La informalidad comercial – Por Andrés Choy

La informalidad comercial - Por Andrés Choy
Foto referencial: Andina

“Un fiel reflejo de la informalidad comercial es el comercio ambulatorio que se encuentra en las calles, que no tiene ningún tipo de control”, señala Andrés Choy, presidente de la Asociación de Bodegueros del Perú.

Un fiel reflejo de la informalidad comercial es el comercio ambulatorio que se encuentra en las calles, que no tiene ningún tipo de control por parte de las autoridades ni brinda seguridad a los consumidores, ya que les pueden vender productos muy baratos pero de dudosa procedencia.

Debemos tener mucha suerte para que nos toque un producto de garantía, pero por lo general salimos estafados, ya que existe una oferta variada para todos los bolsillos, y sobre todo en estas temporadas donde el dinero casi no alcanza y tenemos que estirarlo para cubrir nuestras necesidades.

Por otro lado, tenemos a muchos comerciantes que se han visto obligados a vender sus productos en las calles, debido a que no pueden cubrir los costos que implica la formalización de sus negocios, pues son muy altos y una barrera poco accesible, sobre todo cuando has quedado en una situación de sobrevivencia después de la pandemia y con una crisis económica mundial que afecta a todos los países.

Estos costos son: local, servicios de agua, luz, teléfono, adecuación del local para que te den licencia de funcionamiento y los costos para obtener dicha licencia.

Bajo este paraguas de situaciones calamitosas, se ha incrementado el contrabando, la venta de productos ilícitos y también los productos adulterados, en el caso de los envasados, por lo que hay que tener cuidado con adquirir estos artículos.

En el caso de las bodegas, estamos recibiendo vendedores mochileros que nos ofrecen productos de dudosa procedencia a un precio muy cómodo… y hemos visto muchos bodegueros estafados por comprar a estos vendedores.

También se han generado mercados informales donde se venden productos de contrabando y de dudosa procedencia, donde ofrecen artículos a precios muy cómodos que motivan comprar para tener un mayor margen de ganancia, pero lamentablemente nos estafan y también nosotros engañamos a nuestros clientes, pero realmente más perdemos nosotros, ya que somos los que damos la cara al final. Muchos socios bodegueros han perdido clientes por esta razón… es por ello, que debemos tener mucho cuidado en el abastecimiento y tratar de comprar productos formales que nos den garantía.

Otro factor a tomar en cuenta, es que siempre estamos a la vista de los fiscalizadores por tener un negocio legal y si vendemos productos de mala procedencia nos pueden cerrar el negocio.

Consideramos que las autoridades deben de fiscalizar a los comercios ambulatorios e informales y no tanto a los formales, que son más fáciles de ubicar y siempre les cae el peso de la ley, mientras que los informales obtienen mejores ganancias, lo cual es una competencia desleal del mercado.

Otra modalidad de comercio informal es la venta por delivery de productos a través de las redes sociales, que no sabemos la procedencia de los mismos, pero es un tema relacionado a los consumidores directos que se pueden ver estafados.

Es por ello que les recomendamos que adquieran productos en negocios formales, como es el caso de las bodegas más cercanas a sus hogares; allí los atenderán con toda la amabilidad del caso y le brindarán productos de garantía o se los podrán cambiar, si ocurriera alguna inconsistencia.

Por Andrés Choy, presidente de la Asociación de Bodegueros del Perú

Total
0
Shares
Post previo
Teletrabajo: empresas ya deben negociar con empleados la división de costos de internet

Teletrabajo: empresas ya deben negociar con empleados la división de costos de internet

Post siguiente
Contribución por canon minero creció en 166% este año

Contribución por canon minero creció en 166% este año

Related Posts