La verdad sobre las cinco millas – Por: Cayetana Aljovín

La verdad sobre las cinco millas - Por Cayetana Aljovín
Foto referencial: Andina

“Algunos -con intereses que aún desconocemos- han pretendido confundir recientemente a la opinión pública y a los congresistas haciendo creer que la afectación dentro de las 5 millas es producto de la actividad industrial, lo cual es completamente falso,”, afirma la presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería, Cayetana Aljovín.

El propósito de toda pesquería para alcanzar el desarrollo sostenible reside en buscar el equilibrio entre los objetivos económicos, sociales y ambientales. Por ello, resulta imprescindible contar con el adecuado conocimiento científico, así como la adopción de una serie de medidas de protección y ordenamiento; plasmadas, en primer lugar, en una política coherente de desarrollo del sector y luego en instrumentos legales que permitan cumplir dichos objetivos a cabalidad.

Es así que desde hace 30 años, a raíz de la promulgación de la actual Ley General de Pesca y del DS 017-92-PE, se creó una zona comprendida entre la milla 0 y la milla 5 para proteger la flora y fauna marina existente; un espacio donde habita más del 80% de la biodiversidad marina y donde solo se puede realizar, bajo una adecuada regulación, pesca artesanal

Sin embargo, lo que ha venido ocurriendo, de un tiempo a esta parte, es que en la zona de las 5 millas se permite la pesca de diferentes recursos sin una apropiada fiscalización ni una delimitación adecuada de los artes de pesca y de las embarcaciones que pueden participar en dicha zona reservada, afectando así la sostenibilidad de los recursos que habitan en ella.

Al respecto, cabe señalar que algunos -con intereses que aún desconocemos- han pretendido confundir recientemente a la opinión pública y a los congresistas haciendo creer que la afectación dentro de las 5 millas es producto de la actividad industrial, lo cual es completamente falso, toda vez que la pesca industrial, tanto de acero como de madera (flota de la ley 26920) no se realiza dentro de las 5 millas; no solo porque está prohibido legalmente desde hace 30 años, sino además porque se tiene un compromiso real con la sostenibilidad de los recursos.

Eso sí, como lo hemos señalado reiteradas veces, por la geografía del zócalo continental en la zona sur y previo análisis del IMARPE, se podría establecer regímenes especiales de pesca a la flota industrial a fin de recuperar la actividad económica y los más de 6,500 puestos de trabajo perdidos en el sur a raíz de la eliminación del régimen especial. Por eso, a los tendenciosos y malintencionados les decimos de manera firme y clara que “para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado”.

Columna de opinión por Cayetana Aljovín, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería

Total
3
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Errores en la aplicación de iniciativas de innovación

Errores en la aplicación de iniciativas de innovación

Post siguiente
Sunat pone la mira en 250 influencers pero hay más de 70 mil

Sunat pone la mira en 250 influencers pero hay más de 70 mil

Related Posts

Fomento y obras públicas del siglo XXI

"Salir del hoyo económico en el que nos encontramos requiere de una activa participación del Estado, mediante la puesta en marcha de la gran obra pública", señala este artículo escrito por Carlos A. Anderson, presidente del Instituto del Futuro, publicado en la edición impresa del diario Gestión del 21 de agosto del 2020.
Leer más