Los retos de la formalización en el Perú

Redacción PQS
Facilitar la formalización de las empresas a través de la simplificación de los procedimientos o trámites administrativos requiere una lucha frontal contra la corrupción y la identificación de todo el sector privado con estas políticas para así hablar el mismo idioma de “servicio al ciudadano”.

La formalización de las empresas es muy importante. Las tendencias manifestadas en eventos recientes, como la IX Cumbre PYME APEC 2016, lo demuestran. Aquí el actual ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros, fue claro en decir que las pymes tienen necesariamente que integrarse a las Cadenas Exportadoras, Comercio Exterior, Ruta exportadora y Cadena global de valor; algo que resulta imposible siendo informal.

>LEE: ¿Qué son los libros electrónicos?

Esta visión debería fortalecer las oportunidades de crecimiento de los institutos tecnológicos vinculados al comercio exterior, pasando previamente por la motivación de la juventud peruana (orientación vocacional).

El propio Presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski Godard, con motivo de la Cumbre, resaltó los puntos que caracterizan nuestro escenario nacional y que influyen en nuestra actual cultura empresarial: Informalidad, Acceso a la tecnología, Mercadeo, Sunat y Regulación.

Siempre escuchamos decir que la informalidad nos limita el acceso al crédito, pero debemos preguntarnos si las entidades que conforman el sistema financiero, como por ejemplo los bancos, están brindando tasas promocionales para la constitución y despegue de las pymes. Considero que el sector privado puede comprometerse a dar mucho más en beneficio de los planes de negocio ejecutados por la nueva generación de empresarios.

Recordemos la crítica constructiva del ex Jefe de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), Daniel Schydiowsky, sobre los altos intereses de los créditos bancarios. Y más recientemente, la preocupación por el mismo tema por parte del Defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez Camacho, quien desde mi punto de vista hace bien en priorizar los derechos del consumidor (cliente financiero). Urge una reforma del crédito en el Perú. 

El acceso a la tecnología y a la educación tecnológica es otra necesidad que no es atendida adecuadamente a pesar de la existencia de muchas universidades e institutos superiores en nuestro país que deberían proyectarse estratégicamente hacia la sociedad integrada por millones de emprendedores que buscan información, orientación y asistencia técnica para viabilizar sus proyectos empresariales dentro de la formalidad.

Asimismo, creemos que la política tributaria debe ser lo suficientemente clara y atractiva para incentivar la inversión en ciencia y tecnología desde las microempresas hasta las grandes empresas. La nueva Sunat tiene la palabra.

El mercadeo del siglo XXI nos invita como emprendedores a ensayar nuevos paradigmas de entendimiento de la verdadera fuerza en el mercado, como por ejemplo la experiencia exitosa de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia. En el Perú debemos empezar a crear y gestionar una estadística empresarial y de negocios globales que nos permitan mejorar la calidad de nuestra gestión empresarial.

El gobierno de turno considera necesario crear nuevos mercados como por ejemplo en la China donde existen 1,400 millones de potenciales consumidores. Para ello los empresarios deben saber aprender, adaptarse y crecer (de micro a pequeña, de pequeña a mediana y de mediana a una gran empresa).

La Sunat se viene reestructurando de la mano con la reforma tributaria del gobierno de turno que ha confiado su conducción en el ingeniero industrial Víctor Shiguiyama Kobashigawa, quien en una entrevista televisiva con motivo del último CADE en Paracas, reconoció que recién Aduanas iba a cruzar información con Sunat con fines de fiscalización tributaria, a pesar de que ambas entidades fueron fusionadas en el año 2002, es decir hace quince años.

Es muy difícil pretender formalizar las empresas con un sistema tributario tan cambiante que supera el nivel de cultura tributaria de muchos emprendedores acostumbrados a recibir incentivos tributarios a favor de los contribuyentes que no pagan sus tributos por parte de muchos gobiernos locales a nivel nacional.

Mientras que el mejoramiento de la regulación de las diferentes actividades económicas pasa por la difusión y aplicación de la simplificación administrativa como incentivo poderoso para la formalización de las empresas. Dicho espíritu de facilitar la formalización de las empresas a través de la simplificación de los procedimientos o trámites administrativos requiere una lucha frontal contra la corrupción y la identificación de todo el sector privado con estas políticas para hablar el mismo idioma de “servicio al ciudadano”.

En materia tributaria, el Ministerio de Economía y Finanzas viene dando a conocer algunas de las razones por las cuales convendría formalizarse:

Beneficios Tributarios para las MYPES:

  • Fraccionamiento de impuestos.
  • Postergación del pago del IGV.
  • Extinción de deudas tributarias.
  • Nuevo régimen MYPE tributario.
  • Régimen especial de recuperación anticipada del IGV para promover la adquisición de bienes de capital.
  • Tasas del impuesto a la renta empresarial y dividendos.
  • Ley de factoring.

La contratación de colaboradores y terceros externos a la empresa es fundamental ya que se convierte en una de las principales causas de las contingencias laborales y tributarias. Normalmente, las empresas necesitan de servicios contables y/o asesoría empresarial que muchas veces son brindados a la luz de la informalidad. No hay contrato entre las partes, pero si una enorme responsabilidad que debería ser materia de preocupación y acción por parte de los gremios profesionales en general y de los contadores públicos agremiados en particular.

Tengamos en cuenta los siguientes datos:

  • El Perú tiene 470,000 empresas constituidas.
  • La Sunat tiene 7 millones 500 mil contribuyentes.
  • Un millón 300 mil personas están en el Régimen Único Simplificado (RUS), pero solamente declaran 450 mil contribuyentes.
  • Del 30 al 40% de la Población Económicamente Activa (PEA) emiten recibo por honorarios.
  • Del 30 al 40% de emprendedores tienen deuda con la SUNAT.
  • El 62% de la recaudación tributaria lo produce 2,500 empresas.

Estos son los retos de la formalización en nuestro país. Recordemos que no solo basta repensar lo público (modelo tributario, reestructuración del Indecopi, etc.) sino también lo privado, ya que ambos tienen el denominador común de “servir al ciudadano”.         

>LEE: Creando tu empresa en 10 pasos                        

Total
0
Shares
Post previo
Sanguchería El Chinito, tradición limeña.

El Chinito: la historia de la sanguchería más famosa de Lima

Post siguiente
foto: shutterstock

Facebook: posts con videos son los más compartidos

Related Posts
Total
0
Share