Escasez de agua… por ignorancia, indolencia y / o corrupción – Por: Fernando Cillóniz

Escasez de agua… por ignorancia, indolencia y / o corrupción – Por: Fernando Cillóniz
Foto referencial: Andina

“Muchas autoridades no saben nada –o no les interesa saber– acerca de la problemática de la escasez de agua en nuestro país”, afirma Fernando Cillóniz en esta nueva columna de opinión.

El Gobernador Regional de Ica – Ingeniero Javier Gallegos – está ensanchando el río Ica. ¡Como así! ¿Acaso Ica no padece de escasez de agua? ¿Qué sentido tiene entonces ensanchar un río que no tiene agua? ¡Tomen nota agoreros de sequías y desdichas! Ica tiene agua… mucha agua. Tanta que el gobernador está ensanchando el río que atraviesa la ciudad. El propósito es evitar las consabidas inundaciones de la ciudad de Ica, las cuales ocurren –sí o sí– cada cierto número de años.

Entendamos. El problema de escasez de agua en Ica –y en todo el paí– ocurre en los estiajes. O sea, entre los meses de mayo y noviembre de cada año. Como ahora, que no llueve en la Sierra, y los ríos disminuyen su caudal. Incluso, algunos se secan por completo.

En las temporadas de lluvias –o sea, entre los meses de diciembre y abril de cada año– Ica tiene mucha agua. Todos los años, el río Ica deja pasar mucha agua al mar, sin ser aprovechada. Lo mismo pasa en todos los demás ríos del país. O sea, agua… tenemos. Y en abundancia. El problema es que la tenemos estacionalmente.

La pregunta entonces es: ¿Por qué no guardamos parte de las abundantes aguas de lluvias, para usarlas luego en los estiajes? ¿Por qué –el gobernador Gallegos– no siguió con los proyectos de reservorios y plantaciones forestales de la gestión regional anterior? La verdad, no se entiende. Lo único que cabe es: ignorancia, indolencia y /o corrupción. No cabe otra explicación.

Muchas autoridades no saben nada –o no les interesa saber– acerca de la problemática de la escasez de agua en nuestro país. –¿Guardar agua? … que lo hagan otros– dicen irresponsablemente sin tomar consciencia de la gravedad de la situación. Aparte de irresponsables, dichas autoridades están en otra. Creen –ignorantemente– que el agua es un recurso natural ilimitado que está disponible con sólo abrir el caño de sus casas.

No saben –o se hacen los que no saben– que para tener agua en sus casas, previamente “alguien” tuvo que captar el agua de alguna fuente: río, lago, pozo, arroyo, etcétera, conducirla a una planta de tratamiento para filtrarla y potabilizarla, y luego distribuirla a los usuarios finales a través de una compleja red de tuberías, válvulas, medidores y demás. Y lo mismo ocurre con el agua para la agricultura y otros usos industriales. No es nada sencillo tener agua en el campo –o en la industria– así nomás.

Los indolentes se parecen a las autoridades ignorantes en la medida que no les interesa el tema del agua. Lo malo es que tampoco les duele que la gente no tenga agua en sus viviendas. –Que compren agua en cisternas… y no me molesten– dicen muchas autoridades que están por todos lados, a lo largo y ancho de nuestro país. – ¿Los pequeños agricultores no tienen agua? … ese es su problema – responden ante el dolor de muchos campesinos. Repito. Son unos indolentes.

Por último, están los corruptos. Aquellas autoridades que por coimear en expedientes técnicos y adjudicaciones de obras públicas, nunca terminan de construir los proyectos de agua y saneamiento para la población. Lo mismo sucede con proyectos de reservorios y canales de agua para la agricultura.

En el país estamos llenos de esos personajes. Sin ir muy lejos, el presidente Castillo, su señora, su hija, sus sobrinos y sus cuñados son de esa calaña. ¿Cuántos proyectos de agua y saneamiento hay – que fueron adjudicados a cambio de millonarias coimas – sin haber sido ejecutados? ¡Cientos!

Pero las autoridades corruptas van incluso más allá de las puras coimas y sobornos. En el caso del río Ica – aparte de su ensanchamiento – el gobernador Gallegos lo está revistiendo con cemento y fierro. O sea, lo está impermeabilizando. ¡Una locura! Está impidiendo que el agua del río se infiltre para rellenar el acuífero del valle. En otras palabras, le está quitando agua a Ica.

¿Por qué – en vez de ensanchar el río – no siguió construyendo reservorios en las partes altas de Ica? Y así mataba dos pájaros de un tiro: (1) evitaba las inundaciones de la ciudad y (2) guardaba agua para los estiajes. Pues bien, a esos extremos llega la corrupción en nuestro país. Encementar un río para encarecer una obra y así cobrar más por lo bajo… ¡Es un crimen por partida doble! Un crimen contra la moral, y otro contra la naturaleza. ¡Oh corrupción… cuánto daño nos haces a los peruanos!

Juguemos al colegio. ¿Por qué hay escasez de agua en los estiajes en el Perú, a pesar de haber abundante agua de lluvias? Marque la respuesta correcta. (A) Por ignorancia. (B) Por indolencia. (C) Por corrupción. (D) Todas las anteriores. Respuesta correcta… (D) Todas las anteriores. La escasez de agua en los estiajes – en Ica y en todo el país – no es por falta de agua… es por ignorancia, indolencia y / o corrupción de nuestras autoridades.

Ica, 2 de noviembre de 2022

Columna de opinión por Fernando Cillóniz B. Experto en temas agrarios, empresario agroexportador (https://cilloniz.pe/)

Total
1
Shares
Post previo
Falta de implementación de Ley de Arrendamiento Financiero perjudica a mipymes, sostiene la AAP

Falta de implementación de Ley de Arrendamiento Financiero perjudica a mipymes, sostiene la AAP

Post siguiente
Créditos de consumo: BCRP sube a 87,91% la tasa máxima que pueden cobrar bancos

Créditos de consumo: BCRP sube a 87.91% la tasa máxima que pueden cobrar bancos

Related Posts

¿Cómo conseguir empleo (de manera estable)?

"Necesitamos un Estado que se ponga las pilas y ayude a las empresas a crecer, en vez de ponerle obstáculos o crear programas que suenan bien pero no van a la raíz del problema", comentó José Ignacio Beteta, presidente de la Asociación de Contribuyentes del Perú y director del Centro de Desarrollo Integral - Cendeit.
Leer más