Ni blanco ni negro: nada de extremismos – Por Luis Fernando Nunes

Ni blanco ni negro: nada de extremismos – Por Luis Fernando Nunes
Foto referencial: Andina

“Esperemos que esta última columna del año, nos haga pensar en un 2023 en el que busquemos evitar los errores que cometimos antes”, señala Luis Fernando Nunes en su nueva columna de opinión.

Las crisis socio políticas son especialmente polarizadoras. Desde que a Keiko Fujimori se le ocurrió no reconocer el triunfo de PPK en el 2016 y estaba amparada en la fuerza de sus 73 congresistas, los hechos se fueron sucediendo precipitadamente entre renuncias, cierre del Congreso y vacancias.

Hemos tenido 6 presidentes en 5 años (PPK, Vizcarra, Merino, Sagasti, Pedro Castillo y Dina Boluarte).

Y aún así, fuimos uno de los países con menor devaluación de la moneda y más baja inflación en el mundo (aunque veamos los precios subiendo y subiendo). Nuestro crecimiento fue mayor al del promedio regional y nuestra tasa de pobreza se mantuvo, solo después de Chile y Uruguay, como la menor de Latinoamérica. Algunos colegas siempre comentan que nuestras instituciones están pegadas con babas y, aun así, no cayeron.

Lamentablemente, los tristes sucesos post caída del golpista Pedro Castillo han tenido un funesto resultado: más de 25 fallecidos y muchos heridos. Y esta coyuntura que hemos calificado de polarizadora, ha llevado a que mucha gente opte por los extremos, por adjetivar, por el insulto fácil y por supuesto, buscar culpables y pedir enérgicamente su condena. Y de inmediato, aparecieron los que han defendido el orden y la fuerza empleada por las FF.AA. y la PNP y aquellos que se han puesto de lado de los manifestantes y que les cuesta admitir que siempre hay infiltrados y revoltosos, buscando el caos y la violencia. Cualquier curso básico de Inteligencia y Contrainteligencia explica claramente las actividades terroristas y subversivas, los psicosociales y otros elementos vinculantes. Entonces, casi nos obligan al resto a ponernos en uno de los “dos bandos”.

Y resulta que la realidad en este caso, no es blanco ni negro.

La ley 31012 del 2014, es la que permite la imputabilidad de los miembros de las fuerzas del orden en caso del control de movilizaciones con uso de armas de fuego, pero por otro lado, habría que pecar de ingenuos para pensar que los manifestantes solo usan piedras y palos. ¿Acaso, por ejemplo los que tumbaron el cerco perimétrico del Aeropuerto de Ayacucho aledaño al Cuartel Los Cabitos e invadieron la pista de aterrizaje, solo querían tomar un lonchecito con los soldados?

Esperemos que esta última columna del año, nos haga pensar en un 2023 en el que busquemos evitar los errores que cometimos antes, incluyendo las malas decisiones electorales, la falta de solidaridad y desconfianza generalizada y que trabajemos por un mejor futuro para todos.

Feliz año.

Total
1
Shares
Post previo
Consejos sobre cómo ahorrar electricidad en el 2023

Consejos sobre cómo ahorrar electricidad en el 2023

Post siguiente
Consejos para no caer en la estafa del “trabajo seguro”

Consejos para no caer en la estafa del “trabajo seguro”

Related Posts