Yo no sé mañana – Por Luis Fernando Nunes

Yo no sé mañana – Por Luis Fernando Nunes
Foto referencial: Andina

“Qué triste es tener que admitir que ya nadie confía en nadie y en nada”, señala el analista político Luis Fernando Nunes.

En marzo del 2009, Luis Enrique lanzó esa canción que se convirtió en un hit, tanto en su versión pop como en salsa. Las paradojas que se dan en la vida: tú le preguntas a un compatriota de este conocido cantante cuál es la verdadera situación sociopolítica de su país (Nicaragua) y lo más seguro es que te conteste: “Yo no sé mañana”.

Y, de repente, podemos trasladarnos al Perú de hoy, donde los años pasan en minutos, y tratamos de dar mil y una explicaciones a lo que nos viene sucediendo y en realidad, nos cuesta admitir que esta es una crisis estructural y de fondo, que puede compararse al fenómeno que los argentinos llaman “la grieta”.

Ya Basadre lo había advertido cuando dijo que nuestro destino estaba atado a la búsqueda de la maduración tantas veces anhelada, claramente diferenciado del Nicolás de Piérola nada optimista, hasta el punto de decirnos “país de desconcertadas gentes”.

Otros autores que nos “radiografiaron socialmente”. Uy, la lista es larga, desde Mariátegui a Flores Galindo, Nelson Manrique y Julio Cotler, Gonzalo Portocarrero y Alfonso Quiroz o la visión de José María Arguedas, este último, ese niño que llegó en 1919 a Lima de la convulsionada Andahuaylas de hoy. Aníbal Quijano y José Matos Mar… tanto estudio, tanto diagnóstico y resulta que estamos más divididos que nunca y Renato Cisneros se atreve a decir que “la calle es el escaparate donde las emociones estallan”.

Qué triste es tener que admitir que ya nadie confía en nadie y en nada. ¿Ese es nuestro legado a las futuras generaciones?

La violencia física y la verbal han incendiado la pradera, los excesos (muertos, heridos, destrozos y saqueos) buscan culpables, donde en realidad “todos somos culpables”, se descubre el poder de las economías ilegales y si no ¿cómo explicar que 50 camionetas último modelo y llenas de manifestantes y materiales lleguen a Lima desde el VRAEM, esa zona donde faltan escuelas y postas médicas?

Esta vez les dejo una tarea: vamos todos a releer a Basadre en una obra de su juventud: “Perú, problema y posibilidad”, que alude a dos tendencias ideológicas del común de las personas: Perú es problema cuando se cae en la amargura y el pesimismo, cuando el pasado se concibe como una jaula que no permite actuar (a la manera en que Friedrich Nietzsche lo concibió), pero es felizmente una posibilidad en su porvenir.

El mayor problema del Perú, radicado en su pasado que contamina aún su realidad, es la falta de reconocimiento de la pluralidad: con esto se insinúa la falta de conciencia que a lo largo de la historia ha gobernado el país, y que no ha logrado reconocer las diferentes capas y estratos étnicos, sociales, y formas de vida que se gestaron.

Se acabó el Mundial, ahora la pelota está en nuestra cancha.

¿Sabremos jugar y meter goles? Yo no sé mañana…

Por: Luis Fernando Nunes, analista político

Total
8
Shares
Post previo
Guías de remisión electrónicas serán obligatorias desde enero

Guías de remisión electrónicas serán obligatorias desde enero

Post siguiente
Cerca de 30 instituciones públicas y privadas afectadas por vandalismo

Cerca de 30 instituciones públicas y privadas afectadas por vandalismo

Related Posts

Los dos modelos

"Una economía próspera no basta para crear mágicamente una sociedad donde la mayoría de ciudadanos se sienta cómoda. Hace falta al mismo tiempo una verdadera igualdad de oportunidades que sólo puede ofrecer una educación pública de altísimo nivel, que garantice, en cada generación, un punto de partida uniforme", afirmó el escritor y Nobel de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa, en un reciente artículo, publicado por la República el domingo 20 de septiembre.
Leer más