Los regímenes tributarios y la coyuntura tributaria

Carlos Guzmán
El reto es grande en esta coyuntura de reestructuración de la SUNAT, reforma tributaria y estado de emergencia en muchos puntos del país.

Según una reciente Encuesta Link Q Online – Kantar Worldpanel, sobre el impacto de fenómenos naturales en hogares del Perú, el 29% de los encuestados se identifica con la alternativa referida a “Los precios de artículos de primera necesidad subieron”; lo cual me hizo recordar la explicación de algunos economistas sobre la incidencia de la reducción del IGV en los precios en beneficio de los consumidores. Nada más lejano a la realidad.

>LEE: “Los regímenes tributarios y la coyuntura tributaria”

Y es que el tema de fondo sigue siendo la cultura tributaria que tenemos y la que deseamos tener. El IGV sigue siendo considerado como un impuesto “directo”, que supuestamente recae en los comerciantes y empresarios, cuando en realidad recae en el consumidor final, o sea en nosotros. Y tras ser el IGV un impuesto indirecto ahora se tiene la posibilidad de prorrogar su pago con el llamado IGV justo, y ¿Quién propone justicia tributaria para los consumidores finales?

Antes de entrar a lo micro, no puedo pasar por alto lo dicho por el actual Ministro de Economía, quien ha revelado que por primera vez han trabajado juntos el área de políticas tributarias del MEF con la SUNAT para dar, entre otras cosas, el famoso Régimen Mype Tributario. El año pasado hizo lo propio el actual Jefe de la SUNAT al señalar que recién Aduanas y SUNAT vienen haciendo cruces de información. Con razón tenemos la cultura tributaria que tenemos, cada órgano del Estado se cree autosuficiente, y ni que decir la relación Congreso – SUNAT.

Es importante recordar que cada régimen tributario trae consigo obligaciones tributarias que deben ser asumidas por el titular del RUC. Hasta el año pasado, los contribuyentes cuyas actividades económicas combinaban el capital y el trabajo, generando rentas empresariales, tenían tres regímenes tributarios. Pero ahora, a partir del 1 de enero de 2017, son cuatro los regímenes tributarios: El Régimen General, El Régimen Especial, El Nuevo RUS y el Régimen MYPE Tributario.

Estos cuatro regímenes se preocupan por regular las declaraciones y pagos del impuesto a la renta que es un impuesto anual. Por lo tanto, el pago del IGV en estos regímenes es el mismo, 18%, salvo en el Nuevo RUS donde esta unificado en la cuota mensual fija, según la categoría.

Desde el punto de vista legal, recomiendo la revisión de los Decretos Legislativos N° 1269 y N° 1270, los mismos que crean el Régimen Mype Tributario (RMT) del Impuesto a la Renta y que modifica el texto del nuevo RUS y Código Tributario, respectivamente.

Los puntos críticos a considerar antes de tomar una decisión sobre régimen tributario son: La posibilidad de acogimiento de personas naturales y/o jurídicas; el límite de ingresos y gastos; los tipos de comprobantes de pago que pueden emitir; la obligación de presentar una declaración jurada anual; la tasa de los impuestos mensuales a pagar; el número de trabajadores; el valor de los activos fijos; los libros contables y las actividades que por ley no pueden acogerse a determinados regímenes, como es el caso del NRUS y RER.

Cabe señalar que no pueden acogerse al NRUS ni al RER los servicios de transporte de carga, organización de espectáculos, agencias de viaje, venta de inmuebles, servicio de transporte terrestre nacional, servicio de depósitos aduaneros, venta de combustible, etcétera.

El RMT contempla un pago a cuenta mensual del impuesto a la renta de 1% hasta las 300 UIT en ingresos netos (1 millón doscientos quince mil soles al año). En caso supere dicho monto (limite) deberás pagar una cuota mensual de 1.5%. En cuanto al pago del Impuesto a la Renta anual se encuentra condicionado a la utilidad obtenida al finalizar el año, existiendo una tasa progresiva y acumulativa de 10% hasta 15 UIT (sesenta mil setecientos cincuenta soles) de renta neta y 29.5% más de 15 UIT de renta neta.  

Tenemos un millón setecientos veinticuatro mil empresas pero solamente trece mil empresas obtienen ingresos anuales superiores a 1,700 UIT, mientras que la diferencia que es un millón setecientos mil once empresas obtienen ingresos anuales por debajo de las 1,700 UIT. En el Perú, tenemos empresas bien chicas o bien grandes pero medianas no tenemos.

El reto es grande en esta coyuntura de reestructuración de la SUNAT, reforma tributaria y estado de emergencia en muchos puntos del país.

>LEE: Los retos de la formalización en el Perú

Total
0
Shares
Post previo

TasaTop: la primera fintech peruana para ahorristas

Post siguiente
Foto referencial

Cinco consejos útiles para cultivar el buen hábito del ahorro

Related Posts
Total
0
Share