¿Y dónde está el dinero? – Por: Luis Fernando Nunes

¿Y dónde está el dinero? - Por: Luis Fernando Nunes
Imagen: Freepik

“¿Quién se atreve a ponerle el cascabel al gato? ¿Cuánta gente sigue nerviosa y tiene miedo de que todo se descubra?”, se pregunta Luis Fernando Nunes en su nueva columna de opinión.

Y vuelvo sobre este tema: a principios de mes, les hice recordar que “¿Y dónde está el piloto?” es el título en español de la película “Airplane!” (1980), una comedia clásica dirigida por Jim Abrahams y los hermanos David Zucker y Jerry Zucker. La película parodia el género de los filmes de desastres aéreos, y sigue las hilarantes desventuras de los pasajeros y la tripulación de un avión en medio de una crisis.

El otro día, viendo una nueva audiencia judicial para tratar otro esfuerzo (o disfuerzo) de Pedro Castillo por volver a la Casa de Pizarro (y al Pasaje Sarratea), estrenando un nuevo abogado (ya perdimos la cuenta de cuántos han sido), me vino a la memoria el título de la película para parafrasearla y preguntarnos ¿De dónde sale el dinero para pagar estos honorarios?  Algunos han querido afirmar que trabajan ad honorem, pero bien sabemos el dicho tan criollo de “que no hay lonche gratis”.

Y el periodismo de investigación ha estado más enfocado en los supuestos personajes que han corrompido y en los corruptos, pero la pregunta sigue siendo más válida que nunca ¿a dónde fueron a parar, por ejemplo, esos nueve millones de soles que el señor Marrufo admite haber recibido de una reconocida empresaria? ¿Y los otros dineros que pagaron favores, concesiones y nombramientos?

Se supone que, por lo menos en el caso del profesor Castillo, esos dineros ya no estaban en Palacio de Gobierno cuando él salió corriendo el 7 de diciembre pasado hacia la Embajada de México. Ni creemos que tampoco su esposa se los llevó en su equipaje de mano a la capital de las quesadillas. ¿Cuentas offshore? ¿Testaferros? ¿O debajo de algún colchón chotano, a imitación del congresista José Arriola de Acción Popular?

Son muchas preguntas y pocos indicios sobre este asunto. En los manuales sobre corrupción y lavado de dinero, siempre se habla de la importancia de “seguir la ruta del dinero”. ¿Quién se atreve a ponerle el cascabel al gato? ¿Cuánta gente sigue nerviosa y tiene miedo de que todo se descubra?

Si Castillo se cansa de tanta tentativa y argucia judicial inútil y decide hablar, ¿Cuántos pudieran caer con él, incluyendo a operadores políticos y otros elementos que desfilan por los medios pontificando sobre la lucha anticorrupción y ofreciéndose como los salvadores del Perú?

Acá todavía hay mucho pan por rebanar.

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

LEE: Indigna Calle – Por: Luis Fernando Nunes

LEE: De todo, como en botica 2 – Por: Luis Fernando Nunes

Total
0
Shares
Post previo
Emprendedor: Conoce las mejores frases de Jeff Bezos, fundador de Amazon

Emprendedor: Conoce las mejores frases de Jeff Bezos, fundador de Amazon

Post siguiente
Finanzas para niños: Libro enseña conceptos y valores del emprendimiento

Finanzas para niños: Libro enseña conceptos y el valor del emprendimiento

Related Posts