La crisis de las mypes en el Perú – Por Asociación de Contribuyentes

La crisis de las mypes en el Perú - Por Asociación de Contribuyentes
Foto referencial: Andina

Constituir un negocio en Perú demora entre uno y dos meses, y el costo total bordea los 355 dólares. En cambio, en Chile se puede abrir una empresa en un solo día y con 16 dólares, señala la Asociación de Contribuyentes, en un artículo publicado por Perú 21.

Iniciar un negocio formal en Perú se ha convertido en uno de los retos más difíciles de llevar a cabo, no solo por la compleja situación económica y política del país, sino también por las barreras burocráticas y los engorrosos trámites que deben cumplir los emprendedores.

El hecho de que Perú tenga enormes barreras para la formalización se evidencia en que, al cierre del 2021, el 86% de micro y pequeñas empresas (mypes) eran informales, según datos de Encuesta Nacional de Hogares (Enaho).

Un entorno hostil para la creación y formalización de empresas afecta su permanencia en el mercado, sobre todo para las más pequeñas. De enero a junio de 2022, la cantidad de empresas cerradas superó las 27 mil, su máximo nivel desde meses previos a la pandemia. El 54% de bajas proviene de sectores como el comercio, transporte e industrias manufactureras, con alta presencia de mypes.

Este contexto también afecta al mercado laboral, que padece sobrerregulación estatal, desempleo y nula inversión privada, con la informalidad que arropa al 76% de peruanos, situación que deriva en bajos salarios, ausencia de beneficios laborales y altas tasas de pobreza.

Constituir un negocio en Perú demora entre uno y dos meses, y el costo total bordea los 355 dólares, según un estudio de la Asociación de Contribuyentes. En cambio, en Chile se puede abrir una empresa en un solo día y con 16 dólares. En Colombia, el trámite toma cuatro días gracias a su sistema simplificado de Ventanilla Única Empresarial.

El 96% de empresas peruanas son mypes, pero su inclusión financiera es muy baja. En 2021, solo 47% de ellas accedía a al menos un producto financiero formal, mientras que más del 25% empleaba métodos de ahorro informal. También destaca que el 76% no lleva ningún registro de sus cuentas, el 87% de su planilla no está afiliada a ningún sistema pensionario y el 98% no cuenta con un seguro social.

Las mypes enfrentan una baja capacidad para adaptarse a los estándares de formalidad, algo que les impide acceder a servicios financieros en un contexto donde además los créditos se encarecen, lo que además las vuelve propensas a la quiebra.

“No fue hasta la crisis que vimos la magnitud de la informalidad en el país. Las pymes y las mypes fueron el segmento empresarial más afectado por la pandemia, pues cerca de 600 mil micro y pequeñas empresas formales dejaron de operar en el 2020″, sostiene Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE).

Las instituciones del Estado, como Produce y Sunarp, destinadas a la formalización de las empresas, no han tenido la llegada necesaria y denotan poca comunicación entre ellas. Hoy más que nunca, se debe promover la estandarización y simplificación de este proceso, sobre todo a nivel municipal, con un sistema unificado y digital, que reduzca el tiempo y los costos.

Por Asociación de Contribuyentes

Artículo publicado originalmente en la edición impresa del diario Perú 21, del 12 de octubre del 2022

Total
0
Shares
Post previo
Agroexportaciones bordearían los US$ 10,000 millones al cierre del año

Agroexportaciones bordearían los US$ 10,000 millones al cierre del año

Post siguiente
Qatar 2022: ¿Cómo pueden las marcas conectar con el hincha peruano si no hay blanquirroja?

Qatar 2022: ¿Cómo pueden las marcas conectar con el hincha peruano si no hay blanquirroja?

Related Posts