineplanet con alimentos y bebidas

Related Posts

¿Cómo conseguir empleo (de manera estable)?

"Necesitamos un Estado que se ponga las pilas y ayude a las empresas a crecer, en vez de ponerle obstáculos o crear programas que suenan bien pero no van a la raíz del problema", comentó José Ignacio Beteta, presidente de la Asociación de Contribuyentes del Perú y director del Centro de Desarrollo Integral - Cendeit.
Leer más

Pensiones proporcionales en la ONP

"La mejor alternativa es ir hacia un sistema de capitalización individual, como el de las AFP", sostiene el economista Iván Alonso, en un artículo de opinión publicado en la edición impresa del diario El Comercio del viernes 4 de setiembre de 2020.
Leer más