Economía colaborativa: ¿qué oportunidades de negocios puedes encontrar?

Algunos de los beneficios de formar negocios bajo este modelo son el ahorro, la gestión de recursos, un desarrollo sostenible, entre otros.

La economía colaborativa es un planteamiento en el que se consideran a los servicios como bienes de intercambio, es decir, se presta, se vende, se alquila o se compra con base en las necesidades y en la colaboración entre las personas involucradas.

Algunos de sus beneficios son el ahorro, pues los costos son simbólicos; el desarrollo sostenible, ya que estimula el uso regular de productos; la gestión de recursos; una mayor oferta; promoción del cuidado del medio ambiente y más.

Conoce cuáles son los 4 tipos de economía colaborativa y qué empresas se han formado dentro de ese modelo

1.  Consumo colaborativo

Este es uno de los modelos más comunes, pues es el intermediario, a través de plataformas digitales, entre personas que ofrecen un bien o servicio y aquellas que desean adquirirlo, generando así redes de suministradores y clientes que comparten unos intereses.

Algunos de los ejemplos que podemos encontrar aquí son los alquileres de viviendas y habitaciones, como Airbnb, aplicaciones de taxis como Uber, Didi, Cabify, entre otras, así como también transporte público para grandes cantidades como Jetty.

2.  Conocimiento abierto

El concepto es la base para la creación de sociedades colaborativas y sostenibles a través de la apertura y democratización de la ciencia, la educación, la cultura y la economía. Aquí prima la utilización de las tecnologías de información y comunicación (TIC) para asegurar el acceso al conocimiento.

En este planteamiento se incluyen a las publicaciones científicas, teniendo como referente al proyecto europeo CERN y su Gran colisionador de hadrones; los Software libre, donde se propone el uso libre de estos programas, destacando GNU/Linux o las licencias creative commons y el contenido educativo abierto, el material en formato digital que se ofrece de manera gratuita y abierta para educadores, estudiantes y autodidactas para su uso y reúso en la enseñanza, aprendizaje e investigación, según la UNESCO.

3. Producción colaborativa

Hace referencia a la generación de estructuras profesionales que permiten establecer contacto directo entre los implicados en la gestión y elaboración del proyecto, producto o servicio. Es muy utilizado en industrias como la arquitectura, el diseño y la ingeniería industrial.

En este sector podría destacar el caso de WeWork y sus espacios de trabajo; Aliada, con su servicio de limpieza, entre otros.

4. Finanzas colaborativas

Se entiende a este principio como la transacción financiera que se ejecuta de par a par, es decir, sin la intervención de una institución financiera tradicional. Este sistema de economía colaborativa se ha extendido más lento que el resto, por lo que continúa siendo un fenómeno novedoso en todos los ámbitos.

Aquí se pueden nombrar a proyectos como Kickstarter y Fondeadora, sistemas que permiten realizar donaciones sujetas a una meta de fondeo y Kueski, una opción de microcréditos.

Total
0
Shares
Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Post previo

¿Cómo aplicar la Big Data en tu negocio?

Post siguiente

Cuatro herramientas de diseño gráfico que facilitarán el manejo de tus redes sociales

Related Posts