Padre, no los perdones – Por Luis Fernando Nunes

Padre, no los perdones – Por Luis Fernando Nunes
Imagen referencial. Crédito: Pixabay

“No puede ser que siempre pongamos la otra mejilla para que el mal quiera vencer al bien”, afirma Luis Fernando Nunes en su nueva columna de opinión.

Voy a contradecir los que pregonan que la Semana Santa debería ser de perdón y reconciliación. No estoy de acuerdo. y esta vez no me da la gana; tal vez después se me pase.

Padre Santo, esta vez no quiero que los perdones: a los violadores y asesinos; a los corruptos y a los que se dejan corromper; a los malos políticos y políticas, especialmente a las y los Congresistas que se aprovechan de su poder y abusan de sus prerrogativas; a Pedro Castillo y su red criminal que tanto daño le ha hecho al país y a su alma; a aquellos medios de comunicación que manipulan y desinforman; a los que matan, estafan y roban; a los malos policías y militares (la mayoría son buenos); a los que mienten en el gobierno y en la oposición; a los dictadores y torturadores disfrazados de demócratas; a las y los malos maestros y profesores que no educan ni instruyen; a los sacerdotes pedófilos; a los pegalones y violentos; a los que manipulan los precios a su conveniencia; a la excesiva burocracia, a los que utilizan la violencia como herramienta de protesta; a los que maltratan a los animales, a los no ejecutan los presupuestos a favor del pueblo; a los que se lanzan a una candidatura o aceptan un cargo para el cual no están preparados; a los impulsan las guerras y los genocidios; a los malos jueces y a la justicia lenta y no ciega, a los malos transportistas y choferes; a los extorsionadores, mentirosos y estafadores; a los mediocres y flojos; a los lobos disfrazados de ovejas, a los que para todo encuentran una excusa barata; a aquellos que, habiendo hecho el juramento hipocrático lo traicionan, lo cual vale para todas las otras profesiones y oficios; a los que no valoran los sacrificios de sus padres para darles una buena educación; a los que maltratan al medio ambiente y gastan inconscientemente el agua y demás recursos naturales; a los que utilizan a las religiones para manipular las creencias y la fe de las personas; a aquellos que desprecian a sus semejantes, son racistas, discriminan al prójimo, son rencorosos y les desean el mal; a los que gritan y odian, porque no aceptan que el amor mueve al mundo; a los que inventaron las armas letales en todas sus manifestaciones; a aquellos que irrespetan a los adultos mayores y a los que tienen alguna discapacidad física o mental; a los que pudiendo hacer el bien por ellos mismos y sus semejantes, hacen todo lo contrario y se dedican a lo tóxico y malvado.

Sabiendo lo sanador que es el perdón, sin embargo, no puede ser que siempre pongamos la otra mejilla para que el mal quiera vencer al bien. Fíjense si será así, que ni Dios mismo puede perdonar  a quien no se haya arrepentido, porque la trama del perdón, como el de la libertad humana, viaja por el sujeto, no por el objeto.

Y no hay que ser moralista para diferenciar una cosa de la otra.

Ya basta de excusas.

Somos seres de Luz y debemos vencer la oscuridad en todas sus manifestaciones.

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

LEE: Robarquía y teoría del caos – Por Luis Fernando Nunes

Total
0
Shares
Post previo
Ecommerce: nueve de cada diez clientes no regresa tras mala experiencia en una web

Ecommerce: nueve de cada diez clientes no regresa tras mala experiencia en una web

Post siguiente
Piura: calles y barrios amanecen inundados tras intensa lluvia con tormenta eléctrica 

Piura: calles y barrios amanecen inundados tras intensa lluvia con tormenta eléctrica 

Related Posts