La narrativa, el caos y las portátiles – Por Luis Fernando Nunes

La narrativa, el caos y las portátiles – Por Luis Fernando Nunes
Imagen: Pixabay

“Las portátiles no son un invento nuevo, han existido para buenas y malas causas. Ahí estarán y si el gobierno de turno  no pone coto a estos desmanes, se lo come la calle”, sostiene el analista político Luis Fernando Nunes.

Lo sucedido estos días y en pleno siglo XXI en América Latina es insólito.

Hace 13 años se dio el último golpe de Estado en Honduras, en Haití los sobresaltos son constantes y si vamos más atrás, recordamos el 4 de febrero de 1992 en Caracas y el 5 de abril en Lima… ¡hace 30 años! Y, de repente, sucedió un 7 de diciembre y desde entonces no se han detenido los análisis y las especulaciones.

El golpe no se consumó, claro que no, si se hubiera consumado, lo más seguro es que yo no hubiera escrito esta columna y ustedes no la podrían leer. No se consumó porque las FF.AA. y la PNP no se plegaron a tamaño despropósito inconstitucional y antidemocrático. Pero el discurso leído –aún con las manos temblorosas y la cara desencajada- existe y muchos lo tenemos grabado. Una congresista ha tenido el atrevimiento de declarar que “ese discurso fue un decir”… y un par más se ha sumado a la cantaleta que Castillo estaba drogado y que nunca quiso decir lo que dijo.  Estas excusas, realmente, son un insulto a nuestra inteligencia.

De verdad, me saco el sombrero a la rapidez de cómo los que han apoyado esta afrenta, rápidamente se reagruparon, escribieron las narrativas y motivaron la salida a las calles que, de espontánea, tiene lo que yo de chino mandarín.

Y mientras escribo, fallecen como siempre los más humildes –nunca el hijo de un gobernador, alcalde o congresista– aquellos que la historia llama “carne de cañón”, porque son los que ponen sus inocentes cuerpos.

Las portátiles no son un invento nuevo, han existido para buenas y malas causas. Ahí estarán y si el gobierno de turno –que no sabemos cuánto durará– no pone coto a estos desmanes, se lo come la calle.

Pero algo quedó claro: Castillo sigue viviendo en su metodología de “un día a la vez”, sigue empeñado en su negación total sobre su participación en las coimas y negociados, aunque todos los indicios lo inculpen y ahora la fiscal tenga más libertad para investigarlo y juzgarlo, porque desde esta madrugada de Las Mañanitas a la Guadalupe, es un ciudadano más, aunque sus defensores sigan en su empeño de tapar el sol con un dedo.

Y lo que todos se preguntan: ¿Qué se viene?

Lo ideal –que no es normalmente lo que siempre nos pasa– es que tengamos unas elecciones adelantadas, con previos acuerdos sobre reformas políticas y electorales y donde los electores pensemos un poco más, qué hacer con esos quince segundos en el ánfora secreta.

Pensá Perú, pensá.

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

Total
2
Shares
Post previo
Empleo en sector formal privado crece 10.6% en setiembre, según MTPE

Empleo en sector formal privado crece 10.6% en setiembre, según MTPE

Post siguiente
Ingresos tributarios aumentan 7.3% entre enero y noviembre, según SUNAT

Ingresos tributarios aumentan 7.3% entre enero y noviembre, informa SUNAT

Related Posts