Conoce la diferencia entre startups y scale-ups

En los siguientes puntos claves podremos ver por qué no son iguales y el enfoque de cada una.
Foto referencial: Freepik

En los siguientes puntos claves podremos ver por qué no son iguales y el enfoque de cada una.

No cabe duda que en la actualidad el emprendedurismo está de moda. Es en esa coyuntura que aparecen términos relacionados con la aparición y desarrollo de un negocio: startups y scale-ups. ¿En qué se diferencian? ¿Cómo se relacionan entre sí?

>LEE: Conoce las redes de inversionistas ángeles que apuestan por tu emprendimiento

“Creo que es importante aclarar que una start-up y una scale-up son distintas etapas o estadíos en las empresas”, explicó a PQS Debbie Jaffe, directora ejecutiva de Endeavor Perú, organización que apoya a emprendedores de alto impacto. Señaló, en ese sentido, que las dos pueden tener alto crecimiento, pero la start-up, como su nombre lo dice, está en una etapa inicial, a diferencia de una scale-up que ya tiene otro nivel de desarrollo, en el punto inflexión y con ciertos resultados en el mercado.

Resaltó que es importante tener claras las diferencias entre una startup y una scale-up, para así enfocarse en las necesidades fundamentales de cada etapa o tipo de empresa.

En los siguientes puntos claves podremos ver esas diferencias y el enfoque de cada una, para que una startup pueda convertirse en una scale-up:

1. Product-market Fit

La diferencia más evidente entre las startups y las ampliaciones es el ajuste de sus productos para el mercado: las scale-ups lo han perfeccionado, mientras que las startups todavía están experimentando con segmentación de clientes, costos de adquisición de clientes y características de productos.

Las scale-ups saben que si ponen $X en el negocio, recibirán $Y a cambio. Ese nivel de claridad les permite desviar más fondos con confianza para ejecutar lo que ya están haciendo en una escala aún mayor, además que cuentan con mayor presupuesto. Por el contrario, las nuevas empresas pueden tener un producto muy innovador, pero aún no están seguros de qué tipo de rendimiento obtendrán de sus esfuerzos. Como tal, la mayoría de sus fondos se destinan a la experimentación con el objetivo de “descubrir qué funciona”. El proceso de descubrir ese punto normalmente lleva alrededor de un año para la mayoría de las startups.

2. Stage of Funding

Dado que las startups y las scale-ups se encuentran en diferentes etapas de crecimiento, no debería sorprender que también estén en diferentes etapas de financiación. Por lo general, las start-ups tienen fondos cero o de los emprendedores mismos, amigos y familia, inversionistas ángel, una ronda de semillas o, a veces, una serie A que los respalda. Para cuando la startup comience su segunda ronda (la mayoría trabajando con fondos institucionales como los de Capital de Emprendedor o Venture Capital), la mayoría de las veces caerá en la categoría de scale-up. Una regla de oro: si tu empresa puede proporcionar a los posibles inversores más validación que un MVP (Producto Mínimo Viable), un equipo de confianza y una gran oportunidad de mercado, probablemente pueda llamarse a sí mismo una scale-up.

3. Team Member Roles

Durante las primeras etapas del crecimiento de la compañía, no es raro que los miembros del equipo asuman múltiples roles. La mayoría de las empresas contratan personas con un conjunto específico de habilidades para un rol específico, pero también esperan que esas personas asuman otros desafíos a medida que surjan.

Sin embargo, a medida que van creciendo es importante reducir los roles del equipo. Como por ejemplo contratar especialistas para cada rol dentro de cada área de la empresa, las scale-ups se enfocan en delegar de mejor manera con el objetivo enfocado en la búsqueda del crecimiento. Ya tienen gerentes de marketing, finanzas y otras especialidades.

4. Risk-aversion

Cuanto más grande se vuelve una empresa, mayor es su aversión al riesgo. ¿Tiene una pequeña base de clientes, un producto no probado y cero tracción? Realmente no tiene mucho que perder cuando se enfrenta con la posibilidad de buscar una idea nueva e inusual.

Durante los primeros días, el éxito de una empresa de tecnología dependía de su capacidad para pivotar rápidamente en respuesta a los comentarios recibidos, los datos y las ideas. Por el contrario, los inversores, los clientes y los miembros del equipo ahora esperan una ampliación de escala para multiplicar los resultados rápidamente. Cuanto más dinero ganes, más cuidadoso deberás ser a la hora de experimentar con nuevas ideas. No es decir que las scale-ups no pueden experimentar, pero tienen un público más diverso de clientes, inversores y empleados.

5. Systems in Place

Por naturaleza, las startups a menudo tienen sistemas muy sueltos. No tienen procesos establecidos. Los miembros del equipo a menudo tienen la libertad de experimentar con varios procesos hasta que descubran qué funciona mejor para ellos. Finalmente, se les pide que documenten ese proceso en un sistema que pueda replicarse fácilmente. A medida que las nuevas empresas realizan la transición hacia scale-ups, los sistemas organizados se vuelven imprescindibles para mantener el control de calidad y completar los proyectos a tiempo.

6. Management Hierarchy

El liderazgo requerido para una empresa en etapa inicial es completamente diferente de lo que se requiere para una empresa en etapa avanzada. En pocas palabras, cuanta más gente contrates, más personas tienes que administrar. Si bien dirigir un equipo de 10 es factible para algunos co-fundadores, la supervisión de un equipo de 30 puede ser bastante engorrosa.

A medida que los departamentos crecen en número y entran en juego más partes móviles, hay mayor margen de error al pasar proyectos de un rol a otro. Si no logra gestionar estos nuevos desafíos correctamente, tendrá rotación de empleados, bajará la moral y disminuirá la producción.

Por este motivo, los crecimientos normalmente incluyen nuevos líderes con experiencia en administración corporativa. Cuantos más gerentes tengan para supervisar las métricas, las cuotas y los procesos, los fundadores podrán estar enfocados en escalar la empresa a mayores alturas.

7. Onboarding Process

Finalmente, las scale-ups no prevén que los nuevos empleados contribuyan de forma inmediata el primer día sin haber pasado por algún tipo de proceso de incorporación.

Sin lugar a dudas, los primeros contratados tienen el privilegio de pasar un tiempo considerable con los cofundadores. Eso significa que vivan la misión de la compañía. También tienden a tener una comprensión sólida de lo que hacen los demás porque el equipo es muy pequeño. Con el fin de mantener a todos los empleados igualmente invertidos en la empresa, las scale-ups generalmente brindan a los nuevos empleados un curso acelerado en todos los departamentos, objetivos comerciales y valores culturales.

>LEE: ¿Startup? Te explico el término

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Post previo
Foto: Canal N

Tarjeta roja: Indecopi suspende venta del álbum “3 Reyes” de Rusia 2018

Post siguiente
La habilidad de una empresa para dar una experiencia que la distinga a los ojos de sus clientes, sirve para incrementar sus gastos con esa empresa e inspira fidelidad a su marca. (Foto: Kenos)

Los beneficios de implementar una estrategia de customer experience

Related Posts