¿Quién propicia las inequidades sociales? – Por: Fernando Cillóniz

¿Quién propicia las inequidades sociales? - Por: Fernando Cillóniz
Imagen: Pixabay

“Nuestro problema es el Estado. El Gobierno Central… presidentes, ministros y funcionarios sin valores, pero también gobiernos regionales y municipales, donde priman la corrupción, el clientelismo…”, afirmó Fernando Cillóniz en una columna de opinión publicada en Perú 21.

La gente deplora las inequidades sociales. En el fondo, deploran la injusticia. En realidad, todos -excepto los corruptos y los egoístas- deploramos la injusticia en nuestro país.

¿Por qué algunos ­estudian en buenos colegios y universidades, mientras que otros no tienen ni para los útiles? ¿Por qué unos ­viven en casas con agua, luz, gas domiciliario, Internet, rodeados de parques y jardines, seguridad vecinal, etc. mientras que otros -1’600,000 familias… ¡8 millones de peruanos!- ­ viven hacinados en chozas de esteras, cartones y plásticos, sin agua, luz… nada?

¿Por qué más del 70% de los trabajadores peruanos no tienen empleo formal? ¿Por qué tanta inequidad? ¡Cómo no quejarse ante tamaña ­injusticia! Entonces, al pan, pan… y al vino, vino. El Estado es el responsable de tantas ­inequidades. No obstante, ahí están -como si nada- los alcaldes y regidores ­corruptos propiciando invasiones de tierras para luego lucrar descaradamente con la­ venta de esteras, agua en ­cisternas y todo tipo debienes y servicios; mientras la gente pobre vive abandonada, ­carente de los más elementales servicios públicos.

Ahí están las empresas municipales de agua­ fallidas. Ahí están los ­gobernadores regionales coimeros con hospitales inacabados y/o sobrevaluados. Y los médicos del Estado que abandonan a sus pacientes para atender en clínicas privadas.

¡Vamos! Nuestro ­problema es el Estado. El ­ Gobierno Central… presidentes, ministros y funcionarios sin valores, pero también gobiernos regionales y ­municipales, donde priman la corrupción, el ­ clientelismo y la inoperancia. El Congreso de la República, infiltrado por parlamentarios que defienden oscuros intereses. El Poder Judicial, indolente y corrupto, al igual que sus pares del Poder Ejecutivo y del Congreso. Excepto -valgan verdades- aquellos funcionarios públicos que, ­admirablemente, sirven a la ciudadanía con honradez y eficiencia.

Seamos sinceros; el gran objetivo nacional debería ser combatir la­ corrupción y la inoperancia del Estado. Pero de verdad. No como aquellos que ­pregonan integridad y ­resultan tan coimeros como todos. Vizcarra y Castillo… por ejemplo. Reducir la elefantiásica burocracia administrativa del Estado, y reasignar dichos ahorros a mejorar las ­remuneraciones de los maestros, ­médicos, policías y jueces.

Para ello no hay que cambiar el modelo ­ económico -y menos, la ­ Constitución- como dicen los ­ políticos demagogos. Lo que hay que cambiar es a quien propicia las inequidades sociales en nuestro país… el Estado.

Por Fernando Cillóniz B. Experto en temas agrarios, empresario agroexportador

Columna de opinión publicada originalmente en la edición impresa del diario Perú 21 del lunes 18 de julio del 2022

Total
15
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Crece poder de negociación de quienes compran y alquilan oficinas

Crece poder de negociación de quienes compran y alquilan oficinas

Post siguiente
Remesas al Perú llegan a record de US$ 1,900 millones en primer semestre

Remesas al Perú llegan a récord de US$ 1,900 millones en primer semestre

Related Posts