Promiscuidad electoral y apatía ciudadana – Por Luis Fernando Nunes

Promiscuidad electoral y apatía ciudadana – Por Luis Fernando Nunes
Foto: Andina

“Y cuando me refiero a apatía electoral, tiene que ver, por ejemplo, con el ausentismo en Miraflores o en San Isidro”, afirma el analista político Luis Fernando Nunes, en su artículo de opinión.

Aunque el título escandalice, la promiscuidad es común en muchas especies animales. ​ Algunas especies tienen sistemas de apareamiento promiscuos, que van desde la poliandria y la poliginia, hasta sistemas de apareamiento sin relaciones estables donde el apareamiento entre dos individuos es un evento único. Muchas especies forman vínculos de pareja estables, pero aún se aparean con otros individuos fuera de la pareja.

Esta clase de biología, es aplicable al comportamiento de nuestras actuales organizaciones políticas, movimientos regionales y varios miembros del Parlamento. Basta ver el mapa político de hace 4 años, el del año pasado y el de este domingo 2 de octubre.

Y cuando me refiero a apatía electoral, tiene que ver, por ejemplo, con el ausentismo en Miraflores (32%) o en San Isidro (34%), dos distritos que se suponen con un alto nivel de educación. Ya se ve que educación no significa involucramiento, así se esté en una elección de cercanías, de vecinos. Después, que no se quejen.

Pero volvamos al escándalo: casi 340,000 votaron en Lima por un candidato con serias acusaciones de violencia física, psicológica y sexual a su propio hijo. ¿Cómo explicamos eso? ¿Es un voto ideológico por el partido por el cual postuló, un voto ciego, independiente de las supuestas conductas del candidato o es el voto de padres y madres que están de acuerdo con el abuso sexual a sus hijos? ¿O simplemente les importa nada el tema?

Cómo me gustaría tener un aparato que midiera la motivación de cada votante. ¿Cuántos votaron obligados por la ley o cuántos lo hicieron porque lo consideran un deber cívico? ¿Deberíamos tener un “eticómetro” –algo así como un termómetro ético- para colocarlo en los que aspiraron a un cargo este domingo y de paso, a nosotros los electores?

Me disculpan la intensidad, pero tengo la impresión que no hemos aprendido nada después de la debacle en la que andamos desde el estrés de la elección entre PPK y Keiko y que ha continuado en los últimos seis años, con presidentes renunciados, vacados, cierre del Congreso y demás ingredientes nefastos para los que seguimos creyendo que nuestras democracias sí se van a consolidar. Ya parezco el último romántico.

Insistiré hasta el cansancio que estas elecciones son una oportunidad para ejercer auditoría social y control ciudadano. Al menos yo, me voy a pegar cual “mosca detrás de la oreja” de la próxima alcaldesa en mi distrito. No me importa que me odie, total, yo le voy a pagar su sueldo y tengo mis derechos. ¿Conoce usted los suyos?

Yo creo que estamos desde hace tiempo, viviendo en un contexto de colapso partidario, con identidades partidarias absolutamente personalistas –veamos el fenómeno Acuña en Trujillo- y donde lo anti y el descontento, terminará por contribuir a una desinstitucionalización, a un declive sistémico que nos puede llevar a un verdadero “prolapso social”.

Prometo que la próxima semana, no entraré a las profundidades de la medicina socio electoral.

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

Total
7
Shares
Post previo
Este viernes 7 de octubre comienza la feria nacional de artesanía “Arte Nativa”

Este viernes 7 de octubre comienza la feria nacional de artesanía “Arte Nativa”

Post siguiente
Opinan que derrota electoral de PL y JP son un mensaje a Pedro Castillo

Opinan que derrota electoral de PL y JP es un mensaje a Pedro Castillo

Related Posts