Estrategias frente a la crisis alimentaria – Por: Max Ramberg, partner de McKinsey & Company Perú

Estrategias frente a la crisis alimentaria - Por: Max Ramberg, partner de McKinsey & Company Perú
Imagen referencial: Freepik

“Es relevante que los actores involucrados en la cadena alimentaria realicen un cambio de comportamiento, tanto agricultores como consumidores finales”, afirmó Max Ramberg, partner de McKinsey & Company Perú.

Desde hace unas semanas, se está hablando sobre la crisis alimentaria a nivel global debido a la guerra de Rusia a ­Ucrania. Ucrania es una de las seis regiones graneras más importantes del mundo. Debido a esto, la cadena de suministros de alimentos a nivel global se ha visto ­afectada.

Por ejemplo, el trigo. El precio de este ya venía aumentando previo a la guerra y es crítico para la alimentación, ya que más del 80% del trigo se utiliza para hacer harina. Antonio Guterres, secretario ­general de la ONU, asegura que se ha duplicado el número de personas que sufren inseguridad alimentaria grave. Antes de la pandemia era de 135 millones, ahora es de 276 millones.

Por otro lado, Rusia es uno de los principales ­exportadores de fertilizante, el motor de cosechas más importante en todo el ­ mundo. Desde el 2020, el precio de los fertilizantes venía en aumento a consecuencia de la guerra y su escasez. Para los agricultores, los ­ fertilizantes son una parte ­esencial del proceso.

Según McKinsey & Company, de acuerdo al tipo de cultivo, los fertilizantes ­ representan, aproximadamente, el 30% del costo total de las operaciones. En el caso del Perú, la ­ mayor parte de los fertilizantes usados son inorgánicos e importados, principalmente de países como Rusia, Estados Unidos y China. Rusia provee al Perú alrededor del 70% de las importaciones de urea, el principal fertilizante utilizado en el Perú según el BCRP.

Así mismo, el Estado realizó un decreto de urgencia para facilitar y garantizar el abastecimiento de fertilizantes.

Según McKinsey, se ha proyectado que entre 19 y 34 millones de toneladas de ­ producción para la exportación podrían desaparecer este año. Para el 2023, esta cifra podría ser de entre 10 y 43 millones de toneladas. Esto representa la ingesta calórica de entre 60 y 150 millones de personas.

Para la consultora, debido al conflicto bélico varias ­fechas de siembra y cosecha­ podrían verse afectadas. ­Existen patrones similares con respecto a la inflación de ­precios de los productos básicos agrícolas y fertilizantes de la crisis alimentaria del 2007- 2008. Sin embargo, en esta ocasión hay que considerar los efectos geopolíticos de estas crisis y los acontecimientos relacionados.

Con el objetivo de manejar de la mejor manera esta ­crisis, es necesario no repetir los errores de la crisis ­alimentaria pasada. En esa ocasión ­algunos países prohibieron las exportaciones, lo que llevó a los agricultores a no tener ­ acceso a los ingresos mundiales y a las importaciones. Será importante para los países realizar un plan estratégico sobre cómo utilizar sus ­ reservas ante la escasez.

De igual manera, es ­importante replantear el 18% de maíz que mundialmente se destina a combustible o a ­productos químicos. El lado ­ positivo es que es probable que esta situación incentive las inversiones respecto a ­ innovación y tecnología agrícola en torno a las biosoluciones y agricultura vertical.

También, es relevante que los actores involucrados en la cadena alimentaria realicen un cambio de ­comportamiento. En el caso de los ­agricultores, pueden realizar un uso más eficiente de los ­fertilizantes y de otros insumos ­para los cultivos. De esta ­ manera, reducirán los residuos.

Por otro lado, para los ­consumidores finales, reducir el desperdicio de las comidas es una opción. Se sabe que cada consumidor­ desperdicia el 30% de su comida. Los consumidores podríamos encontrar fuentes de ­proteína alternativas a la carne roja y la carne blanca. Sin importar el tiempo que vaya a durar esta crisis, la respuesta tendrá que ser ­rápida. Es necesario trabajar en conjunto para proponer ­soluciones estratégicas. Al igual que prestar atención a aquellas poblaciones a las cuales la crisis ya está  impactando y dificultando el ­ acceso a sus alimentos.

Por: Max Ramberg, partner de McKinsey & Company Perú

Artículo de opinión publicado originalmente en la edición impresa del diario Gestión del jueves 30 de junio del 2022

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
La vida sigue… solo que cada vez peor – Por: Fernando Cillóniz    

La vida sigue… solo que cada vez peor – Por: Fernando Cillóniz    

Post siguiente
Perú Libre pide a Pedro Castillo que renuncie al partido aunque no marca distancia crítica

Perú Libre pide a Pedro Castillo que renuncie al partido aunque no marca distancia crítica

Related Posts

Políticos tras las pensiones – Por: Andrés Romaña

"Cualquier ­reforma que se haga ­debería buscar otorgarles más libertad de elección a los aportantes, para que ­puedan decidir entre sistemas privados y públicos, no simplemente reducir las alternativas y dejar a políticos y burócratas como únicos administradores", afirmó el columnista Andrés Romaña, en un artículo de opinión publicado en Perú 21.
Leer más