¿Y por qué no un G to G? – Por Susana Saldaña, presidenta de la Asociación Gamarra Perú

Imagen referencial: Pixabay

 “¿Qué tendríamos los peruanos que ofrecer al mundo? ¿En qué somos expertos más que nadie? Por ejemplo, nuestra industria textil”, sostiene Susana Saldaña, presidenta de la Asociación Gamarra Perú en su nueva columna de opinión.

En 2019 Lima fue sede de “Los mejores panamericanos de la historia”, según admitió el Comité Olímpico Internacional, que nunca se enteró que meses antes nada estaba listo. La infraestructura no se había terminado de construir y, en medio de la desesperación, el Estado peruano recurrió a un mecanismo de obra pública firmando un contrato de Gobierno a Gobierno (G to G) con Inglaterra, un país que tenía vasta experiencia en la organización de grandes eventos deportivos que, en pocos meses, logró dejar listo todo lo que parecía imposible.

En 2020, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) recurrió al mismo mecanismo para lograr que, luego de más de 50 años, se inicie la construcción del Aeropuerto Internacional de Chinchero (Cusco), esta vez firmando un G to G con la República de Corea, experta en sistemas de transporte.

Y así, se recurrió a Francia, el país que construyó el famoso ‘TGV’ o tren bala, para que desarrolle la nueva Carretera Central y se hará lo propio para las Líneas 3 y 4 del Metro de Lima. Se trata de un mecanismo rápido, que está exento de los procesos burocráticos de las contrataciones públicas y que -según experiencias internacionales- se caracteriza por su transparencia.

¿Qué tendríamos los peruanos que ofrecer al mundo? ¿En qué somos expertos más que nadie? Por ejemplo, nuestra industria textil, por la calidad de nuestro algodón, por el expertise de nuestros costureros y costureras, que no son obreros, son artistas… personas naturalmente talentosas para trabajar la tela.

Si nuestras embajadas y las agregadurías comerciales entendieran que su labor es mucho mayor a ser simplemente figuras decorativas que asisten a cócteles, ya estarían gestionando este tipo de contratos que cada vez se expanden más en el mundo, para que seamos los confeccionistas peruanos los que vistamos a, por ejemplo, las fuerzas armadas y policiales de otros países o a los médicos, enfermeras y al personal de limpieza.

¿Por qué no empezamos por Bolivia, Chile, Venezuela, con quienes este gobierno parece tener tan buenas relaciones? En Gamarra hay 32 mil empresarios y más de 100 mil trabajadores que tenemos la experiencia, la tecnología y la mano de obra suficiente para afrontar una demanda de este volumen.

Esto, por supuesto, demandaría que el ministro de Comercio Exterior y Turismo deje de tratar de agradar a los representantes de las importadoras y haga que las tan famosas Ventanillas Únicas de Comercio Exterior (VUCE) funcionen de verdad y dejen de ser espacios donde los amigos o copartidarios tengan un puesto de trabajo.

Y, por si todavía no se han dado cuenta, sería una oportunidad privilegiada para incentivar la formalidad, pues al existir la demanda, obviamente enfocada en micro y pequeñas empresas productoras, ¿creen, señores gobernantes, que por casualidad alguien no correrá a sacar su RUC y montar un pequeño taller? El problema no son los impuestos, es el mercado.

Por: Susana Saldaña Ramos, presidenta de la Asociación Empresarial Gamarra

LEE: Cuatro cosas que necesita Gamarra para reactivarse y que el Gobierno tiene que hacer ya

LEE: Comerciantes de Gamarra esperan que campaña de invierno aporte el 50% de sus ventas anuales

Total
8
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Operadores de Servicios Electrónicos: cuatro beneficios que brindan a los negocios

Operadores de Servicios Electrónicos: cuatro beneficios que brindan a los negocios

Post siguiente
¡En lo que está acabando la segunda reforma agraria!

¡En lo que está acabando la segunda reforma agraria!

Related Posts

Pensiones proporcionales en la ONP

"La mejor alternativa es ir hacia un sistema de capitalización individual, como el de las AFP", sostiene el economista Iván Alonso, en un artículo de opinión publicado en la edición impresa del diario El Comercio del viernes 4 de setiembre de 2020.
Leer más